16 – La bendición sacerdotal (“birkat cohanim”) durante el rezo de Neilá.

https://ph.yhb.org.il/es/15-07-16/

Según la base de la ley, corresponde que los cohanim bendigan a la congregación (extiendan las palmas de sus manos) durante la repetición de la Amidá por parte del oficiante. Sin embargo, nuestros sabios estipularon que no lo hagan durante el rezo de Minjá ya que tiene lugar después de la comida y se teme que algún cohen pueda haber bebido vino y bendiga a la congregación en estado de ebriedad, trasgrediendo así una gravísima prohibición. Sin embargo, en los días de ayuno en los cuales se rezaba “Neilá” como en Yom Kipur y los ayunos a causa de la sequía, dado que no se temía que los cohanim estén ebrios, bendecían a la congregación en el rezo de Neilá (Shulján Aruj Oraj Jaím 129:1, Pninei Halajá Zmanim 7:12).

Hay juristas que sostienen que los cohanim deben bendecir también a la congregación en el rezo de Minjá de Kipur, por cuanto que en virtud del ayuno no hay temor a una posible ebriedad. Además, el rezo de Minjá de Kipur es diferente al del resto del año por cuanto que normalmente el horario de este servicio es desde el mediodía hasta la puesta del sol, mientras que en Kipur se reza al atardecer junto a Neilá (Baal Halajot Guedolot). Sin embargo, de acuerdo con la opinión mayoritaria de los juristas medievales, los cohanim no deben bendecir a la congregación en Minjá de Kipur ya que como no se reza durante la puesta del sol como en el caso de Neilá, las personas pueden deducir erróneamente que los cohanim pueden bendecir a la congregación  en Minjá de días comunes (Rav Amram). En la práctica, los cohanim no bendicen a la congregación en Minjá, empero, si el cohen sube a la tarima a bendecir no se lo hace descender y se le permite hacerlo (Rambám, Shulján Aruj 129:1-2, 622:4, 623:5).

Hay que fijar el horario de inicio de Neilá de modo tal que los cohanim reciten la bendición sacerdotal antes de la puesta del sol, ya que según la opinión mayoritaria de los juristas esta puede tener lugar únicamente de día, emulando la bendición sacerdotal que tenía lugar en el Templo de Jerusalém durante la ofrenda de sacrificios. Así como los sacrificios se ofrendan de día, la bendición sacerdotal se recita durante este (Mishná Berurá 623:8). Dado que la bendición sacerdotal es precepto de la Torá, se abrevia el recitado de  poemas litúrgicos y súplicas para así alcanzar a recitarla antes de la puesta del sol. Sin embargo, a posteriori, se permite recitar la bendición sacerdotal  durante todo el lapso que transcurre entre la puesta del sol y la salida de las estrellas (“bein hashmashot”), por cuanto que estamos en la duda si ya cayó o no la noche.

Esta entrada fue publicada en 07 - Reglas (halajot) de Yom Kipur. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *