06. El Kadish y su importancia.

https://ph.yhb.org.il/es/02-23-06/

El Kadish es una plegaria singular ya que se ocupa principalmente de la Gloria Celestial, por lo que es necesario responder “Amén” con suma concentración e intención, cuidar de no distraerse y por supuesto de no hablar durante su recitado (Shulján Aruj 56:1, Mishná Berurá 1). Nuestros sabios dijeron que todo aquel que responde “Amén, Iehé Shmé Rabá” etc. con todo su fervor e intención se le revierten decretos celestiales adversos por setenta años (Talmud Babilonio Tratado de Shabat 119(B), Talmidei Rabenu Ioná). Además dijeron que cuando los judíos entran a la sinagoga y recitan “Iehé Shmé Rabá” en voz alta se les anulan decretos celestiales adversos (Pesikta tal como es citada por las Tosafot). Nuestros sabios agregaron que al responder al Kadish se activa la misericordia para con el pueblo de Israel exiliado y al recitar “Iehé Shmé Rabá” D´s recuerda a Su pueblo, sacude su cabeza con dolor y dice: Feliz del rey a quien se le halaga así en su propia morada, despertándose Su deseo de redimir al pueblo de Israel (ver Talmud Babilonio Tratado de Berajot 3(A)).

El Kadish debe ser recitado en presencia de un Minián ya que por su intermedio consagramos el Nombre de D´s y esto corresponde que sea realizado por la congregación (Edá).

Está redactado en idioma arameo que era el hablado mayoritariamente por los judíos en los días del segundo Templo de Jerusalém. He aquí su traducción: “Que su Gran Nombre sea engrandecido y consagrado en el mundo que creó conforme a Su voluntad, sobre el cual ha de instituir Su reino, hacer brotar Su redención y acercar a Su Mashíaj en vuestros días y durante vuestras vidas (de la grey presente) y durante las vidas de todos los hijos de Israel prontamente y diremos Amén. El público responde “Iehé Shmé…” lo cual se traduce: “Que Su gran Nombre sea bendito por siempre”. El oficiante prosigue: “Que Su Nombre sea bendito, alabado, glorificado, ensalzado, enaltecido, honrado, adorado y loado por encima de todas las bendiciones, cánticos,  alabanzas y consolaciones recitadas en el mundo y dirán Amén”.

Este es el pasaje más importante del Kadish el cual recibe el nombre de “Medio Kadish” (“Jatzí Kadish”). Generalmente a esta plegaria básica se le agregan otros pasajes (como se verá más adelante) mas el núcleo básico es el Medio Kadish. Es importantísimo responder a su recitado, e incluso si uno está en medio de las bendiciones del recitado del Shemá puede interrumpirlas para responder. Es preceptivo apurarse en el recitado de la oración para alcanzar a oír Kadish. Quien ya terminó de rezar y se encuentra ante otros dos servicios, en uno de los cuales se recita Kedushá y en el otro Kadish, es preferible que se sume al último pues es más importante que el primero (Mishná Berurá 56:6).

Esta entrada fue publicada en 23. La finalización del servicio de Shajarit y las leyes del Kadish.. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *