06- Leyes referidas a la copa.

https://ph.yhb.org.il/es/01-06-06/

Nuestros sabios dispusieron que se reciten diferentes bendiciones acompañadas de una copa de vino, como en el caso de la bendición del compromiso (“kidushín”), del matrimonio (“nisuín”), bendición para después de comer (“birkat Hamazón”), Kidush y Havdalá. Dado que sobre esa copa se recita una bendición en honor a HaShem, corresponde que esta sea bonita y vistosa. Respecto de ésta, los sabios establecieron una serie de reglas.
La copa debe estar entera, sin defecto ni rotura tanto en su borde como en su base. Si no se dispone de una copa entera, a posteriori se puede recitar la bendición sobre una copa que tiene algún defecto. Mas si posee una rajadura por el cual el vino se filtra o si no tiene una capacidad de al menos un “Reviit” no es apta (Shulján Aruj 183:3, Mishná Berurá 11, Shaar Hatziún 14).
Cuando se dispone de varias copas, corresponde escoger para la bendición la más bonita. Muchos procuran emplear copas de plata. Cuando la única copa disponible es una desechable sencilla, a posteriori se puede recitar la bendición con ésta.
La copa debe estar perfectamente limpia. Si alguien ya bebió de la misma o se ensució de alguna otra manera, debe ser enjuagada por dentro y por fuera (Shulján Aruj 183:1). Si no es posible enjuagarla, a posteriori se la puede limpiar con una servilleta (Mishná Berurá 1).
Para recitar la bendición alcanza con una copa que pueda contener un “reviit”, empero, si ésta tiene una capacidad mayor se la debe llenar de vino, pues esto es en honor de la bendición. Hay quienes acostumbran a llenar la copa hasta los bordes, de manera tal que durante el recitado en el algún momento algo de vino desborde. Sin embargo, nos parece que lo mejor es llenar la copa hasta cerca del borde de modo que no se vuelque vino durante el recitado y esta es la copa llena a la que se referían los sabios (Tur Zahav 183:4, Shulján Aruj Harav 4, Mishná Berurá 183:9. Asimismo esto se desprende de la Guemará de Berajot 52(B) según la explicación de la Escuela de Hilel).
Si alguien ya bebió del vino cuando estaba en la copa o si alguien bebió del pico de la botella el vino restante en la copa o en la botella se considera deteriorado y no es apto para una copa de bendición. En caso de necesidad se puede acondicionar el vino estropeado adicionándole vino apto y de esa forma estamos ante un nuevo vino. Si el vino está muy fuerte se le puede rebajar con agua. A posteriori, cuando no hay forma de repararlo se puede recitar Kidush con vino dañado (Shulján Aruj 182:3-7).
Nuestros sabios dijeron (Tratado de Berajot 51(A)) que la copa debe ser tomada primeramente con las dos manos para expresar así lo agradable que nos resulta. Luego, a la hora de recitar el Kidush debe ser sostenida por la mano derecha únicamente, que es la mano más importante. La copa debe ser sostenida con todos los dedos para que estos la rodeen y ha de ser elevada por lo menos un palmo por sobre el nivel de la mesa, para que sea visible a todos los presentes. Se debe mirar la copa para no distraerse. En caso de necesitar leer el Kidush, puede dirigir su vista al Sidur y lo mejor será colocarlo cerca de la copa así ambos son abarcados por la mirada. Tras beber del vino, el oficiante ha de dar de beber a su mujer para que de esa manera la bendición se expanda a ambos (Shulján Aruj 183:49).

Esta entrada fue publicada en 06. Leyes referentes al Kidush.. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *