REZO COMPENSATORIO (TEFILAT TASHLUMIM)

08. Qué hacer en caso de omisión de un rezo por olvido.

Quien por olvido o fuerza mayor omitió un rezo debe completarlo en el siguiente. Si se olvidó de rezar Shajarit podrá completar después del rezo de Minjá. Primero rezará Minjá y luego del último Kadish volverá a recitar la Amidá compensatoria por Shajarit. En caso de que la persona quiera recitar el rezo compensatorio junto con la repetición del oficiante podrá hacerlo, pero tendrá que interrumpir entre rezo y rezo el tiempo que se demora en caminar cuatro codos.

Quien se olvidó de rezar Minjá la puede completar después del rezo de Arvit. Luego del último Kadish del servicio de Arvit deberá recitar nuevamente la Amidá compensatoria por Minjá. En caso de que se olvidó de rezar Arvit la podrá completar luego del último Kadish de Shajarit, o podrá también completarla junto con la repetición del oficiante.

Quien por olvido omitió el rezo compensatorio posterior al que corresponde en el momento, puede a posteriori completarlo en todo el horario del mismo. Esto significa que si no efectuó el rezo compensatorio de Minjá inmediatamente después de Arvit, podrá a posteriori, completarlo hasta medianoche que es el límite a priori para el recitado de la plegaria nocturna. Hay juristas que opinan que, a posteriori, se podrá efectuar el rezo compensatorio de Minjá hasta el despuntar del alba. En el caso de quien no alcanzó a efectuar el rezo compensatorio de Arvit inmediatamente después de terminar Shajarit, podrá completarlo hasta el final de las cuatro horas de la mañana. Quien no efectúa el rezo compensatorio, por Shajarit inmediatamente después de Minjá, podrá a posteriori completarlo hasta el atardecer (bein hashemashot) (ver Mishná Berurá108:15, Kaf HaJaím 11). No se debe esperar hasta el final del horario apto para recitar el rezo compensatorio sino que se debe efectuar al momento de recordar su omisión para así no incrementar el lapso entre el rezo obligatorio que corresponde a  la hora y el compensatorio por el servicio pasado omitido. Inclusive si la persona se sentó a comer, ni bien recuerda la omisión habrá de interrumpir su ingesta y pararse a rezar (Mishná Berurá 108:10).

Es importante que el rezo compensatorio sea posterior al rezo obligatorio que se corresponde con su hora. Si alguien tuvo la intención de que el primer rezo sea el compensatorio y sólo el segundo el que corresponde a la hora, el primero no tuvo efecto como tashlumin y debe rezar una tercera vez para cumplir con la compensación. Por ejemplo, si se omitió por olvido Minjá de Shabat y al concluir el sábado en Arvit no recitó el formato correspondiente a la Havdalá «Atá Jonantanu» por pensar que se trata de la compensación por Minjá y en la segunda Amidá sí lo recitó, deberá volver a rezar el compensatorio por Minjá. Empero si se equivocó y olvidó recitar en la primer Amidá «Atá Jonanatanu» y en la segunda se recordó y lo dijo, dado que en el primer rezo tenía la intención de cumplir con el deber de recitar Arvit y en el segundo con la compensación por Minjá, se considera que cumplió con ambos servicios.

09. ¿Cuándo no se puede ya compensar un rezo omitido?

Nuestros sabios dispusieron la compensación solamente para el rezo inmediatamente contiguo, por lo tanto, quien no pudo rezar ni Shajarit ni Minjá, luego de Arvit habrá de rezar únicamente el compensatorio por Minjá. Si quiere, podrá luego rezar voluntariamente (nedavá) una Amidá por el servicio perdido de Shajarit (Shulján Aruj 108:4-5). Hoy día no se acostumbra a efectuar rezos voluntarios.

Quien se olvidó y omitió rezar Musaf, no podrá compensar ese servicio por cuanto que no se ofrendaban los sacrificios del mismo nombre salvo en el mero día. Asimismo, quien olvidó rezar Shajarit en un día en el que también se reza Musaf, si bien dijimos que se compensa con el rezo inmediatamente contiguo, Musaf no entra en el conteo y se debe compensar tras el rezo de Minjá.

Quien no efectuó alguno de los rezos premeditadamente, no podrá compensarlo. Los sabios de la Edad Media (rishonim) dijeron que si quiere puede rezar a título de rezo voluntario o nedavá (Shulján Aruj 108:7). Ya vimos que hoy día no se acostumbra a efectuar rezos voluntarios, ya que quien lo hace necesita estar seguro de que podrá concentrarse del inicio al final del rezo (Kaf HaJaím 108:31).

En el caso de quien no rezó Minjá o Arvit a pesar de que disponía del tiempo necesario, porque pensaba que una vez que concluya con su ocupación podría hacerlo y al final se le pasó el horario, no se lo considera como quien omite el rezo premeditadamente  y podrá compensarlo al final del siguiente servicio. Quien se sentó a la mesa pensando que tendría luego tiempo suficiente de rezar y se olvidó de hacerlo, si bien tenía prohibido sentarse a  comer antes de orar (ver arriba12:6-7, 24:6, 25:9), dado que no omitió el rezo, enfáticamente podrá compensarlo luego del siguiente servicio (Shulján Aruj 108:8). Quien estaba ocupado jugando, por ejemplo fútbol, y sobre la puesta del sol que es el final  del horario del rezo de la tarde lo llamaron para participar del servicio y la pasión deportiva le hizo decir «ya voy» pero siguió jugando y el tiempo de Minjá se pasó, no podrá compensarlo. Si bien de no mediar el juego la persona habría ido a rezar, dado que sabía que el horario se estaba pasando, se lo considera como quien rechaza enfáticamente asistir al servicio.

10. Otras reglas y situaciones dudosas.

Quien se olvidó de rezar Minjá en víspera de Shabat habrá de rezar Arvit de Shabat dos veces, la primera para cumplir con Arvit y la segunda para compensar por la Minjá perdida. Si bien la Amidá de Minjá original tenía dieciocho (diecinueve n. de t.) bendiciones, dado que fue compensada en Shabat, deberá guardar el formato del rezo sabático (Shulján Aruj 108:9).

En el caso de quien se olvidó de recitar «Iaalé Veiavó» en el servicio de Minjá de Rosh Jodesh no cumplió con su deber y si el día siguiente es el segundo de ese Rosh Jodesh o novilunio, es claro que tras rezar Arvit deberá hacerlo nuevamente como compensación de la Minjá y en ambos rezos deberá recitar «Iaalé Veiavó«. Empero si por la noche ya es un día común se despierta la duda. Por una parte el problema fue la omisión de «Iaalé Veiavó» en Minjá, entonces, ¿qué beneficio tendría rezar después de Arvit otra Amidá sin ese agregado? (Rabí Itzjak en las Tosafot). Por otra parte, en el rezo de Minjá no cumplió con su deber porque era Rosh Jodesh y omitió el agregado de «Iaalé Veiavó» pero a la hora de compensar rezó lo que correspondía a ese momento y por ende cumplió (Sabios de Provenza). En la práctica, se sentenció que la persona en cuestión debe rezar Arvit dos veces y debe previamente hacer la siguiente condición, si no debe compensar que se trate de un rezo voluntario (nedavá) en el cual no necesita formular ningún pedido especial que lo justifique.

Asimismo, quien se equivoca en Shabat y en vez rezar Minjá de ese día recitó la Minjá de los días de semana sin mencionar la santidad del día sábado, al concluir el Shabat deberá rezar dos veces Arvit de día de semana y condicionare que si no precisa compensar que sea esa una Amidá voluntaria (Shulján Aruj 108:11).

En caso de que Rosh Jodesh cae en viernes y la persona olvidó rezar «Iaalé Veiavó» en Minjá, si en Shabat ya no se menciona este agregado no habrá de rezar una Amidá compensatoria después de Arvit. Esto se debe a que no se puede establecer la condición de que si no precisa compensar que sea esa una Amidá voluntaria, pues no se recitan este tipo de rezos el día sábado (Mishná Berurá 108:36, Kaf HaJaím 55).

 

Contents