04. La finalización del horario de Minjá.

https://ph.yhb.org.il/es/02-24-04/

El horario de Minjá es hasta el anochecer (erev), empero los juristas debatieron respecto del momento exacto de finalización de éste. La respuesta al debate radica en resolver cuál es el momento exacto de  finalización del horario del sacrificio de la ofrenda permanente de la tarde. Hay quienes sostienen que el horario del vertido de la sangre de la ofrenda permanente era hasta la puesta del sol y por lo tanto se puede rezar Minjá hasta el atardecer (Talmidei Rabenu Ioná, Gaón de Vilna, Mishná Berurá 233:14). Otros juristas opinan que se puede rezar Minjá hasta la noche, pues la labor de la ofrenda permanente de la tarde se prolongaba hasta ese entonces, tanto sea en las labores de vertido de la sangre o quema de los sebos como las libaciones. Esta última opinión es compartida por la mayoría de los juristas (Shulján Aruj y Ramá 233:1).

En la práctica, es importante procurar culminar el servicio de Minjá hasta la puesta del sol, empero a posteriori se puede confiar en la opinión mayoritaria de los juristas y rezar hasta trece minutos y medio después de ésta. Según todas las opiniones, hasta ese momento no comenzó aún la noche (de hecho hasta 4.8 grados por debajo del horizonte). En ese horario aún se pueden recitar los trece atributos de la misericordia e inclinarse sobre el rostro (Mishná Berurá 131:17, Iejavé Da´at 6:7).

En el caso de quien tiene la posibilidad de rezar solo antes de la puesta del sol o con Minián después de esta, hay juristas que consideran que es mejor rezar solo antes, empero la opinión mayoritaria es rezar junto a la congregación después.

En el caso de un Minián que empezó tarde, hay juristas que opinan que no se debe omitir la repetición del oficiante aunque se recite después de la puesta del sol. Otros juristas sostienen que es preferible omitir la repetición del oficiante para no recitarla después del atardecer. Su recomendación es que el oficiante comience las tres primeras bendiciones de la Amidá en voz alta para recitar Kedushá. Las dos opiniones son válidas halájicamente y en caso de que haya rabino en la sinagoga es él quien debe definir estas cuestiones.

Esta entrada fue publicada en 24. El servicio de Minjá.. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *