10- Las diferentes costumbres de la triple lectura.

http://ph.yhb.org.il/es/01-05-10/

Hay quienes acostumbran a leer la Parashá los viernes esmerándose en no interrumpir desde el inicio hasta el final de la misma (Arizal, Shelá, Kaf HaJaím 285:3 y 285:15). Otros acostumbran a leer diariamente una de las siete partes en las que la lectura está dividida de modo tal que hasta el Shabat la completan (Gaón de Vilna, Mishná Berurá 285:8). De todas maneras, todo aquel que a lo largo de la semana alcanzó a completar la lectura triple cumplió con el precepto.

A priori, se lee la Parashá en hebreo dos veces y recién después se lee la traducción. Según la tradición del Arí z´´l se lee cada versículo dos veces en hebreo y luego su traducción. Según la tradición del Shelá y el Gaón de Vilna se lee primero cada párrafo dos veces y después la traducción. Cuando hablamos de párrafo (parshiá[1]) nos referimos tanto a abiertas como a cerradas y ambas costumbres son correctas (Mishná Berurá 285:2, Kaf HaJaím 3).

A posteriori, el orden no es crucial y si se leyó primero una vez en hebreo, luego la traducción y posteriormente por segunda vez en hebreo se cumplió con el precepto (Levush, Aruj Hashulján 285:3). Asimismo, quien leyó la Parashá mas no de acuerdo al orden, leyendo primeramente el fin y luego el principio también cumplió. Lo esencial es que todos los versículos sean leídos dos veces en hebreo y una vez traducidos. Asimismo, quien enseña la Parashá a niños no necesita leer la triple lectura, pues es claro que mientras enseña lee los versículos dos veces cada uno y los explica (Shulján Aruj 285:6).

Quien no alcanzó a leer dos veces en hebreo y una vez la traducción hasta el momento de la lectura de la Torá, halájicamente tiene permitido leer triplemente durante la lectura pública (Shulján Aruj 285:5). Empero, hay quienes opinan que no es correcto hacerlo así, y por ende es mejor que lea en voz baja junto al lector oficiante y esta se le considera como una lectura en hebreo (Mishná Berurá 285:14). Los juristas de las últimas generaciones han discutido si considerar o no como una lectura cuando la persona sólo escuchó la lectura pública sin leerla simultáneamente en voz baja (Mishná Berurá 285:2).

En el caso de quien estudia la Parashá con el comentario de Rashi, si le resulta más cómodo un párrafo completo en hebreo y luego el comentario versículo por versículo puede hacerlo así. Mas los versículos que carecen de comentario deben ser leídos una vez más para completar la triple lectura. Si así se quiere, se puede leer primeramente dos veces en hebreo con el comentario de Rashi y al llegar a la lectura pública en la sinagoga se puede leer en voz baja junto al oficiante, y se le computará como la tercera lectura que completa los versículos que carecían de comentario.

Las mujeres están exentas de la lectura de la Torá así como de la triple lectura; de así quererlo pueden sumarse a la lectura pública y estudiar la Parashá y se les considera como mitzvá (Pninei Halajá Tefilat Nashim 2:10).


[1]. Una parshiá es una unidad de texto o párrafo de las 669 en las cuales la Torá está dividida desde Sinaí (n. de t.).

Esta entrada fue publicada en 05. Torá y Tefilá (rezos) en Shabat.. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *