08 – Los horarios del día.

https://ph.yhb.org.il/es/15-07-08/

En todas las cuestiones referidas a la Torá la noche antecede al día, y por esta razón Yom Kipur comienza al iniciarse la noche y culmina al finalizar el día. Sin embargo, surgió la duda respecto de cuándo exactamente culmina el día y comienza la noche ¿acaso cuando se pone el sol y desaparece de nuestra vista o a partir de que divisamos en el firmamento tres estrellas de tamaño mediano? En la tierra de Israel hay un margen de unos veinte minutos entre la puesta del sol y la salida de las estrellas, y este aumenta o se reduce según la estación del año y la altura de sitio por sobre el nivel del mar. Este período es llamado en la halajá “Bein Hashmashot” (“entre las luminarias”), y en lo referente a los preceptos de Shabat y días festivos de la Torá debemos ser  rigurosos según la conocida regla que postula “en caso de duda en un precepto de la Torá optamos por la opinión más estricta”. Por esta razón, en todos los Shabatot así como en las fiestas el horario de inicio es al ponerse el sol y el de conclusión al salir las estrellas.

Además, existe el precepto de agregar del tiempo profano al sagrado, o sea, recibir la santidad del día un poco antes que este se inicie y despedirse del mismo un poco después que este concluye. Dado que por la base de la norma, el día comienza al ponerse el sol, es preceptivo recibir la santidad del día unos minutos antes que se ponga. Y como por la base de la ley el día concluye al salir las estrellas, es preceptivo despedirlo unos minutos después que esto ocurre. Se acostumbra a despedir el día unos diez minutos después de la salida de las estrellas (Shulján Aruj 608:1, Pninei Halajá Shabat 3:1-3). Mediante la adición de tiempo profano al día sagrado, demostramos  que este último es muy querido y agradable para nosotros por lo que tratamos de recibirlo antes de su estricto horario de inicio y despedirlo después que el mismo  concluye. Además, mediante la adición de tiempo profano al sacro demostramos que existe una conexión entre ambos y al transformar minutos profanos en sacros, la santidad del día se propaga a los días hábiles y los eleva.

Es preceptivo recibir la santidad del día mediante palabras, las mujeres suelen hacerlo al encender las velas de Kipur recitando la bendición correspondiente (tal como se explicará en el siguiente inciso), y los hombres lo hacen recitando la bendición “Shehejeianu” o mediante una expresión verbal explícita (tal como se explicará en el inciso 10).

En el caso de quien dejó de comer mientras era aún pleno día, puede ingerir comida o bebida hasta que reciba la santidad de este día. En caso de que, por negligencia, la persona no haya adicionado tiempo profano al sacro, debe cuidar todas las prohibiciones de Kipur desde el momento de la puesta del sol (Shulján Aruj 208:1-3). El momento más temprano para recibir la santidad del día es “Plag HaMinjá”, esto es, una hora y cuarto antes de la puesta del sol (Mishná Berurá 208:14, Pninei Halajá Shabat 3:2).

Esta entrada fue publicada en 07 - Reglas (halajot) de Yom Kipur. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *