12) ¿Hasta cuándo se puede recitar la bendición final?

Se debe recitar la bendición final inmediatamente después de haber terminado de comer o beber y no se debe hacer nada antes de bendecir, ya que no es correcto que una persona se dedique a sus quehaceres y se olvide de bendecir. A posteriori, mientras la persona disfruta y se siente todavía satisfecha de lo que ingirió, o sea está más satisfecha de lo que estaba antes de la ingestión – puede recitar la bendición final. A veces esto es difícil de estimar puesto que justamente el comer despierta el apetito. De todas maneras, dentro de la media hora posterior a haber finalizado la ingestión se puede siempre bendecir sin temor alguno. Si ya pasó media hora y la persona duda si está más satisfecho que antes o no – es mejor que ingiera un poco más del mismo alimento y recite entonces la bendición final (respecto de la bendición inicial ver arriba 9:5-7). En caso de no tener la posibilidad de comer más, siempre y cuando no hayan transcurrido setenta y dos minutos desde que terminó de comer o beber puede todavía recitar la bendición. Luego – no habrá de bendecir. No obstante, si le resulta claro que todavía se siente más satisfecho que antes de la ingestión – puede bendecir aún después de pasados los setenta y dos minutos.

Quien ingiere una comida que satisface o llena aunque no haya ingerido pan, a posteriori, aunque hayan pasado ya varias horas, mientras siente la sensación de estar satisfecho – debe recitar la bendición final. A partir del momento en que empieza a sentir algo de hambre y desea comer algo más – perdió de recitar la bendición final (ver arriba 4:14 el análisis de esta medida).

Esta entrada fue publicada en Capítulo 10 Bendición final ("Berajá Ajaroná"). Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *