08 – Eruv Tavshilín

01 – El sentido de Eruv Tavshilín

Cuando Yom Tov acontece en la víspera de Shabat es preceptivo colocar un Eruv Tavshilín en la víspera de la festividad, ya que por su intermedio se permitirá cocinar y hornear en Yom Tov para el Shabat. Eruv Tavshilín es un alimento que se prepara en la víspera de Yom Tov para ser ingerido en Shabat. Recibe el denominativo eruv ya que por su intermedio se fusionan, mezclan o combinan los alimentos (se tornan meoravím) y, por lo tanto, así como está permitido cocinar u hornear en Yom Tov para la comida festiva del día, de igual manera se permite hacerlo para Shabat. Si bien según la Torá se puede igualmente cocinar en Yom Tov para Shabat aunque no medie un Eruv Tavshilín, los sabios lo prohibieron a fin de honrar o jerarquizar tanto las festividades como el día sábado (Talmud Babilonio Tratado de Beitzá 15(B)).

Honrar el Yom Tov (Kvod Yom Tov): Los sabios temieron que si se permite cocinar en Yom Tov para Shabat de manera ilimitada las personas adoptarían una actitud muy flexible y terminarían cocinando también para los días de la semana, transgrediendo así una prohibición de la Torá. Es por eso que permitieron cocinar en Yom Tov para Shabat únicamente en caso de que la labor de preparación se inicie en la víspera de Yom Tov por medio del Eruv Tavshilín, de modo tal que todo aquello que se cocine en Yom Tov para el Shabat resultará ser una continuación de lo iniciado en la víspera festiva. Pensaron que así, cuando las personas vieran que ni siquiera para Shabat se permite cocinar de no mediar un Eruv Tavshilín, deducirían o entenderían que cocinar en Yom Tov para los días de la semana está terminantemente prohibido (la opinión de Rav Ashi). Honrar el Shabat (Kvod Shabat): Los sabios temieron que, por ocuparse de los preparativos para las comidas festivas, las personas olviden que al día siguiente es Shabat y consuman con todos los alimentos importantes en Yom Tov. Por medio del Eruv Tavshilín que es necesario colocar en la víspera de la festividad, las personas habrán de recordar durante el Yom Tov que han de reservar porciones deliciosas para el Shabat (la opinión de Raba). Dado que por medio del Eruv Tavshilín se honra la festividad al tiempo que se recuerda el Shabat, es preceptivo que cada judío lo lleve a cabo.

Es necesario tener cuidado de concluir la cocción de los alimentos destinados al Shabat antes de la puesta del sol, a los efectos de que en principio, todo aquello que se cocina en Yom Tov pueda ser también ingerido en la festividad por parte de eventuales invitados que quizás puedan llegar inesperadamente.

02 – ¿Qué es Eruv Tavshilín?

El Eruv Tavshilín es una comida cocida que se prepara en la víspera de Yom Tov para el Shabat contiguo a un Yom Tov, y mientras el eruv esté vigente se puede hacer en Yom Tov para Shabat todo aquello que está permitido hacer para Yom Tov.

El alimento cocido para el eruv debe ser digno de ser ingerido con pan, por ejemplo: carne, pescado, huevos, ensaladas cocidas (salatim), guisantes o mermelada cocidos. Sin embargo, alimentos que no corresponde comerlos junto con pan, tales como: potaje de avena, fideos y arroz, si bien están cocidos, no son aptos para formar parte del eruv (Talmud Babilonio Tratado de Beitzá 16(A), Shulján Aruj 527:4). Muchos acostumbraron utilizar huevos cocidos en el eruv porque se conservaban, sin refrigerador, en buen estado hasta Shabat (Aruj Hashulján 527:13).

El alimento preparado para el eruv puede estar cocido, hecho a las brasas, hervido o ahumado. Incluso se puede utilizar un alimento que estuvo en conserva («kavush»), ya que a los efectos de la halajá se lo considera cocido (después de un determinado lapso de tiempo). Empero, no se permite utilizar para el eruv un alimento crudo (ídem Beitzá 16(B), Shulján Aruj 527:5, Sha´ar Hatziún 25).

A priori, es bueno que además del alimento preparado se disponga de un pan de un volumen mínimo equivalente al de un huevo o kabeitzá, pues entre los juristas hay quien opina que la comida preparada autoriza a cocinar en Yom Tov para Shabat, y el pan permite hornear con ese mismo objetivo (Shulján Aruj y Ramá 527:2-3).

Así como una comida con un volumen del tamaño de una aceituna –kazait – es suficiente para una persona, así también puede servir para todos los integrantes del hogar. Asimismo, quien realiza el eruv para todos los habitantes de una ciudad, puede hacer cumplir a todos con un kazait (ídem Beitzá 16(B), Shulján Aruj 527:3).

A priori, es bueno que el eruv consista en una porción buena e importante, y de ser posible, es bueno que se efectúe sobre una olla repleta de alimento, que fue cocinado en víspera de Yom Tov en honor al Shabat. Empero, desde el estricto punto de vista de la ley, para cumplir con la obligación alcanza con haber tomado un poco de lentejas que quedaron en el fondo de la olla y fueron cocidas para comerlas incluso antes del Yom Tov (ídem Beitzá 16(A), Shulján Aruj 527:6, Shnei Lujot Habrit, Mishná Berurá 8). Esto es así, a condición de que el guisado que se toma para el eruv tenga un volumen de al menos un kazait (medio huevo aproximadamente).

Muchos acostumbran ingerir el guisado del eruv en una de las comidas sabáticas, pues, dado que con ese alimento se cumplió ya un precepto, corresponde que se cumpla con este la mitzvá de deleitar el Shabat (Oneg Shabat). Asimismo, se acostumbra usar el pan del eruv como segunda hogaza (lejem mishné) y a ingerirlo en la tercera comida o seudá shelishit (Mishná Berurá 527:11, 48).

Si ya se comenzó a ingerir el guisado del eruv en Yom Tov, mientras quede de este por lo menos un kazait se puede todavía cocinar y hornear todo lo necesario para el Shabat. Sin embargo, si no quedó un kazait, estará prohibido realizar cualquier labor en Yom Tov en aras del Shabat. Y aunque haya quedado el pan destinado al eruv, este por sí solo no alcanza pues lo principal del eruv es el alimento cocinado (Shulján Aruj 527:15, Mishná Berurá 7).

03 – La preparación o colocación del Eruv Tavshilín y qué uso tiene

Este es el orden de colocación del Eruv Tavshilín: Se toma el guisado y el pan y se recita la siguiente bendición: «Baruj Atá Ad-onai Eloh-einu Melej Haolám Asher Kidshanu Bemitzvotav Vetzivanu Al Mitzvat Eruv» («Bendito eres Tú HaShem, nuestro Dios, Rey del universo, que nos ha santificado con Sus preceptos y nos ordenó lo referente al precepto del Eruv«). Luego se dice: «Bedein Eruva Iehé Sharei Lana Laafuiei Ulivshulei Ulehadlukei Shraga Uleme’aved Kol Tzarjana MeYom Tov LeShabat» (Por medio de este Eruv nos será permitido para nosotros hornear, cocinar, encender fuego y realizar todos los preparativos necesarios para Shabat en Yom Tov»).

Quien tiene la intención de faenar en Yom Tov para comer en Shabat, o quien desea seleccionar alimentos o moler condimentos, a priori, es bueno que al colocar el eruv recuerde las labores que tiene la intención de realizar. Empero, en la práctica, aunque no las mencione, toda labor que está permitido realizar en Yom Tov queda permitida para los menesteres del Shabat, ya que en la fórmula de colocación del eruv se dice: «Por medio de este eruv será permitido para nosotros […] realizar todos nuestros preparativos necesarios para Shabat en Yom Tov»

También aquel que no tiene la intención de cocinar en Yom Tov para el Shabat, habrá de preparar un Eruv Tavshilín y bendecirá al colocarlo, ya que la idea central del eruv es dar a la persona la posibilidad de cocinar en Yom Tov para Shabat, aunque en la práctica la persona no cocine. Además de ello, por medio del eruv, la persona recuerda el Shabat y se preocupa de preparar alimentos para deleitarlo en sus tres comidas. Además, para la mayoría de los juristas el eruv permite encender en Yom Tov las velas de Shabat.

Por medio del eruv del dueño o dueña de casa, todos los miembros del hogar y los invitados que allí pernoctan pueden participar de las labores de cocción u horneado previas al Shabat. El dueño de casa puede nombrar a uno de los miembros de su hogar o a alguno de los huéspedes para que coloque el eruv para todos. Asimismo, personas que se hospedan en un hotel kasher, dado que ingieren de los alimentos de la cocina del hotel, el eruv realizado en el establecimiento los incluye, por lo que todos podrán encender en Yom Tov las velas de Shabat. Otro tanto ocurre en una yeshivá, el eruv realizado en esta incluye a todos los alumnos y los invitados.

Se coloca el eruv en víspera de Yom Tov, y es preferible que el alimento cocido para este menester haya sido preparado en víspera de Yom Tov en honor al sagrado Shabat, pues de esa manera, al colocarlo, se recuerda que está prohibido cocinar en Yom Tov para días de la semana y que se deben guardar porciones decorosas para el Shabat. Empero, si se coloca el eruv antes de la víspera de Yom Tov, el recuerdo activo de estas cuestiones puede verse desdibujado. Sin embargo, a posteriori, aunque se haya colocado el eruv mucho antes de la festividad, dado que se tuvo la intención de que el guisado funja como eruv para el Yom Tov, resulta válido. Incluso quien tuvo la intención de colocar el eruv para varias festividades a la vez, mientras este exista, a posteriori, resultará válido (Shulján Aruj 527:14).

04 – El notable de la ciudad

Si bien es preceptivo que toda persona prepare y coloque un Eruv Tavshilín, es deber del notable de la ciudad (Guedol Ha´ir), o sea, del rabino titular de la ciudad, colocar un Eruv Tavshilín para todos los habitantes de la localidad. De esta manera, estará permitido también para quien no haya preparado Eruv Tavshilín tanto sea por razones de causa mayor o por olvido, cocinar en Yom Tov para Shabat. Asimismo, quien no sabe preparar un Eruv Tavshilín, puede confiar en el que coloca el distinguido de la ciudad. Dicho esto, quien pudo haber preparado y no lo hizo, por cuanto que dejó sin efecto el cumplimiento del precepto del eruv, no podrá apoyarse en el preparado por el notable de la ciudad. De igual forma, quien se olvidó dos veces seguidas de preparar eruv, la segunda vez entra ya en la categoría de quien no lo preparó intencionalmente y no tiene derecho de confiarse en el colocado por el rabino de la ciudad. Sin embargo, quien se olvidó una vez y a la segunda se acordó y luego volvió a olvidarse, no se considera que transgredió intencionalmente y el eruv del notable de la ciudad lo incluye.

A los efectos de que el eruv incluya a todos, debe pertenecer a todos. Para ello, es necesario realizar la acción de asumir la propiedad (kinián). Esto es, el rabino debe dar el guisado del eruv a una persona, ésta deberá elevarlo un palmo para de esa manera asumir su propiedad en nombre de todos los habitantes de la ciudad, del rabino y de él mismo. Acto seguido el rabino tomará el eruv, bendecirá sobre este y declarará: «Por medio de este eruv será permitido para nosotros… realizar todos nuestros preparativos necesarios para Shabat en Yom Tov».

A priori, es bueno que asuma la propiedad del eruv una persona prominente que no se mantiene a expensas del rabino, y a posteriori, se permite que la esposa del rabino realice la acción de asunción de la propiedad en nombre de todos los habitantes de la ciudad (Shulján Aruj 366:10, 527:10-11).

El eruv del rabino incluye o aplica para todas aquellas personas que se encuentran en el área de pernocte sabático (tjum Shabat) de la localidad en cuestión, e incluso para quien no sabía que al momento de ser colocado el eruv este también lo incluía. Y aunque se entere entrado ya el Yom Tov, podrá cocinar en este día para las comidas sabáticas basándose en el eruv realizado por el rabino. Sin embargo, quien se encuentra fuera del área de pernocte sabático no está incluido en el eruv del notable de la ciudad porque no puede venir a ingerirlo. Y aunque la persona en cuestión haya preparado un Eruv Tjumín y tenga la posibilidad de caminar hasta la ciudad para comer del Eruv Tavshilín colectivo, este no lo habrá de incluir porque es razonable que el rabino no haya tenido la intención de incluirlo en el momento de la preparación (Shulján Aruj 527:8-9).

Ahora bien, en un lugar donde es sabido que el rabino suele ser meticuloso en colocar un eruv para beneficio de todos, la persona que olvidó hacerlo puede apoyarse en lo hecho por el rabino sin necesidad de aclaración adicional, ya que se considera como establecido y fijo (jazaká) que el rabino recordó poner el eruv para todos, y si el rabino lo ha olvidado, lo habrá de anunciar públicamente a fin de que nadie se equivoque y cocine basándose en este (Ramá 527:9).

Además del rabino titular de la ciudad, cualquier poblador del lugar puede colocar un Eruv Tavshilín para todos, de modo tal que, aunque el rabino se olvide, este poblador habrá de avisar al rabino y al público que colocó un Eruv Tavshilín y que las personas pueden confiar en el mismo. A esos efectos, la persona en cuestión debe tener cuidado que otra persona alce el guisado del eruv un palmo para que de esa manera asuma la propiedad del mismo en nombre de todos y recite la fórmula destinada a la generalidad de los habitantes de la ciudad (Mishná Berurá 527:32, Sha´ar Hatziún 31).

05 – Cuando no hay Eruv Tavshilín

Como hemos dicho, aquel que olvidó preparar Eruv Tavshilín por segunda vez consecutiva, es considerado como infractor intencional y el eruv del notable de la ciudad no lo incluye. Asimismo, quien olvidó preparar eruv y se encuentra en una localidad en la cual no hay un judío que lo haga colectivamente, en caso de tener un buen vecino que colocó para sí un eruv, podrá obsequiarle sus alimentos, y dado que estos pertenecen ahora al vecino, este podrá cocinarlos y prepararlos para el Shabat y darle de estos para las comidas sabáticas.

En caso de haber recordado que no colocó eruv previo a las comidas de Yom Tov, al cocinar la comida festiva podrá llenar una olla grande de guisado que le alcance tanto para Yom Tov como para Shabat, por cuanto que, dado que coloca la olla en el fuego de una sola vez, no hay prohibición de que incremente la cantidad del guisado. Una vez que se hubiere colocado la olla sobre el fuego, ya no se podrá agregar nada para los menesteres del Shabat (Shulján Aruj 503:2, arriba 3:4).

Si se acordó que no colocó eruv después de haber preparado la comida de Yom Tov, en virtud del honor del Shabat los sabios flexibilizaron la norma y le permitieron que hornee en Yom Tov un pan y cocine una olla de guisado, y encienda una sola vela sabática (Sulján Aruj 527:20, Mishná Berurá 55).

En caso de que la persona haya transgredido y haya cocinado intencionalmente en Yom Tov para Shabat más de lo que los sabios le permitieron, – podrá comer en Shabat lo que cocinó ya que no se teme que las personas aprendan de este caso y actúen de esta forma, puesto que todos saben que la persona en cuestión cocinó infringiendo las reglas de la halajá. Empero, si tras haber concluido la comida festiva, esta persona engaña a los demás y cocina otra olla afirmando que es para Yom Tov por si llegan invitados inesperados o por si desea comer más – los sabios le prohíben a esta persona y a los miembros de su hogar comer en Shabat de esta comida cocida engañosamente en Yom Tov. Esto obedece a que si se flexibiliza la norma con quien incurrió en un engaño, la gente podría imitar esta conducta y olvidar para siempre el precepto de Eruv Tavshilín (ídem Beitzá 17(B), Rambám 6:10, Shulján Aruj 527:23-24).

Los juristas debatieron respecto a la norma que se debe aplicar sobre quien todavía no ingirió su comida festiva pero ya terminó de preparar los alimentos para la misma y desea cocinar otros alimentos para el Shabat, y para poder hacerlo piensa comer un poco de estos en Yom Tov. Hay quienes opinan que dado que no está realmente interesado en comer de estos en la comida festiva, tanto su preparación como su ingestión se consideran una triquiñuela, y por lo tanto está prohibido hacerlo (Radbaz, y la opinión general del Shulján Aruj 527:21). Por otro lado, hay quienes lo permiten, ya que en efecto habrá de comer un poco de cada alimento en la comida de Yom Tov (Ramá 503:1, Maguén Abraham). En esta cuestión, muchos han tendido a adoptar una actitud flexible, pero lo recomendable es ser más estricto (Mishná Berurá 503:7, 11).

Contents