06 – Cortes de electricidad.

https://ph.yhb.org.il/es/01-26-06/

Cuando ocurre un corte de suministro eléctrico en una ciudad o un barrio, técnicos judíos tienen permitido, a priori, repararlo y hacer fluir electricidad a los hogares nuevamente. Esto se debe a que en muchos lugares hay enfermos que necesitan de aparatos eléctricos sin los cuales sus vidas corren peligro y en virtud de la posibilidad de riesgo de vida («safek pikuaj nefesh») es necesario devolver el suministro de electricidad. Dado que el suministro  eléctrico es reparado de un modo permitido, los habitantes de los diferentes barrios pueden disfrutar de este aunque fue renovado en Shabat (arriba 17:5). Si había sobre la placa eléctrica guisos que alcanzaron a enfriarse durante el apagón y al renovarse el suministro volvieron a calentarse, está permitido comerlos. Incluso si no alcanzaron a cocerse del todo antes del corte, si se cocieron una vez renovado el suministro se los puede comer, puesto que fueron cocinados de manera permitida.

Si el área que padeció el corte es reducido y es claro que no hay temor de riesgo de vida no se permite reparar el suministro eléctrico. Si fue renovado o reparado el flujo eléctrico y en virtud de ello se encendió la luz, está prohibido disfrutar de la misma o realizar acciones que no se podían hacer a oscuras (como se vio en la halajá 2). Si el guiso se calentó mediante el retorno del suministro eléctrico, se debe esperar a que se enfríe para poder ingerirlo. Si se coció mediante la renovación del flujo eléctrico estará prohibido ingerirlo (HaRav Shlomo Zalman Auerbach en Shmirat Shabat Kehiljatá 32, nota 182. Ver arriba 10:3).

Esta entrada fue publicada en 26. Labores realizadas en Shabat y la prohibición de facilitar la transgresión del prójimo ("lifnei iver" N. de t. "no pondrás obstáculo delante del ciego"). Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *