02) Bendición de Me´ein Shalosh (Triple)

Por las siete especies de la tierra de Israel se recita la bendición «Meéin Shalosh», que es llamada así («triple») por poseer un resumen de las tres primeras bendiciones del «Birkat Hamazón». La primera bendición del «Birkat Hamazón», «HaZán», está incluida al recordar el alimento ingerido; la bendición por la tierra de Israel («Al Haaretz Veal Hamazón») está incluida al mencionarse que la tierra de Israel es «buena, deseable y amplia»; y la tercera bendición que se refiere a Jerusalém está incluida al mencionarse la santa ciudad y su Templo. Dado que con posterioridad a la destrucción del Templo los sabios agregaron al «Birkat Hamazón» una cuarta bendición – «HaTov VehaMeitiv» («Que D´s es bueno y benefactor»), a los efectos de incluirla en la bendición de «Me´ein Shalosh» se adicionaron las palabras «Ki Atá Tov Umeitiv Lakol» («Porque Tú eres bueno y benefactor para con todos»). De todas maneras, la bendición final continúa llamándose «triple» en referencia a las tres primeras bendiciones del «Birkat Hamazón» que la Torá ordena recitar (Talmud Babilonio Tratado de Berajot 44(A), Mishná Berurá 208:50, arriba 4:1-2). Las siete especies son: el trigo, la cebada, la vid, el higo, la granada, la oliva y el dátil. Junto al trigo y la cebada se suman tres tipos más de cereal que son el trigo sarraceno o espelta, la avena y el centeno, confirmando así la lista de «los cinco cereales» («jameshet minei dagán»). Si se elaboró pan a partir de cualquiera de estos cinco cereales, por su ingestión se debe recitar posteriormente «Birkat Hamazón» y si se elaboró «mezonot» se recita «Me´ein Shalosh».

Los sabios medievales debatieron respecto del estatus de la bendición de «Me´ein Shalosh». Hay quienes sostienen que es una mitzvá originada en la Torá, porque dos versículos antes de que figure el deber de recitar «Birkat Hamazón», se mencionan las sietes especies con las que fue bendecida la tierra de Israel, de lo cual se entiende que tras ingerirlas se debe bendecir a D´s. Tal como está escrito (Devarim-Deuteronomio 8:8-10): «Tierra de trigo y cebada, de viñas, higueras y granados, tierra de olivares de aceite y de miel.  Tierra en la que no con pobreza comerás en ella pan, no carecerás de nada en ella; tierra que sus piedras son hierro y de sus montañas extraerás cobre.  Comerás y te saciarás y bendecirás a HaShem tu D’s por la tierra buena que te ha dado«. Empero, dado que existe diferencia entre la ingestión de pan que es el alimento principal del ser humano y la de las frutas de las siete especies, se estableció que tras ingerir pan se agradezca y alabe a HaShem en un formato detallado compuesto de tres bendiciones, mientras que por ingerir frutas de las siete especies se determinó la bendición de «Me´ein Shalosh» (Ba´al Halajot Guedolot, Rosh y Rashbá). Otros eruditos medievales opinan que según la Torá, es preceptivo bendecir únicamente tras haber ingerido pan, porque este es el único alimento mencionado en el versículo contiguo al mandamiento.  Los sabios, como continuación de esta idea, dictaminaron que se recite «Me´ein Shalosh» tras la ingestión de las siete especies, ya que como por su intermedio la tierra de Israel se ha visto bendecida, corresponde que al ingerirlas se recite una bendición significativa (Rambám y Sefer Mitzvot Guedolot).

La bendición de «Me´ein Shalosh» es especial en cuanto que fue establecida por especies con las que la tierra de Israel se ha visto bendecida, por ello, los sabios dispusieron que al recitarla se mencione de modo específico el tipo de alimento ingerido. Por productos horneados o cocidos que contienen cereales se recita: «Al HaMijiá Veal Hakalkalá». Por frutas de las siete especies, que son la oliva, el dátil, la uva, el higo y la granada se recita: «Al Haetz Veal Pri Haetz». Por vino se recita «Al Haguefen Veal Pri Haguefen».

Dado que el fundamento del precepto de agradecer a HaShem por el alimento está vinculado a la tierra de Israel, se tiene el recaudo de mencionarlo al culminar o sellar la bendición: «Al Haaretz Veal Peroteha» («por la tierra y sus frutas»). Si la fruta creció en el extranjero se culmina: «Al Haaretz Veal Haperot» («por la tierra y por las frutas»). Asimismo, en el caso del vino, si las uvas crecieron en la tierra de Israel se dice «Veal Pri Gafná» (y por su vid), en el exterior se dice «Veal Pri Haguefen» (y por la vid). En caso de duda respecto de si las frutas crecieron o no en la tierra de Israel se recita la versión del extranjero (Talmud Babilonio Tratado de Berajot 44(A), Mishná Berurá 208:54).

En Shabat, las Festividades de la Torá y Rosh Jodesh, se menciona en la bendición el día especial, ya que no se asemeja la ingesta de una persona en un día corriente a la de un día sagrado. En caso de haberse olvidado y no haber mencionado el día en la bendición – igualmente cumplió con su deber. En Janucá y en Purim no se recuerda el día al bendecir (Shulján Aruj 208:12).

Índice de halajot en el capítulo

Índice de capítulos

Conjunto de libros Peninei Halajá en español /11 volúmenes
Ordenar ahora