06. ¿Qué debe hacer quien estuvo despierto toda la noche?

https://ph.yhb.org.il/es/02-09-06/

En términos generales, debe recitar las bendiciones matinales también aquella persona que no durmió durante la noche pues ya aprendimos que (halajá 3) estas bendiciones fueron instituidas como agradecimiento por el beneficio colectivo de las bondades prodigadas por D´s y aunque una persona individualmente no las haya disfrutado debe recitarlas. Sin embargo, existen diferentes tradiciones respecto de ciertas bendiciones.

Respecto del lavado de manos, existe un consenso respecto de que se debe realizar previo al rezo, pero se discute si debe estar acompañado o no del recitado de la bendición. Según la tradición ashkenazí, lo mejor es evacuar antes del rezo, lo cual lleva a tocar alguna parte del cuerpo que normalmente está cubierta por la ropa que desde el lavado anterior probablemente traspiró un poco, por lo que el lavado de manos deberá ser acompañado del recitado de la bendición. De acuerdo a la tradición sefaradí no se ha de recitar bendición por este lavado (ver arriba 8:1).

Respecto de las bendiciones de la Torá, existe consenso en cuanto a que si la persona durmió durante el día anterior aunque sea media hora, por la mañana habrá de recitarlas. En el caso de que no haya dormido durante todo el último día, según la mayoría de los juristas habrá de recitar las bendiciones de la Torá, mas como existen algunos juristas que son de la opinión de que no se reciten, a priori es mejor oírlas de una persona que sí durmió y poner la intención de cumplir con el deber de recitarlas al escucharlas (ver adelante 10:7).

Respecto de las bendiciones de «Elohai neshamá» y «Hamaavir sheiná«, hay juristas que opinan que solamente quien durmió puede recitarlas, por lo que lo mejor es oírlas de un amigo que sí haya dormido, y poner la intención de cumplir con el deber al escucharlas. Cuando no hay quien las recite, según la mayoría de los juristas, la persona debe recitarlas por sí misma, siendo esta la tradición de todos los sefaradíes y algunos ashkenazíes. Hay ashkenazíes que acostumbran a ser más estrictos y las recitan sin pronunciar los Nombres Divinos (shem umaljut).

 En resumen: según la tradición mayoritaria del pueblo de Israel quienes se mantienen en vigilia toda la noche recitan todas las bendiciones matinales y las de la Torá y deben lavar sus manos antes del rezo. Según la tradición sefaradí no se recita bendición por el lavado, mientras que según los ashkenazíes se va al baño, se toca alguna parte cubierta normalmente por ropa y se recita bendición por la ablución.

Quienes cumplen los preceptos con especial excelencia, cumplen con el deber de recitar las bendiciones de la Torá, «Elohai neshamá» y «Hamaavir sheiná» al oírlas de quien sí durmió por la noche. Cuando no hay de quien escucharlas, hay ashkenazíes que recitan «Elohai neshamá» y «Hamaavir sheiná» sin emplear los Nombres Divinos.

Según la Kabalá se acostumbra a recitar las bendiciones matinales a partir de la medianoche (Kaf HaJaím 46:49), y según la halajá se pueden recitar todas las bendiciones tras despuntar el alba. Según todas las opiniones, se deben recitar las bendiciones de la Torá después de que despunta el alba.

 

 

Esta entrada fue publicada en 09. Las bendiciones matinales ("Birkot Hashajar"). Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *