08- Diferentes costumbres referentes al Kidush y la cobertura de las Jalot.

https://ph.yhb.org.il/es/01-06-08/

La costumbre más extendida es ponerse de pie durante el recitado del Kidush del viernes por la noche, pues este tiene un elemento de prestación de testimonio respecto de la creación del mundo (recordemos que en el derecho judío el testigo se pone de pie). El Arí Z´´l, basado en razones esotéricas, indicó que el Kidush de la noche se debe recitar de pie, y esta es la usanza de los sefaradíes y los jasídicos ashkenazíes (Shulján Aruj 271:10, Kaf HaJaím 62). La costumbre ashkenazí es de mantenerse sentado durante el Kidush para que este sea recitado allí donde se come ya que la comida se ingiere en posición de sentados. Además, al estar sentados tanto el oficiante como los comensales se consideran un grupo unido. Hay ashkenazíes que cumplen esta mitzvá con excelencia, poniéndose de pie cuando se recitan los versículos de “Vaijulú” y luego toman asiento (Mishná Berurá 271:46, Shmirat Shabat Kehiljatá 47:28).
En el Kidush de la mañana la opinión mayoritaria indica que es preferente tomar asiento y si bien esta es la usanza de la mayoría de las comunidades, hay quienes acostumbran a recitarlo de pie, y su costumbre no trasgrede norma alguna.
Si bien la mujer puede recitar el Kidush al igual que un hombre, se acostumbra a que éste recite para toda la familia. Cuando varios caballeros jefes de familia comen juntos, lo mejor es que uno recite el Kidush para todos pues “la multitud del pueblo glorifica al rey” (Shulján Aruj 167:11).
Se acostumbra a cubrir las “Jalot” durante el recitado del Kidush, pues la regla indica que cuando tenemos delante nuestro pan y vino y queremos ingerir de ambos, se recita primero la bendición del pan y luego la del vino pues el pan es más importante. A la hora de recitar el Kidush debemos anteponer el vino al pan, y para no violentar la regla antes mencionada cubrimos las Jalot. Cuando tenemos delante nuestro artículos panificados o de harina (“mezonot”), debemos cubrirlos durante el Kidush pues estos también anteceden al vino en el orden de las bendiciones. Cuando se sirve un Kidush público al finalizar el servicio religioso, todo aquél que piensa beber del vino tras el recitado, debe de cubrir los pasteles o galletas que tiene delante de él. Quien no tiene intención de beber del vino tras el Kidush no precisa cubrir sus “mezonot” (ver Shmirat Shabat Kehiljatá 47:125). De acuerdo con esta idea, no es necesario que las Jalot estén en la mesa durante el Kidush, y sólo si ya fueron colocadas es menester cubrirlas.
Hay quienes ofrecen otra explicación a la costumbre de cubrir las “jalot”. Estas son dos y aluden a la porción doble de maná que caía en el desierto el viernes, y alcanzaba para ese día y para el Shabat. Asimismo, el maná caía envuelto por arriba y abajo con una capa de rocío, y en recuerdo de esto colocamos las “jalot” sobre el mantel y las cubrimos con un paño. De acuerdo a esta explicación, hay quienes se preocupan de colocar las “jalot” en la mesa antes de iniciar con el Kidush en recuerdo del Maná, y hay quienes las mantienen cubiertas hasta concluir la bendición de “Hamotzí”. De acuerdo a esta idea, hay quienes acostumbran a cubrirlas también antes de la tercera comida o “Seudá Shelishit” (Mishná Berurá 271:41, Aruj Hashulján 271:22).

Esta entrada fue publicada en 06. Leyes referentes al Kidush.. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *