05. El comienzo del horario de Arvit es a partir de la salida de las estrellas.

https://ph.yhb.org.il/es/02-25-05/

El horario de recitado del Shemá de la noche es “al acostarte”, esto es, cuando las personas suelen irse a dormir. El inicio de este horario es cuando oscurece. Los sabios establecieron una señal para distinguir el momento y es cuando se ven en el firmamento tres estrellas medianas. Esto se debe a que en el caso de las estrellas que se divisan grandes como ser Venus, Marte o Júpiter es posible verlas también de día o al atardecer (“Bein Hashemashot“). Empero a la salida de las tres estrellas que les siguen en tamaño, las cuales divisamos de tamaño mediano, es señal de que comenzó la noche (Hazmanim Bahalajá cap. 49-50). A este momento se le denomina “la salida de las estrellas”. A los efectos de que las personas no confundan las estrellas más grandes con las medianas, los sabios medievales establecieron que se espere hasta que se divisen tres estrellas pequeñas (Talmidei Rabenu Ioná, Shulján Aruj 235:1).

Empero, surgió la discusión respecto de cómo establecer la hora de salida de las estrellas. Hay juristas que opinan que se debe fijar de acuerdo a la vista de los expertos que saben dónde han de observarse las primeras estrellas, por lo que las divisan dieciocho minutos pasada la puesta del sol. A veces, las ven quince minutos pasada la puesta del sol. Del debate talmúdico (Shabat 35(B)) se desprende que el lapso entre la puesta del sol y la salida de las estrellas equivale al tiempo que lleva caminar tres cuartos de “mil”, o sea un lapso de entre trece minutos y medio y dieciocho. Hay quienes opinan que el momento de la salida de las estrellas se define según la mayoría de las personas que logran divisar tres estrellas medianas, entre veinticinco y treinta minutos después de la puesta del sol. Todos estos cálculos se realizaron sobre la base de astros medianos, empero ya vimos que según los sabios medievales se debe esperar hasta divisar tres estrellas pequeñas, lo cual implica una espera de unos minutos más.

En la práctica, muchos acostumbran a comenzar el servicio de Arvit veinte minutos antes de la puesta del sol y así es la halajá final según numerosos  juristas. A priori es bueno comenzar Arvit treinta minutos después de la puesta del sol. La medida exacta es cuando el sol se encuentra 6.2 grados por debajo del horizonte. En el caso de quien reza en un Minián en el cual se recitó el Shemá anteriormente, es bueno que vuelva a recitar la primera porción de este después de “Aleinu Leshabeaj”  para salir de toda duda. En el caso de quienes quieren ser más estrictos consigo mismos, pueden recitar también la porción “Vehaiá Im Shamoa” y hay quienes agregan también la de “Vaiomer“.

Esta entrada fue publicada en 25. El servicio de Arvit.. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *