02- ¿Qué se estudia en Shabat?

https://ph.yhb.org.il/es/01-05-02/

El estudio de Torá en Shabat debe llevarse a cabo en una atmósfera de alegría y deleite. Por esta razón, algunos juristas escribieron que no se deben estudiar cuestiones difíciles y complicadas pues cuando el estudiante no entiende lo que estudia siente pesar y se angustia. Por lo tanto, este día es bueno repasar asuntos que ya son bien sabidos o cuestiones claras y comprensibles para cada quien según su nivel. Incluso en el caso de los eruditos, es bueno que estudien en Shabat cuestiones sencillas que no desgastan (Or Zarúa, Iaavetz). Otros juristas opinan que por el contrario, es bueno que los eruditos en Shabat estudien y profundicen sobre cuestiones difíciles (Majzik Berajá 290:6). Nos parece que no estamos ante una contradicción sino que todo depende de la persona: quien disfruta objetando y argumentando – que estudie pasajes difíciles, y quien disfruta la comprensión fluida – que se dedique a temas más accesibles.

Lo principal del estudio es que se oriente a cuestiones que dirigen a la persona en pos del recto vivir, tal como está escrito (Devarim 5:1): “para que los aprendáis y cumpláis”. Asimismo, los juristas escribieron que quien dispone de pocas horas para estudiar, que las dedique al estudio de la halajá. Además, que estudie temas referidos a la fe y la moral para elevar su pensamiento y corregir sus acciones (Mishná Berurá 290:6, Derishá, Shaj, Taz a Ioré Deá 246, Shulján Aruj Harav Hiljot Talmud Torá 2:9). Si esta es la instructiva para los días de semana, con más razón aún los temas a estudiar en Shabat; estos deben estar orientados a la vida práctica ya que el Shabat es la esencia interior de la semana y tiene por cometido iluminar a los seis días hábiles. Cada quien debe pensar qué tipo de estudio además del halájico ilumina su vida con mayor intensidad: los libros que versan sobre la fe (“Emuná”), el Tanaj, los de ética o los de jasidismo. Los eruditos que se ocupan toda la semana de toda la gama de temas de estudio no precisan estas instructivas y pueden estudiar aquello que deseen.

Es bueno generar innovaciones (jidushei Torá) en el estudio de Shabat. Sobre esto nos dice el Zohar (III 173:1) que al salir el Shabat, cuando el alma suplementaria que recibimos retorna a su sitial, el Santo Bendito Sea se pregunta qué cosa nueva innovó cada judío en su estudio mediante este alma suplementaria (Shnei Lujot Habrit a Shabat Ner Mitzvá 53). Aquí no nos referimos a innovaciones que implican esfuerzo  y aflicción sino innovaciones originadas en la alegría que proporcionan nuevas formas de comprender la vida. Quien no sabe innovar en el estudio – que estudie algo nuevo (Majazik Berajá 290:5; Kaf HaJaím 5).

Quien tiene hijos es bueno que estudie con ellos Torá en Shabat y cumpla así una gran mitzvá, pues por una parte es precepto del padre enseñar a su hijo Torá tal como está escrito (Devarim 11:19): “Y las enseñaréis a vuestros hijos”. Sobre esto dijeron nuestros sabios (Tratado de Kidushín 30(A)): “todo aquel que enseña Torá a su hijo es considerado como que le enseñó también a sus descendientes hasta el fin de las generaciones”, tal como está escrito (Devarim 4:9): “y las hagas conocer a tus hijos y a los hijos de tus hijos”. Esto se debe a que al enseñarle a su hijo, la Torá continúa pasando de generación en generación hasta el final de todas las generaciones. Sobre esto dijeron nuestros sabios que un abuelo que tiene el mérito de enseñar Torá a su nieto, alcanza el grado de ser considerado como “si hubiese recibido la Torá en Sinai”, tal como está escrito (Devarim 4:9-10): “y les hagas conocer a tus hijos y a los hijos de tus hijos” e inmediatamente después dice la Torá “el día en que permaneciste ante el Eterno en Horeb”. Dado que la Torá fue entregada en Shabat, este es el día más apropiado para ocuparse de su transmisión.

Esta entrada fue publicada en 05. Torá y Tefilá (rezos) en Shabat.. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *