07- El reparto de vino a todos los presentes.

A los efectos de cumplir con el precepto del Kidush, quien lo recita o cualquiera otro de los presentes debe ingerir un trago entero («meló logmav») de vino (tal como se vio en el inciso 5), y las demás personas que escucharon el recitado cumplen aunque no hayan bebido. Se cumple el precepto con excelencia si cada uno de los presentes prueba del vino del Kidush (Shulján Aruj 271:14).
A priori, se debe tener cuidado de no verter en las copas de los presentes vino de la copa del Kidush de la cual ya bebió quien lo recitó, puesto que aprendimos en el inciso anterior que un vino del cual alguien ya bebió se considera estropeado y no es digno de que se recite sobre este una bendición. Sin embargo, mientras los miembros de la familia beben de la copa del Kidush no se le considera estropeado, por cuanto que se considera como una sola ingestión y sólo cuando se pasa de la copa del Kidush a otra copa, pasa a ser no apto (Sha´arHatTziún 271:89, Mishná Berurá 182:24).
Cuando se desea verter vino de la copa del Kidush a las de los demás presentes, se debe a priori agregar un poco de vino de la botella y de esa forma el vino se lo considera acondicionado y se le puede servir a los demás comensales (Shulján Aruj 182:6, Mishná Berurá 271:82, Sha´ar Hatziún 89). Hay quienes acostumbran a que quien recita el Kidush vierte de la copa principal la cantidad de un trago completo en otra copa (ver inciso 5) de la cual bebe, y de esa manera la copa del Kidush no se estropea y de esta se puede servir a las de los demás comensales. Normalmente se debe agregar vino a la copa del Kidush a los efectos de que alcance para servir a todos.
Existe otro método y consiste en servir un poco de vino en las copas de los comensales con anterioridad al recitado del Kidush, y tras la bendición todos beben de ellas. En este caso no es necesario que el oficiante vierta de su copa en las de los demás, por cuanto que al momento de recitar el Kidush había ya vino en las diferentes copas y se lo considera vino del Kidush. Este método encierra dos ventajas: a) se acorta el tiempo que transcurre entre el recitado y la ingestión, y b) no hay posibilidad de que el vino se estropee. Este método es muy práctico, especialmente cuando el público es grande o cuando hay invitados a quienes quizás incomode beber del vino de una copa usada por otro (Shulján Aruj 271:16 y 17, Mishná Berurá 83. Por cuanto que no tienen los comensales un reviit en cada copa han de beber junto al oficiante, Shomer Shabat Kehiljatá 48 observación 74).
Aunque quienes escuchan el Kidush no beberán después del vino, deben mantener silencio durante el recitado hasta que el oficiante haya ingerido un trago completo. A posteriori, si hablaron antes de que el oficiante haya bebido el trago completo, cumplieron con el precepto (Shomer Shabat Kehiljatá 48:6). Si desean beber del vino deben mantener el silencio hasta que lo hagan.

Índice de halajot en el capítulo

Índice de capítulos

Conjunto de libros Peninei Halajá en español /11 volúmenes
Ordenar ahora