06. La norma referente a la ingestión de una mezcla que posee jametz y su retención durante Pesaj

https://ph.yhb.org.il/es/04-07-06/

La regla referente a una mezcla que contiene jametz en Pesaj es compleja. A este respecto debatieron tanto tanaítas (sabios de la Mishná) como amoraítas (sabios de la Guemará), sabios medievales (“Rishonim”) y de las últimas generaciones (“Ajaronim”), y se puede resumir su marco legal de la siguiente manera: quien ingiere en Pesaj un “kezait” (29 gr.) de jametz es pasible del castigo de “caret”.

Cuando un “kezait” de jametz se mezcla con otros alimentos y alguien come de esta mezcla un volumen equivalente a tres o cuatro huevos –”shiur ajilat pras”- según Rambán y otros eruditos medievales es pasible del castigo de “caret” mientras que según Maimónides y Rabí Itzjak Alfasi es pasible únicamente de ser castigado con azotes (según Rabenu Tam aunque haya comido solamente un kazait de la mezcla resultante es pasible de castigo por la Torá tal como detalla Rosh en su comentario al Tratado de Julín 7:31).

Si no hay en la mezcla la cantidad de “kezait de jametz” a fin de comer de ella el volumen equivalente a tres o cuatro huevos (“shiur ajilat pras”) y alguien come de esta mezcla una cantidad equivalente a un “kezait”, según la opinión del Maor[3] y del Itur[4] será pasible del castigo de azotes. Según el Tur, quien haya comido mucho o poco de esta mezcla, por cuanto que poseía jametz trasgredió un precepto de la Torá pero no es pasible de azotes, y según Rambám trasgredió únicamente una normativa de orden rabínico (según Rambám y Shulján Aruj 453:2 en el caso de una mezcla de trigo y arroz si el sabor del leudado es perceptible al comer un solo “kazait” se incurre en la trasgresión de una norma de la Torá).

Si el jametz se mezcló con un producto de su misma índole, por ejemplo, si se mezclaron harina jametz con harina que no leudó, dado que su sabor es idéntico la harina jametz se ve anulada en la mayoría que no leudó, pero de todas maneras no se podrá ingerir la mezcla resultante por normativa de origen rabínico (Shulján Aruj 447:1).

Respecto de la prohibición de retener en Pesaj una mezcla que contiene jametz: si se mezcló un “kezait” de jametz con otros alimentos y no hay sesenta veces más alimento no leudado para compensar, con esa mezcla se trasgreden en Pesaj dos prohibiciones de la Torá; la de no poseer leudo y la de no verlo. Si en la mezcla hay más de sesenta veces de alimento no jametz, el jametz se anula en sesenta partes y una vez iniciada la fiesta de Pesaj no se trasgrede reteniendo esta mezcla. Asimismo, si el jametz se mezcló con otro alimento de su misma índole, por ejemplo, si se mezcló harina que leudó con otra que no lo hizo y son de idéntico sabor, si la kasher es mayoría en la mezcla resultante, el jametz se ve anulado y quien retiene esta mezcla durante Pesaj no trasgrede. Si bien de las dos formas no se trasgrede prohibición alguna de la Torá, por normativa rabínica es necesario eliminarla para evitar comerla por error en Pesaj.


[3]. Rabí Zejariá HaLevi, Gerona, siglo XII, uno de los principales sabios medievales o “Rishonim” que vivió en Provence. Autor del libro “Baal HaMaor”.

[4]. “HaItur”- en su denominación completa “Itur Sofrim”, es un libro de halajá compuesto en el siglo XII por Rabí Itzjak ben Aba Mari de Marseille, en la zona de Provence, Francia. El autor es conocido como el “Ba+ al Ha´Itur”

Esta entrada fue publicada en 07. Mezclas que contienen jametz. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *