03. Bendiciones matinales en el caso de quien no es beneficiario de un bien determinado.

https://ph.yhb.org.il/es/02-09-03/

Los grandes sabios medievales (rishonim) debatieron respecto del siguiente dilema: una persona que no disfruta de una de las bondades mencionadas en una de las bendiciones matinales, ¿puede igualmente recitarla? Por ejemplo, ¿un ciego puede bendecir “que das visión a los ciegos”?

En opinión del Rambám (Tefilá 7:9), solamente quien disfruta de una bondad puede agradecer por ella. Por lo tanto, una persona que durmió vestida por la noche, por cuanto que no se viste por la mañana, no habrá de bendecir “que viste a los desnudos”. Un discapacitado que no puede caminar no habrá de bendecir “que dispone el andar del hombre”. Un paralítico que no puede mover sus órganos, no habrá de bendecir “que libera a los prisioneros” o que “yergue a los encorvados”. Esta es asimismo la costumbre de algunos de los judíos provenientes del Yemen. El autor del Shulján Aruj (Oraj Jaím 46:8) tomó en cuenta la opinión de Rambám, y sentenció que no se ha de pronunciar el nombre de D´s en las bendiciones por bondades de las que la persona no disfruta.

Por otra parte, el autor del libro “Kolbó” (inciso 1) escribió citando a Rabí Natronai Gaón, a Rabí Amram Gaón y demás Gaonitas, que se acostumbra a recitar todas las bendiciones según el orden establecido,  aunque la persona concretamente no disfrute específicamente de alguna de las bondades mencionadas en las mismas, ya que fueron instituidas como agradecimiento por el disfrute de la generalidad de las personas. Además, el hecho de que algunos disfrutan de las bondades ayuda indirectamente a quienes en lo particular no lo hacen, y por lo tanto, un inválido que no puede incorporarse agradece que otros sí puedan y por ende le puedan ayudar. Asimismo, el ciego bendice “que da visión a los ciegos” por aquellos que al ver pueden ayudarle en su camino y en la provisión de sus necesidades. El Ramá sentenció de acuerdo a esta segunda opinión.

Esta es además la opinión del Arízal, en cuanto a que todo judío debe recitar todas las bendiciones matinales según el orden prescripto, para agradecer a D´s por el bien general que dispensa al mundo. En cuanto a costumbres de rezo, los sefaradíes acostumbraron a seguir la idea del Arízal, por lo que también ellos recitan todas las bendiciones matinales según el orden escrito.

Esta entrada fue publicada en 09. Las bendiciones matinales ("Birkot Hashajar"). Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *