09-La triple lectura de la Parashá de la semana. (Shnaim Mikrá Veejad Targum)

http://ph.yhb.org.il/es/01-05-09/

Además de la lectura de la Torá en la sinagoga, nuestros sabios dispusieron que leamos cada  semana la Parashá, dos veces en hebreo y una vez traducida. Quien así procede es recompensado con una larga vida (Tratado de Brajot 8(A)). En los días en que los sabios establecieron esta disposición, la mayoría de los judíos hablaban arameo y sólo mediante la traducción aramea de la Torá que compuso el prosélito Onkelos, los judíos entendían la Parashá.

A lo largo de las generaciones, los judíos fueron exiliados a diversos países en los que se hablaban diferentes lenguas y el arameo ya no era de uso común. Entonces, surgió la pregunta de si en vez de leer la traducción al arameo no sería mejor leer la Parashá con traducción a la lengua vernácula o con los comentarios de Rashi.

Respecto de las demás traducciones, los juristas coinciden en que no se le aproximan en importancia a la de Onkelos que fue redactada en tiempos de los tanaítas y está originada en Sinaí y por lo tanto con estas no se cumple con el precepto. Empero respecto del comentario de Rashi, los juristas coinciden en que puede sustituir a la traducción de Onkelos puesto que este interpreta los pasajes difíciles de la Torá en concomitancia con la interpretación de la traducción e inclusive se explaya más. Empero hay algunos versículos que Rashi no comenta y estos deben ser leídos tres veces (Mishná Berurá 285:5).

Hay quienes cumplen con este precepto de manera sobresaliente (mehadrín) y leen dos veces en hebreo, una vez la traducción de Onkelos y posteriormente el comentario de Rashi. Esto se debe a que este comentario es muy amplio y cita explicaciones de los sabios a los diferentes pasajes, mientras que la traducción de Onkelos por estar fundamentada u originada en Sinaí es tan trascendente que los cabalistas indican que aunque no se entienda arameo es beneficioso leerla (Shulján Aruj 285:3).

El tiempo para la lectura triple de la Parashá (dos veces en hebreo más la traducción) comienza a correr a partir del servicio de Minjá de Shabat que es cuando se comienza a leer la porción de la semana siguiente. El plazo para concluir con esta triple lectura es hasta el final de la comida matutina de Shabat, ya que Rabí Iehudá Hanasí instruyó a sus hijos a que no se sienten a comer el Shabat por la mañana antes de que terminen de leer la Parashá dos veces en hebreo y una vez traducida. En caso de que ya se haya comido, se puede completar la triple lectura hasta Minjá de Shabat que es cuando se inicia la lectura de la próxima porción. Si no alcanzó a hacerlo puede completar la triple lectura hasta el final del siguiente martes,  ya que los primeros tres días de la semana están vinculados al Shabat anterior. Quien no alcanzó a completar la triple lectura hasta entonces debe poner atención en completarla antes de la conclusión del ciclo de lectura, en el próximo Simjat Torá (Shulján Aruj 285:4).

Esta entrada fue publicada en 05. Torá y Tefilá (rezos) en Shabat.. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *