11. Las reglas de Kadish.

Dada la importancia del Kadish sus reglas son semejantes a las de la Amidá. Por lo tanto quien recita Kadish debe hacerlo de pie y se acostumbra a hacerlo con los pies juntos. Así como está prohibido atravesar el área de cuatro codos del orante (ver arriba 17:18), de la misma forma no se puede pasar por los cuatro codos de quien recita Kadish. Esta prohibición rige hasta la finalización del Medio Kadish (Birjei Iosef, Kaf HaJaím 55:9).

Hay quienes opinan que como el Kadish es considerado una cuestión relativa a la santidad, el público debe estar de pie durante su recitado o por lo menos cuando se responde «Iehé Shmé Rabá» (Ramá, Mishná Berurá 56:7-8). Asimismo, se debe estar de pie al responder «Barjú» (Mishná Berurá 146:18). Otros juristas opinan que no es obligatorio estar de pie durante el recitado de cuestiones relativas a la santidad, empero quien estaba parado al iniciarse el Kadish debe mantenerse de pie y quien estaba sentado al comenzar podrá mantenerse así. Esta era la usanza del Arí z´´l (Maharil, Kaf HaJaím 56:20, 146:20-21).

Antes que el oficiante arribe al final del Kadish deberá actuar como al final de la Amidá, inclinándose hacia adelante al retroceder tres pasos, luego se inclinará levemente hacia la izquierda y dirá «Osé Shalom Bimromav«, luego a la derecha y dirá «Hú Iaasé Shalom Aleinu» y finalmente lo hará hacia adelante diciendo «Veal Kol Israel Veimrú Amén» (Shulján Aruj 56:5, 123:1).

Hay quienes acostumbran que el oficiante se inclina levemente en cada pasaje del Kadish en el que el público responde «Amén», otros se inclinan en otros pasajes y otros no se inclinan en absoluto.

Hay diferentes usanzas a la hora de responder «Iehé Shmé Rabá«. Según las costumbres ashkenazí y yemenita (Báladi) la respuesta concluye con las palabras «Lealam Ulealmei Almaiá«. Según las tradiciones jasídica y yemenita (Shami) se dice también «Itbaraj«. Según la sefaradí se continúa hasta finalizar con las palabras «Daamirán Bealmá«. Otra diferencia es que cuando quien recita el Kadish dice «Brij Hú» los ashkenazíes responden «Brij Hú» mientras que entre los sefaradíes, quien alcanzó a terminar de decir «Daamirán Bealmá» responde «Amén» y quien no alcanzó a terminar no responde nada. Al responder «Amén, Iehé Shmé Rabá» se debe pausar entre «Amén» y «Iehé Shmé Rabá» por cuanto que la primera parte es respuesta a lo recitado por el oficiante mientras que la segunda es una alabanza separada (Mishná Berurá 56:2).

Esta entrada fue publicada en 23. La finalización del servicio de Shajarit y las leyes del Kadish.. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *