Resultados de búsqueda para: yom kipur

    18 – El orden de la labor sacra en Yom Kipur.

    En el rezo de Musaf el oficiante rememora el orden de la Sagrada Tarea realizada en el  Templo en Yom Kipur (Shulján Aruj 621:4). El Talmud explica que los oficiantes deben poner atención en recitar este orden de manera puntillosa, conforme a la opinión que se

    08 – El orden de la quema del incienso en Yom Kipur.

    Este era el orden del cumplimiento del precepto: ingresaba al Kodesh HaKodashim con una pala que contenía brasas y una cuchara conteniendo  incienso, y allí echaba el incienso sobre las brasas y el humo que se elevaba se expandía por todo el recinto hasta que cubría

    05 – Los ropajes del Cohen Gadol (Sumo Sacerdote) en Yom Kipur.

    Los sacrificios de Tamid (permanentes) y de Musaf (suplementarios) los ofrendaba el Cohen Gadol vestido con sus ocho ropajes habituales, tal como en los días comunes y los festivos. Por lo tanto, en esas ocasiones vestía: túnica («kutonet»), pantalones, turbante y cinturón, pectoral («joshen»), chaleco (efod),

    04 – El Cohen Gadol en Yom Kipur.

    Durante todo el año, todos los cohanim eran aptos para ofrendar sacrificios, quemar incienso y preparar las velas de la menorá para su encendido; empero en Yom Kipur, en virtud de la santidad del día, sólo el Cohen Gadol era apto para realizar estas labores (Talmud

    11 – El rezo de Arvit y la noche de Yom Kipur.

    Al iniciarse los rezos de Yom Kipur, se retiran dos rollos de la Torá del arca  sagrada y dos personalidades prominentes de la comunidad los portan en sus brazos y se dirigen a la tarima central, el oficiante se para entre ellos y proclama: «Al da´at

    04 – La confesión (vidui) en Yom Kipur y su normativa.

    Cuando el Templo de Jerusalém estaba en pie, el Cohen Gadol o Sumo Sacerdote confesaba en Yom Kipur en nombre de todo el pueblo de Israel, tal como está escrito (Vaikrá 16:21): «Y apoyará Aharón sus dos manos sobre la cabeza del animal y confesará todas

    07 – Aquello que Yom Kipur no expía.

    Tal como ya vimos, en Yom Kipur se revela la raíz sagrada de las almas del pueblo de Israel y en virtud de ello la pureza y la expiación se extienden desde la raíz del alma a sus ramificaciones, y en la medida en que el

    05 – Yom Kipur y la expiación individual.

    De la santidad y la expiación general del pueblo de Israel en Yom Kipur, se desprende un espíritu de pureza que llega a cada judío y le permite apegarse a D´s con mayor impulso, liberarse de la impureza de sus malas acciones y retornar en teshuvá.

    03 – El significado de la expiación de Yom Kipur.

    El vocablo «Kipurim» (plural de Kipur, expiación, n. de t.), encierra diferentes significados los cuales están íntimamente asociados a la esencia del día. Kapará significa cobertura («kisui»), así como la cortina o «kaporet» cubría el arca del pacto, de la misma forma la expiación cubre los

    01 – Yom Kipur o Yom HaKipurim.

    En virtud de Su gran amor por el pueblo de Israel, el Kadosh Baruj Hú nos sacó de Egipto y estableció con nosotros un pacto eterno, nos destinó y santificó un día especial en el año para expiar nuestros pecados; tal como está escrito (Vaikrá-Levítico 16:30):

    10 – Costumbres de la víspera de Yom Kipur.

    No se recita «Nefilat Apaim» (no se inclina sobre el rostro) durante el rezo de Shaajrit de la víspera de Yom Kipur, pues el día tiene algo de festivo y el inclinarse sobre el rostro implica el quebrantamiento del corazón, lo cual atenta contra la alegría

    09 – La ingestión de alimentos en la víspera de Yom Kipur.

    Es preceptivo comer y beber en repetidas ocasiones en la víspera de Yom Kipur (Shulján Aruj 604:1). En opinión de la mayoría de los juristas se trata de un precepto originado en la Torá (Maguén Abraham y Mishná Berurá 604:1). Dijeron nuestros sabios: «todo aquél que

    08 – La lectura de la Torá en Yom Tov y en Jol HaMo’ed

    Desde los días de Moshé Rabenu existe una disposición por efecto de la cual se saca la Torá los lunes, jueves y sábados para que el pueblo de Israel no pase tres días sin leerla públicamente (Talmud Babilonio Tratado de Baba Kama 82(A)). Durante el correr

    9 – Tiempo propicio para la expiación y pequeño día de Kipur.

    Rosh Jodesh es tiempo de expiación, tal como leemos en el rezo de Musaf: «tiempo de expiación para todos sus descendientes» y a esos efectos se ofrendaba un macho cabrío en el Templo. A fin que el perdón alcanzado fuese completo, los antiguos (“minhag vatikín”) acostumbraban

    17 – La continuación del servicio diario (del Santuario).

    Mientras tanto, el Cohen Gadol iba donde el buey y el chivo cuya sangre usó para las aspersiones en el Kodesh Hakodashim, les quitaba sus respectivos sebos y los colocaba en un recipiente para que luego sean quemados junto a los demás sacrificios sobre el altar.

    14 – El orden de la labor sacra –Seder HaAvodá-

    Tras habernos ocupado de las labores especiales de Yom Kipur, corresponde que volvamos a repasar brevemente el orden de la labor  sacra – Avodá – del Cohen Gadol en Yom Kipur. Durante la noche de Kipur, el Cohen Gadol debía permanecer despierto para no impurificarse durante

    09 – Los dos chivos y el buey.

    En el orden de la expiación de Yom Kipur encontramos un hecho maravilloso. El buey y el chivo eran los únicos sacrificios que se ofrendaban en el año cuya sangre era esparcida en el Kodesh HaKodashim y expiaba por la impureza del Templo y sus asistentes.

    07 – El incienso (Ketoret).

    Contiguamente a los sacrificios permanentes que se ofrendaba a diario en el altar exterior, uno por la mañana y el otro al atardecer, los cohanim quemaban incienso en el altar interior en esos mismos horarios. La ofrenda permanente tiene por cometido expresar la conexión manifiesta entre

    06 – Las inmersiones y las abluciones de pies y manos.

    Es precepto de la Torá que el Cohen que ingresa al Templo para realizar sus  labores, aunque se encuentre en estado de pureza, debe abluir sus pies y sus manos. Los sabios agregaron que debe también tomar un baño ritual sumergiendo todo su cuerpo en la

    08 – Niños.

    Desde el momento en que los niños llegan a la edad en la que se les debe comenzar a educar en el cumplimiento de los preceptos («guil jinuj»), esto es, a partir del momento en que pueden entender el precepto de Yom Kipur se les educa

    07 – Relaciones sexuales.

    La quinta aflicción es la abstención de mantener relaciones sexuales en Yom Kipur. A los efectos de alejarse de la posibilidad de cometer una trasgresión, la pareja debe conducirse en este día como lo hace en los de «nidá», esto es, absteniéndose de todo contacto físico

    06 – Permisos especiales para calzar buen calzado.

    Un enfermo o una parturienta que pueden resfriarse si caminan descalzos pueden calzar zapatos (Shulján Aruj 614:3). Quien camina en un sitio en el cual se teme que haya alacranes o  similares, puede calzar zapatos. Quien camina en un sitio de fango y estiércol puede calzar

    05 – El calzado de cuero.

    En Yom Kipur está prohibido calzar zapatos o sandalias de cuero. En el pasado se acostumbraba a fabricar zapatos  y sandalias de este material ya que no se sabía confeccionarlos con otro que sea suficientemente durable, flexible y resistente. Calzado de madera, corteza de árbol o

    04 – El untado de cremas y el rociado de perfumes.

    Está prohibido pasar crema o cualquier tipo de humectante cutáneo aunque sólo sea por una pequeña parte del cuerpo (Shulján Aruj 614:1). En este mismo sentido, es claro que todo maquillaje prohibido en Shabat por la labor de colorear o de alisar  lo está también en

    03 – Lavado preceptivo.

    Está permitido abluir las manos para cumplir con un precepto, por lo tanto los cohanim pueden lavarlas previo a la bendición sacerdotal (Ramá 613:3, Shulján Aruj 128:6). Quien tuvo una polución nocturna en Yom Kipur, aunque todas las veces que esto le ocurre acostumbre a sumergirse

    02 – Lavado y baño.

    En Yom Kipur está prohibido todo tipo de baño o lavado placentero tanto sea con agua caliente como fría, y está prohibido lavar el cuerpo aunque sólo sea parcialmente, incluso introducir un dedo en el agua. Sin embargo, en el caso de quien se ensució con

    01 – El precepto de ayunar.

    Es precepto positivo afligirse en Yom Kipur, tal como está escrito (Vaikrá-Levítico 16:29): «Y esta será ley eterna para vosotros: el día diez del mes séptimo afligiréis vuestras almas». El precepto de la aflicción se cumple, principalmente, mediante la abstención de comer y beber por ser 

    10 – Mujer que amamanta.

    Tal como ya vimos, las mujeres embarazadas y las que amamantan deben ayunar en Yom Kipur (Talmud Babilonio Tratado de Pesajim 54(B), Shulján Aruj 617:1). Si bien el amamantamiento dificulta el ayuno por causar una pérdida suplementaria de líquidos esto no implica riesgo de vida por

    09 – La parturienta.

    Una parturienta, a partir de que le sobrevienen las contracciones de parto o a partir de que es necesario llevarla al hospital se la considera enferma con  riesgo de vida y deberá comer y beber conforme a sus necesidades. Esta es la regla que se aplica

    08 – Mujeres embarazadas.

    Mujeres embarazadas y que amamantan deben ayunar en Yom Kipur (Talmud Babilonio Tratado de Pesajim 54(B), Shulján Aruj 617:1). Estas deben ayunar incluso el 9 de Av, por lo que lógicamente en Kipur que es ordenado por la Torá deben hacerlo. En la última generación hubo

    06 – El aspecto sicológico.

    En ciertas ocasiones, una persona que se debilita mucho durante Yom Kipur puede temer perder el conocimiento y hasta morir. Si bien suele tratarse de temores exagerados ya que el ayuno y la debilidad que conlleva no son peligrosos y para numerosas afecciones de gravedad el

    04 – ¿Quién define cuándo hay peligro?

    En términos generales, la decisión está en mano de los médicos quienes en función de la información de la que disponen y su experiencia profesional deben establecer cuándo estamos ante un peligro de vida y cuándo no. Empero, el problema radica en que muchos médicos, tanto

    03 – El caso de un enfermo cuya vida corre peligro.

    En el caso de un enfermo a quien el ayuno le puede hacer correr peligro de vida, es preceptivo que coma y beba conforme a sus necesidades, ya que el deber de salvar su vida precede axiológicamente al precepto de ayunar, al igual que todos los