01. El orden del recitado del “Shemá” al acostarse

https://ph.yhb.org.il/es/02-26-01/

Dijeron nuestros sabios (Talmud Babilonio Tratado de Berajot 60(B)) que “quien va a su cama a dormir recita desde “Shemá Israel” hasta “Vehaiá Im Shamoa” y luego dice la bendición de “Baruj Hamapil” etc”. Asimismo, dijo Rabí Iehoshúa Ben Leví: “Aunque la persona haya recitado el Shemá en la sinagoga (en el rezo de Arvit n. de t.), es preceptivo que también lo haga en su cama”. Esta opinión fue respaldada en las palabras del Salmos (4:5): “Discurrid con vuestro corazón sobre vuestro lecho y callad” (ídem Berajot 4(B)).

Rabí Iehoshúa Ben Leví acostumbraba adicionar en su recitado previo a irse a dormir el salmo 91 “Oh Tú que vives al amparo del Altísimo”, así como también el salmo 3 “Oh Eterno, cómo han aumentado mis adversarios” pues son efectivos contra las malas influencias (Talmud Babilonio Tratado de Shevuot 15(B)) y muchos siguen esta usanza. En el transcurso de las generaciones muchos acostumbraron a adicionar otros salmos, versículos y plegarias,  mas como se trata de agregados tardíos las usanzas varían entre las diferentes tradiciones y comunidades. Hay quienes sostienen que es bueno recitar también la porción de “Vehaiá Im Shamoa” y hay quienes consideran que es bueno recitar las tres porciones (del Shemá).

En síntesis, de acuerdo a lo decretado por nuestros sabios, se debe recitar la porción de “Shemá Israel” y la bendición de “Hamapil“, empero, los demás salmos antes mencionados no es obligatorio recitarlos; sin embargo, esta práctica se ha extendido en virtud de la usanza de Rabí Iehoshúa Ben Leví que adicionaba los demás salmos para protegerse así de las malas influencias (“mazikim”) (ver Maguén Abraham 239:2).

Hay quienes ponen mayor cuidado en pronunciar la bendición de “HaMapil” cercanos a dormirse, después del “Shemá” y todos los restantes versículos. De acuerdo a la usanza de los Cabalistas, se pronuncia la bendición de “HaMapil” antes del “Shemá” y los versículos precitados.

Empero, quien teme dormirse, debe comenzar por el “Shemá” y “HaMapil” y de ese modo estará seguro que alcanzará a decir antes de dormirse lo establecido por nuestros sabios de bendita memoria (véase Mishná Berurá 239:2).

Esta entrada fue publicada en 26. El recitado del "Shemá" al acostarse. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *