12- “Vaijulú” (Y fueron completados).

https://ph.yhb.org.il/es/01-05-12/

En la Amidá del viernes a la noche agregamos el párrafo que inicia con las palabras “Vaijulú”, esto es, los tres versículos de Bereshit que nos relatan el primer Shabat de la historia: “Y así fueron acabados (Vaijulú) el cielo y la tierra y todas sus huestes (las estrellas). Y habiendo terminado Elokim el día séptimo la obra que había hecho, descansó el día séptimo de todo el trabajo realizado. Y bendijo Elokim el séptimo día y lo santificó porque en él descansó de toda la obra que había creado“(Bereshit 2:1-3).

Dijeron nuestros sabios (Tratado de Shabat 119(B)) que todo aquel que recita “Vaijulú” en el rezo del viernes por la noche, se le considera socio de la creación. El objetivo de la creación es que se revele HaShem en el mundo y lo bendiga, siendo éste el tema central del Shabat. Cuando un judío recita “Vaijulú” da testimonio sobre la creación del mundo y la santidad del Shabat,  realizando así la finalidad última de la creación agregando bendición al mundo.

Además, nuestros sabios dijeron que todo aquel que recita “Vaijulú” es acompañado por dos ángeles que posan sus manos sobre su cabeza y le dicen: “tu iniquidad te ha sido quitada y tu pecado ha sido expiado” (Ishaiahu 6:7). El “Shabat” está vinculado a la “teshuvá” o retorno y esto se expresa en la similitud de letras que conforman ambos vocablos ((שבת-תשובה. En Shabat recordamos al Creador del universo y retornamos a todas las buenas aspiraciones que anidan en nuestra alma. Quien recita el “Vaijulú” el viernes por la noche expresa de esa manera el más profundo significado del Shabat, y en virtud de ello accede a la verdadera teshuvá y sus trasgresiones son expiadas.

Además del recitado del “Vaijulú” durante el rezo en voz baja del servicio de Arvit, tras la Amidá todo el público lo repite en voz alta y de pie (Shulján Aruj 268:7). Esto se debe a que si un día festivo de la Torá (Yom Tov) cae en Shabat, en el rezo de Arvit se menciona al Shabat en contadas palabras y no se recita el “Vaijulú”. A los efectos de no perder en esos sábados su recitado, los sabios establecieron que todos los Shabatot del año, después del rezo se recite el pasaje en cuestión. Otros agregan otra razón para el recitado en voz alta y es el recordar la creación del mundo.

Además, recitamos el “Vaijulú” por tercera vez durante el Kidush de la noche. En diferentes oportunidades vemos en la tradición judía que algo importante se repite tres veces.

Esta entrada fue publicada en 05. Torá y Tefilá (rezos) en Shabat.. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *