02. El recitado del «Shemá» y sus bendiciones.

Es precepto de la Torá recitar el «Shemá» en la noche y en la mañana, tal como está escrito en las dos primeras secciones de este recitado, «Shemá Israel» y «Veahaiá Im Shamoa«, «al acostarte y al levantarte». Asimismo es preceptivo recordar la salida de Egipto de noche y de día, tal como está escrito (Devarim–Deuteronomio 16:3): «para que te acuerdes siempre del día en que saliste de la tierra de Egipto, todos los días de tu vida». Del hecho que está escrito «todos los días» nuestros sabios aprendieron que es preceptivo recordar el Éxodo de día y  de noche (Mishná Berajot 12:2). A estos efectos se recita también el tercer pasaje del Shemá, «Vaiomer«, al final del cual se menciona la salida de Egipto.

Este tercer pasaje es la porción que habla del tzitzit, precepto que aplica sólo de día, siendo un pasaje básicamente matutino; y aunque en realidad, se podría recordar la salida de Egipto por las noches mediante otros versículos. Empero como el pasaje de «Vaiomer» es muy conocido por todos, se acostumbró a usarlo como recordatorio del Éxodo también por las noches (Tosfot Iom Tov en Mishná Berajot ídem). Además, la porción de «Vaiomer» junto a las dos primeras de «Veahavta» y «Vehaiá» suma doscientas cuarenta y ocho palabras  (ver arriba 16:11) y los tres pasajes implican la aceptación completa del Yugo Celestial (arriba 16:4-5).

Los sabios de la Gran Asamblea establecieron que se reciten dos bendiciones antes  del recitado de «Shemá» y dos bendiciones posteriores. La primera es «Maariv Aravim» («que haces descender el crepúsculo») que es una alabanza a D´s por el paso del tiempo y es paralela a la bendición de «Iotzer Or» («que formas la luz») del servicio de Shajarit. La segunda bendición es «Ahavat Olam» («amor eterno») en la que se alaba a D´s por amar al pueblo de Israel y entregarle la Torá. La tercera bendición es «Emet Veemuná» («verdad y confiable es todo esto») en la cual se alaba a D´s y se le agradece por la redención.

Estas tres bendiciones se corresponden con las tres bendiciones del «Shemá» de la mañana al tiempo que la cuarta que se agregó por la noche, «Hashkivenu» tiene por cometido pedir a Hashem que nos proteja mientras dormimos. De esta manera vemos que las bendiciones por el recitado del «Shemá» son siete, tres en Shajarit y cuatro en Arvit y respecto de esto dicen los sabios en el Talmud Jerosolimitano (Tratado de Berajot 1:5) que fueron establecidas según el versículo (Salmos 119:164): «siete veces al día te alabo» (ver arriba 16:12).

Dado que tanto el recitado del «Shemá» como así también sus bendiciones y el recuerdo de la salida de Egipto son preceptos que están marcados por el tiempo, las mujeres se hallan exentas de su cumplimiento (ver arriba 16:3). El horario del recitado del «Shemá» comienza con la salida de las estrellas y se prolonga hasta la medianoche. A posteriori se puede recitar junto a sus bendiciones hasta que despunta el alba.

Si bien las mujeres están exentas de los preceptos positivos marcados por el tiempo aquella que quiera cumplirlos tiene un gran mérito en hacerlo. Dado que ellas de todas maneras, acostumbran como protección, a recitar la primera porción del «Shemá» antes de dormir, es bueno que al hacerlo tengan la intención de cumplir con este y de esa manera tengan el privilegio de cumplirlo por la noche.

Índice de halajot en el capítulo

Índice de capítulos

Conjunto de libros Peninei Halajá en español /11 volúmenes
Ordenar ahora