Capítulo 11 Principal y secundario («Ykar VeTafel»)

[catlist categorypage=»yes» order=ASC]

[catlist categorypage=»yes» order=ASC]

01) Principal y secundario

Dijeron nuestros sabios: «Esta es la regla, cuando hay algo que se considera principal y junto a este algo secundario – se bendice por lo principal eximiendo de bendecir por lo secundario» (Talmud Babilonio Tratado de Berajot 44(A)). ¿A qué se asemeja esto? A una persona que recibió de su compañero un presente envuelto en un hermoso papel, por lo que corresponde que le agradezca por el regalo y en este agradecimiento ya habrá de estar incluido el bello envoltorio. Pero si le ha de agradecer específicamente por el papel en que el presente vino envuelto, esto significa que no se entendió cuál es realmente el obsequio o que no se lo encuentra importante, al punto que se lo compara con el envoltorio. Otro tanto ocurre con la comida: cuando hay un alimento principal acompañado de otro secundario, nuestros sabios establecieron que se recite la bendición por el principal y se incluya en esta el agradecimiento por el secundario; empero es necesario definir con precisión cuándo un alimento determinado resulta secundario respecto de otro y cuándo no, y a los efectos de comprenderlo habremos de recurrir en el presente capítulo a numerosos ejemplos.

Si en un plato tengo pescado, ptitim (fideos pequeños precocidos) y papas, dado que cada uno de los alimentos posee su propia importancia intrínseca se ha de recitar la bendición correspondiente por cada uno de ellos: por los ptitim se recitará «Boré Minei Mezonot», por las papas se recitará «Boré Pri Haadamá» y por el pescado «Shehakol Nihiá Bidvaró». A pesar de que a ojos del comensal el pescado le resulta más importante, y a pesar de que tiene la intención de comer todos los alimentos juntos, los acompañamientos no son considerados secundarios respecto del pescado y por lo tanto se debe recitar la bendición correspondiente a cada alimento. Asimismo, al culminar la ingestión se deberá recitar «Al Hamijiá» por los ptitim y «Boré Nefashot» por el pescado y las papas.

Empero si esta persona tenía en el plato ptitim y junto a estos un aderezo, como por ejemplo: cátsup, tehina, salsa picante, ensalada de berenjenas o salsa de ajíes con tomates («matbuja»), deberá recitar por los ptitim la bendición de «Boré Minei Mezonot» y en esta habrá de incluir a los demás alimentos que acompañan. Esto obedece a que los agregados mencionados tienen por único cometido saborizar o aderezar a los ptitim y si la persona no los comiese tampoco ingeriría los agregados. Sin embargo, si el comensal en cuestión desea, por ejemplo, probar el cátsup o la tehina por separado para disfrutar de su sabor, deberá recitar la bendición de «Shehakol Nihiá Bidvaró». Empero cuando los ptitim son lo principal y el cátsup o la tehina secundarios – al bendecir por los primeros la bendición incluye a los segundos.

Si tras haber bendecido por lo ptitim vuelve a bendecir por uno de los acompañamientos, la bendición resulta en vano («berajá lebatalá») porque estos ya fueron incluidos en la bendición recitada por los ptitim; y si antes de bendecir por los ptitim bendijo por los aderezos, por ejemplo, «Shehakol» por el cátsup, si bien no se incurre en la prohibición de recitar una bendición en vano ya que todavía no se bendijo por lo principal y por ende aún no se incluyó a lo secundario – nos encontramos ante un caso de una bendición innecesaria («berajá she-einá tzrijá»). O sea, se trata de una bendición «de más», por cuanto que la que se está por recitar por los ptitim, que son el alimento principal, habrá de incluir a los agregados que tienen por única función saborizarlos (Shulján Aruj 212:1, Mishná Berurá 168:48, 215:18).

Incluso, si una vez ingeridos los ptitim quedaran en su plato parte de los acompañamientos y quisiera comerlos – no es necesario que bendiga por estos por cuanto que son secundarios a los ptitim y fueron incluidos en la bendición ya recitada por el alimento principal. Empero, si le queda en el plato una gran cantidad de acompañamientos y desea comerlos en virtud de su sabor, esta ingestión pasa a tener una importancia en sí misma y por lo tanto deberá recitar las bendiciones correspondientes (Mishná Berurá 168:46).

En algunos casos poco frecuentes, incluso el pan puede tornarse secundario. Por ejemplo, quien desea ingerir una bebida alcohólica y a los efectos de moderar su alta graduación come al mismo tiempo un trozo de pan, dado que la bebida es considerada como principal, bendice sólo por ella y en esa bendición habrá de incluir al pan. Empero si lo que deseaba era satisfacerse con el pan o disfrutar de su sabor, si bien su intención principal era beber el alcohol en cuestión, al estar interesado en el pan, que en virtud de su importancia intrínseca se torna principal – deberá recitar «Hamotzí» y en esta bendición quedará incluida la bebida alcohólica (Shulján Aruj 212:1, Mishná Berurá 5, ver arriba 3:6).

02) Cuando se duda si un alimento determinado es o no secundario frente a otro

A veces, una persona duda respecto de si un alimento es o no secundario frente a otro, por ejemplo, si come kuguel con pepino en salmuera. En un caso como este la norma a seguir es la siguiente: si le es claro que los pepinos son secundarios respecto del kuguel porque el único objetivo de su ingestión es la de darle sabor, al recitar «Boré Minei Mezonot» los incluirá. Empero si duda, porque quizás los pepinos posean su propia importancia y si bien de no mediar el kuguel no los habría ingerido y en virtud de este los habrá de disfrutar más, en la práctica se deleitará con estos y por lo tanto querrá probarlos por separado. En un caso así que pruebe primero del kuguel y bendiga «Boré Minei Mezonot» y luego algo de pepino y bendiga «Boré Pri Haadamá», para luego continuar comiéndolos juntos.

Es correcto actuar así en todo caso en que se despierte duda si un alimento determinado es o no secundario respecto a otro. Primeramente, se debe recitar una bendición separada por cada tipo de alimento y comer un poco del mismo, para de esta forma salir de toda duda y luego podrá continuar comiéndolos juntos. En un caso así no se incurre en «bendición innecesaria» ya que esta resulta necesaria para salir de duda (Pri Megadim, Sdei Jemed).

Respecto de la bendición final, si se comieron los alimentos juntos, aunque se haya ingerido de cada uno el equivalente a un «kazait», se deberá recitar únicamente «Al Hamijiá» por cuanto que como se duda si el pepino es o no importante – no se podrá bendecir por este. Para salir de toda duda es bueno ingerir otro alimento u otra bebida que obliguen a la persona a recitar la bendición final de «Boré Nefashot». Asimismo, si se comió un «kazait» del pepino por separado – se deberá recitar por este «Boré Nefashot».

03) Mezcla de dos especies

Muchos platillos están compuestos de diferentes tipos de alimentos que si se comiesen por separado se bendeciría por cada uno de estos una bendición especial, pero al haber sido todos ellos mezclados se transforman en un único alimento. En lo referente a la bendición a recitar, el alimento central de la mezcla es el principal y los demás pasan a ser secundarios y quedan incluidos en la bendición del primero. Por ejemplo, arroz que fue mezclado con pasas de uva o atún, dado que el arroz se torna principal – al bendecir por este «Boré Minei Mezonot» se incluye a los ingredientes mencionados. Asimismo, quien ingiere una ensalada de verduras en la que se mezclaron algunos trozos de aceituna para saborizarlo, dado que las verduras son lo principal – se recita por toda la ensalada «Boré Pri Haadamá» y las aceitunas quedan incluidas. Otro tanto ocurre con el arroz al cual se le agregaron almendras para enriquecerlo. Las almendras resultan secundarias respecto del arroz y por lo tanto quedan incluidas en la bendición de «Boré Minei Mezonot» del cereal.

Cuando las dos especies de la mezcla son importantes y están completamente mezcladas – se bendice por el ingrediente mayoritario. Por ejemplo, si se preparó una tarta de queso con verduras: si las verduras son mayoritarias se bendice «Boré Pri Haadamá» y si el queso es mayoritario se bendice «Shehakol Nihiá Bidvaró». Si se mezcló arroz con lentejas: si el arroz resulta mayoritario – se bendice «Boré Minei Mezonot», y si lo son las lentejas – se bendice «Boré Pri Haadamá». Asimismo, si se mezcló yogurt con trozos de fruta: si el yogurt es mayoritario la bendición será «Shehakol Nihiá Bidvaró» y si las frutas lo son se recitará «Boré Pri Haetz».

Sin embargo, cuando los trozos que forman parte de la mezcla son grandes e identificables como en el caso de la ensalada de frutas que posee trozos de frutas del árbol y trozos del fruto de la tierra, dado que los mismos trozos son relativamente grandes y se distingue a qué fruto pertenece cada uno, se duda si al recitar la bendición por la mayoría queda incluida la minoría. Por lo tanto, en un caso así se debe tomar primeramente un trozo de fruto del árbol y bendecir «Boré Pri Haetz» y luego un trozo de fruto de la tierra y recitar «Boré Pri Haadamá». Acto seguido se continúa comiendo la mezcla conjuntamente.

04) Mezcla que contiene cereal

Todo lo que aprendimos respecto de que en el caso de las mezclas se va tras el componente mayoritario se refiere a una mezcla común. Pero si uno de los componentes pertenece a los cinco cereales – la bendición pasa a ser «Boré Minei Mezonot». Por ejemplo, en el caso de un pastel, si bien está mayoritariamente compuesto por huevos, azúcar, nueces y chocolate – si contiene harinas de uno de los cinco cereales, se recitará por este «Boré Minei Mezonot». Lo mismo ocurre con una tarta de verduras en cuya mezcla se agregó harina para mejorar su sabor – la harina pasa a ser ingrediente principal por lo que la bendición previa será «Boré Minei Mezonot». Esto se debe a que los cinco cereales son los alimentos más importantes porque de ellos se elabora tanto el pan como los «mezonot». Por lo tanto, cada vez que estos cereales son parte de la mezcla definen la bendición a recitar. Asimismo, esto es lo que se hace en el caso de una ensalada de fideos (noodles) y col o repollo. Dado que en la ensalada vienen mezclados cereales, aunque sean minoritarios la bendición por el conjunto será «Boré Minei Mezonot».

A la hora de recitar la bendición final la cuestión se torna más compleja pues depende de si se ingirió o no un «kazait». En la práctica, si el cereal es mayoritario en la mezcla y se comió del conjunto el equivalente a un «kazait» se habrá de recitar «Al Hamijiá». Y aunque el cereal sea minoritario, si en la práctica se ingirió de este el equivalente a un «kazait» (medio huevo) en el tiempo que lleva comer una hogaza («zman ajilat perás») que son seis minutos – se habrá de recitar «Al Hamijiá». Por ejemplo, si la harina representa un tercio de los componentes de una tarta, si se ingirió el equivalente a tres «kazait» de la misma en un lapso de seis minutos, dado que se comió un «kazait» completo de cereal se debe recitar «Al Hamijiá». Empero si todo lo que comió es un volumen equivalente a un «kazait» y en este el cereal es minoritario – habrá de recitar «Boré Nefashot». En el caso de un pastel la norma es diferente, dado que todos los demás ingredientes tienen por finalidad saborizar la harina resultan secundarios respecto de esta y aunque sea minoritaria, todo aquel que ingiera un «kazait» del pastel deberá recitar al final «Al Hamijiá» (Esto es así en casi todos los pasteles, al menos casi un octavo de sus ingredientes está compuesto por harina tal como se vio arriba 10:9).

Todo lo que aprendimos respecto de que por un alimento que posee algún tipo de cereal se recita al inicio «Boré Minei Mezonot», es así a condición de que el cereal esté destinado a dar sabor al alimento o hacer que este mitigue el apetito y genere sensación de satisfacción, empero si su función es aglutinar los ingredientes del platillo o del producto horneado, el cereal resulta secundario y no puede determinar cuál será la bendición. Por lo tanto, en el caso de una tarta de verduras a la que se le mezcló harina a los efectos de homogeneizar la mezcla, se recita por esta «Boré Pri Haadamá» (Shulján Aruj 208:2-3). Albóndigas de pescado o de carne que tienen mezclado pan rallado para aumentar su volumen y ablandarlas, el pan rallado resulta secundario respecto de la carne o el pescado – por lo que se bendice por todo «Shehakol» (Avnei Nezer Oraj Jaím 38).

A veces existe la duda respecto de si el alimento que tenemos delante nuestro es uno sólo que posee diferentes componentes y por lo tanto debemos recitar la bendición por el ingrediente principal e incluir en la misma a los secundarios o, si se trata de una mezcla de varios alimentos que requiere se bendiga por cada componente separadamente. Por ejemplo, en el caso del Jamín o Tcholent que posee cebada, tarta de harina, papas, porotos o frijoles y carne. Aunque la tarta de harina se haya deshecho y dispersado en el interior del guiso persiste aun la duda si el Jamín es una sola mezcla por la que se debe recitar la bendición de «Boré Minei Mezonot» o, en su defecto, la carne y las papas al ser de tamaño importante se consideran alimentos separados y resulta necesario recitar por estos sus respectivas bendiciones. Tal como ya aprendimos (halajá 3), en una situación como esta es menester bendecir al inicio por cada alimento separadamente, por la cebada «Boré Minei Mezonot», por las papas «Boré Pri Haadamá» y por el trozo de carne «Shehakol Nihiá Bidvaró». Acto seguido se pasa a ingerir el Jamín como mezcla.

Respecto de la bendición final, si se ingirió un «kazait» de cereal se bendice «Al Hamijiá». En relación a los demás componentes, si están completamente mezclados al punto de que no se ingirió un «kazait» de ninguno de estos por separado, porque cada vez que introducía el tenedor extraía también en la mezcla algo de cereal, cabe dudar si se debe o no recitar por esta comida la bendición final de «Boré Nefashot», pues quizás quedaron incluidos en la bendición por el cereal. Empero si comió un «kazait» por separado de estos ingredientes, esto es, que en el total de veces que ingirió se reúne un «kazait» – habrá de recitar «Boré Nefashot». Lo mismo ocurre si en el cereal ingerido no había un «kazait» y en los demás componentes sí, aunque estén mezclados – se recita «Boré Nefashot» (Aruj HaShulján 212:2).

05) Otros alimentos (schnitzel, kube, shtrudel, ají relleno y músaka o berenjena rellena de carne)

Por un schnitzel de pollo o de pescado se recita «Shehakol Nihiá Bidvaró». Aunque esté recubierto de cereal que lo saboriza, dado que este no está mezclado en todo el alimento sino que únicamente lo recubre exteriormente – la carne continúa siendo el componente principal. Lo mismo ocurre en el caso de la berenjena frita recubierta de harina o de pan rallado, se bendice por esta «Boré Pri Haadamá» (esta es la costumbre, y también para quienes entienden que su bendición debe ser «Boré Minei Mezonot», por cuanto que la cuestión es dudosa se debe recitar «Shehakol Nihiá Bidvaró»).

Empero en el caso del kube, que es una albóndiga compuesta por una capa gruesa de masa rellena de carne, dado que la masa posee importancia propia se transforma en lo principal y se debe recitar «Boré Minei Mezonot».

Asimismo, en el caso de masa de shtrudel rellena de carne, dado que posee una capa envoltoria de masa que fue horneada junto a la carne y tiene importancia propia, por más que es fina y minoritaria respecto de la carne, la masa es lo principal y la bendición por el arrollado todo es «Boré Minei Mezonot». Al final, si la masa poseía un volumen equivalente a un «kazait» (medio huevo) se habrá de recitar la bendición final de «Al Hamijiá». Si la masa no poseía el volumen de «kazait» pero conjuntamente con el relleno alcanzó a ingerir esta cantidad – habrá de recitar la bendición de «Boré Nefashot». Si desde un principio tuvo la intención de separar la capa envoltoria de masa del arrollado de carne, resulta que transformó al shtrudel en dos alimentos. En este caso habrá de recitar por separado las bendiciones correspondientes a la masa y a la carne, tanto las iniciales como las finales.

En el caso de las blintzes (especie de panqueque arrollado) que están conformados por una masa fina preparada sobre la sartén y rellena de queso blanco o verduras ralladas – aunque la masa no haya sido frita junto con el relleno, mientras no se tenga interés en separar el envoltorio del relleno se trata de un mismo alimento y por ende la masa es lo principal y se recita «Boré Minei Mezonot» (respecto de la bendición final se aplica la misma regla que con el shtrudel).

Maníes americanos o cacahuates japoneses son aquellos recubiertos de una capa gruesa de harina y endulzante; en este caso, dado que la harina es uno de los ingredientes – se recita «Boré Minei Mezonot». Si se ingirió de la harina el equivalente a un «kazait» – se recita al final «Al Hamijiá». Si no ingirió de la harina el equivalente a un «kazait» pero sí de los dos componentes conjuntamente – al final recitará «Boré Nefashot».

Hay alimentos en los que resulta difícil establecer si existe en ellos un componente principal y otro secundario, como en el caso de la músaka que está compuesta de una rebanada de berenjena rellena de una albóndiga de carne, puesto que ambos componentes son identificables e importantes. Por lo tanto, se habrá de ingerir primeramente de las berenjenas por separado recitando «Boré Pri Haadamá» y luego se comerá del relleno por separado recitando «Shehakol Nihiá Bidvaró» para posteriormente ingerirlos juntos.

Por ajíes rellenos de arroz con algo de carne se recita «Boré Minei Mezonot» ya que el arroz es el componente principal, la función del ají es envolverlo y la de la carne saborizar. Si se separa el relleno del ají para comerlos por separado, se deberá recitar por el relleno «Boré Minei Mezonot» y por el ají «Boré Pri Haadamá».

07) Diferentes pasteles, el helado en cucurucho o cono y el «crembo»

Un pastel que tiene un relleno de fruta o verdura (shtrudel, pie), dado que la masa y el relleno fueron horneados juntos se trata de un solo alimento y como posee cereales y estos, aunque sean minoritarios se tornan principales – se recita «Boré Minei Mezonot». Otro tanto ocurre con un pastel cuya base es de masa y sobre esta hay trozos de fruta, dado que todo fue horneado junto se trata de un solo alimento y su bendición es «Boré Minei Mezonot». En lo referente a la bendición final, si se ingirió un «kazait» de la masa se recitará por el pastel «Al Hamijiá». Si no se ingirió un «kazait de la masa, pero junto al relleno se alcanzó este volumen – se recitará «Boré Nefashot» (ver arriba 10:14).

Si primeramente se horneó la masa y sobre esta se colocó crema chantilly, helado, queso o gelatina, si lo que se colocó sobre la masa resulta mayoritario, dado que no fueron horneados juntos el agregado que va sobre la masa posee importancia propia – por lo que se deben recitar dos bendiciones por este pastel (Mishná Berurá 168:45). Asimismo, en el caso de la bendición final, se habrá de recitar una bendición separada por cada componente – por el «kazait» de masa «Al Hamijiá» y por el «kazait» de arriba «Boré Nefashot».

En el caso de un helado en cono o cucurucho que está elaborado de cereales, si el sabor del cono es secundario y su finalidad es sostener al helado se habrá de recitar «Shehakol Nihiá Bidvaró» por el helado y esta bendición incluirá al cono. Empero si se está interesado en saborear el cono secundario, y más aún cuando el cono es saborizado, este último adquiere importancia por lo que se debe bendecir tanto por el helado como por el cono. Desde el punto de vista de precedencia en el orden de las bendiciones es preferible recitar primero «Boré Minei Mezonot» por el cono, pero cuando no es cómodo comenzar a comer de ese modo se podrá recitar primero «Shehakol Nihiá Bidvaró» e ingerir el helado. Al llegar al cono se recitará «Boré Minei Mezonot» y se lo morderá. Al final se recitará «Boré Nefashot» (si sabe que ingirió un «kazait» del cono recitará también «Al Hamijiá», ver arriba 10:11).

En el caso del «crembo», dado que la crema que rellena es importante junto con la capa de galleta inferior que la sostiene, corresponde bendecir «Shehakol Nihiá Bidvaró » por la crema y «Boré Minei Mezonot» por la galleta. Al concluir la ingestión se bendecirá por la crema «Boré Nefashot». Por la galleta no se habrá de bendecir porque no alcanza a reunir un «kazait» (medio huevo).

Empero en el caso de cilindros de galleta (barquillos) rellenos de helado, como el «mezonot» lo envuelve resulta ser un solo alimento por el que se debe recitar «Boré Minei Mezonot». Al finalizar, si se ingirió un «kazait» de «mezonot» se recitará «Al Hamijiá» incluyendo en esta bendición al helado. Si se ingirió menos de un «kazait» del barquillo, pero junto con el helado comió el equivalente a medio huevo – al finalizar se recitará «Boré Nefashot».

08) Golosinas

En el caso de maníes o cacahuates acaramelados, así como en el de las almendras bañadas en chocolate, la almendra o el maní son lo principal al tiempo que la cobertura está destinada a saborizar – por lo que se recita «Boré Pri Haadamá» por el primero y «Boré Prí Haetz por la segunda». Por un dulce o caramelo que tiene una almendra en su interior se recita «Shehakol Nihiá Bidvaró». Por una barra de chocolate con nueces se recita «Shehakol Nihiá Bidvaró» ya que las nueces son secundarias respecto del chocolate (arriba 8:9). En general, el nombre del alimento indica su naturaleza o esencia, ya que si se llama «dulce» o «chocolate» resulta que la fruta que viene en su interior es secundaria y la bendición a recitar es «Shehakol Nihiá Bidvaró». Si se denomina «maní bañado en chocolate», o «almendra bañada en chocolate» resulta que la fruta es la principal. De todas maneras, aun cuando la golosina recibe el nombre de la fruta, en caso de duda porque la cobertura es muy gruesa y quizás resulte ser principal – se habrá de recitar «Shehakol Nihiá Bidvaró» ya que esta bendición incluye a todos los alimentos.

En el caso de un helado que contiene trozos de fruta y nueces destinados a saborizarlo, el helado resulta ser el principal y la bendición de «Shehakol Nihiá Bidvaró» incluye a las frutas. Asimismo, si se colocó una nuez sobre el helado, esta resulta secundaria y al recitar «Shehakol Nihiá Bidvaró» la nuez resulta incluida. Si antes de comer el helado, la persona quiso ingerir la nuez separada – deberá recitar por esta «Boré Pri Haetz».

En la actualidad, diferentes snacks están compuestos de waffle recubierto de una gruesa capa de chocolate. Por una parte, es claro que el chocolate es el alimento principal, por la otra al estar el waffle elaborado a partir de cereales tiene importancia propia. En la práctica, la decisión final depende de cuál es la finalidad del waffle en el snack; por lo general suele fungir como saborizante y por lo tanto la bendición es «Boré Minei Mezonot». Empero si su finalidad es únicamente dar sostén al chocolate y conferirle una textura determinada o hacerlo masticable, entonces el waffle resulta ser secundario y por el snack se habrá de recitar la bendición de «Shehakol Nihiá Bidvaró». En la práctica, la persona que come debe decidir si para ella el waffle tiene importancia propia y entonces habrá de recitar «Boré Minei Mezonot», o si simplemente es un complemento del chocolate y entonces habrá de recitar «Shehakol Nihiá Bidvaró». No cabe temer equivocarse pues de las dos formas se cumple con el deber (Sha´ar Hatziún 208:31).

09) Sopa que contiene diversos componentes

La sopa de verduras comúnmente ingerida en la actualidad debe su sabor principalmente al caldo en polvo, por lo que por el líquido se debe recitar «Shehakol Nihiá Bidvaró» y por las verduras «Boré Pri Haadamá» (arriba 8:16). Si uno de los componentes es principal y el otro secundario al bendecir por el principal se incluye al secundario. Esta norma se divide en tres situaciones diferentes:

a) Si la mayor parte de la sopa está conformada por líquido y contiene pocas verduras, estas se tornan secundarias por lo que al recitar «Shehakol Nihiá Bidvaró» se incluye también a las pocas verduras (Sha´ar Hatziún 208:27). b) Si la sopa es mayoritariamente líquida, pero contiene una minoría importante de verduras, dada su importancia no estamos ante una situación de componentes principal y secundario por lo que se deben recitar dos bendiciones, por las verduras «Boré Pri Haadamá» y por el caldo «Shehakol Nihiá Bidvaró». c) Si aproximadamente la mitad de la sopa está conformada por verduras al punto de que resulta claro que son lo principal y el líquido secundario, se recita por las verduras «Boré Pri Haadamá y esta bendición incluye al líquido (Mishná Berurá 202:54, 205:13). Incluso si tras haber terminado de ingerir las verduras, quedan en el plato un par de cucharadas de caldo, estas resultan secundarias respecto de las verduras y no es necesario recitar por estas una bendición separada. Respecto de la bendición final, no se recita por el líquido por cuanto que no bebió de este un «reviít» de manera continuada (tal como se explica arriba 10:10) y si ingirió un «kazait» de verduras en el tiempo que lleva ingerir una hogaza («zman ajilat perás»), o sea un volumen equivalente al de medio huevo en un lapso de seis minutos (tal como se explica arriba 10:7) – habrá de recitar por estas «Boré Nefashot».

En el caso de la sopa con «kneidlaj» («matzah balls» o bolas de matzá), si estos son abundantes y por lo general la persona suele ingerir el caldo con ellas en cuestión, estas se transforman en principal por lo que al recitar «Boré Minei Mezonot» se incluye también al caldo. Si la cantidad de bolas de matzá es exigua – se recitará «Boré Minei Mezonot» por los kneidlaj y «Shehakol Nihiá Bidvaró» por el caldo.

En el caso de una sopa que contiene fideos y verduras que resulta difícil de separar, aunque los fideos sean minoritarios, dado que están hechos de cereal resultan principales por lo que se habrá de recitar primeramente «Boré Minei Mezonot» y al final «Al Hamijiá» (Shulján Aruj 208:2). Empero si en la sopa habían trozos de verdura importantes que se pueden separar del resto, se entra en la duda si se trata de una mezcla en la cual las verduras resultan secundarias ante los fideos. A los efectos de salir de duda se recitará primeramente «Boré Minei Mezonot» por los fideos y luego «Boré Pri Haadamá» por las verduras y solamente después pasará a comerlos conjuntamente. Respecto de la bendición final, si se comió fideos en un volumen equivalente a medio huevo en un lapso de seis minutos se habrá de recitar «Al Hamijiá», y si se ingirió de las verduras por separado el equivalente en volumen a medio huevo se habrá de recitar «Boré Nefashot». Si se ingirió de los fideos una cantidad inferior al volumen de medio huevo, pero sí se ingirió esta cantidad de verduras, aunque no se las haya comido separadamente se habrá de recitar al final «Boré Nefashot».

En el caso de la leche o el yogurt a los que se le agregó cereales cuya bendición es «Boré Minei Mezonot» y están mezclados al punto que en la mayoría de las cucharadas de mezcla aparecen cereales – se habrá de bendecir por todo «Boré Minei Mezonot» (arriba 4). Empero, si los cereales no están tan mezclados al punto de que en muchas de las cucharadas de leche o yogurt no aparezca ni un grano de cereal – se habrá de recitar «Boré Minei Mezonot» por el cereal y «Shehakol Nihiá Bidvaró» por la leche o el yogurt. Respecto de la bendición final, si se alcanzó a ingerir un «kazait» de cereal se habrá de recitar «Al Hamijiá» y en esta bendición se incluirá a la leche o al yogurt. Empero si en lo ingerido no hubo un «kazait» de cereal, pero junto con el yogurt sí se alcanzó esa cantidad – se habrá de recitar «Boré Nefashot». Si se ingirió el cereal junto con la leche, al final no se habrá de recitar bendición alguna, pues dado que se comió con una cuchara no es razonable suponer que se haya alcanzado a beber un «reviít» de la leche en el tiempo requerido para recitar bendición final (ver arriba 10:10, respecto de la norma que rige sobre la ingestión de «shalva» con leche ver arriba 6:14).

Contents

[catlist categorypage=»yes» order=ASC]