04. Interrupciones durante los cánticos de alabanza.

https://ph.yhb.org.il/es/02-14-04/

Dado que la bendición «Baruj Sheamar» es anterior a los cánticos de alabanza e «Ishtabaj» posterior a los mismos, resulta que todos estos conforman una unidad compacta, razón por la cual está prohibido interrumpir en la mitad de su recitado.

Sin embargo, en caso de gran necesidad, a los efectos de evitar una pérdida económica cuantiosa, está permitido interrumpir para hablar (es bueno que antes y después de la interrupción la persona recite los versículos «Baruj Hashem» previos a «Vaibarej David«, ver Mishná Berurá 51:7). Asimismo, para evitar una ofensa está permitido saludar (ver adelante16:6, reglas de interrupción entre «Ishtabaj» y «Barjú» se detallarán más adelante en el capítulo 16:2).

En relación a quien tuvo que ir al baño en medio de los cánticos de alabanza, si bien hay quienes opinan que a los efectos de no interrumpir es mejor que posponga la bendición de «Asher Iatzar» para después del rezo, de todas maneras es mejor recitar «Asher Iatzar» de inmediato pues de posponerla se corre el riesgo de olvidar recitarla.

Si en medio de los cánticos de alabanza se escuchan bendiciones o Kadish no se ha de responder «Baruj Hú Baruj Shemó«, empero «Amén» sí se permite contestar. Si bien se puede responder «Amén» no es obligatorio hacerlo, ya que como la persona está ocupada cumpliendo con el precepto de recitar los cánticos de alabanza, está exenta del precepto de responder «Amén» por otras cuestiones relativas a la  santidad («Devarim Shebakdushá«). En el caso de quien se concentra apropiadamente en los cánticos de alabanza y la interrupción para responder «Amén» le puede perturbar, es mejor que continúe recitándolos y no responda. Empero si oyó que la congregación recita la «Kedushá«, se deberá parar con ambos pies juntos y sumarse a ésta para no sobresalir como quien no se une a la comunidad en cuestiones relativas a la santidad. Asimismo, si la congregación llegó ya a «Modim Derrabanán» o «Barjú» corresponde responder junto a todos. Si una persona reza en un «Minián» que se encuentra en ese momento a la altura de los cánticos de alabanza y escucha de otra congregación «Kedushá«, «Modim» o «Barjú«, puede permanecer sentado y continuar recitando los cánticos de alabanza, por cuanto que no se ve como quien se aparta de la congregación al seguir rezando normalmente.

No se debe llamar a la Torá a quien se encuentra aun recitando los cánticos de alabanza, salvo en caso de que sea Cohen o Leví y no se encuentre en la sinagoga otro que lo suplante. Una persona que se encuentra aún en medio de los cánticos de alabanza, no habrá de interrumpir su recitado para pedir al encargado (Gabai) del servicio (que en ese momento se encuentra ya en la lectura de la Torá) que recite una bendición de «mi sheberaj«. En caso de que el encargado del servicio se equivoque y llame a la Torá a un Israel que se encuentra en medio de los cánticos de alabanza, este deberá acudir para honrar a la Torá y a la congregación (Mishná Berurá 51:10).

Esta entrada fue publicada en 14. Los cánticos de alabanza (Pesukei dezimrá).. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *