09) La cantidad de pastel o torta necesaria a los efectos del recitado de la bendición final

Quien ingiere el equivalente a un «kazait» de pastel o torta, o sea, el volumen de medio huevo – debe recitar posteriormente «Al Hamijiá». Aunque el pastel contenga ingredientes tales como huevos, azúcar y aceite, de modo tal que la harina propiamente dicha no alcanza el volumen de un «kazait», dado que los demás componentes son secundarios respecto a ésta, se le suman para alcanzar el «kazait». Esto es así a condición de que la harina sea por lo menos un octavo del resto de los ingredientes (Shulján Aruj 208:9, Mishná Berurá 43:48). En la práctica, casi todos los pasteles que conocemos – incluídas las tortas elaboradas sin batido – contienen al menos un octavo de harina.

Si la cantidad de harina en la masa es inferior a un octavo de los demás ingredientes – no se recita la bendición de «Al Hamijiá» tras la ingestión de un «kazait» del pastel sino «Boré Nefashot». Esto se debe a que el porcentaje de harina es tan bajo que no predomina por sobre los demás ingredientes, sino que se suma a estos. Sin embargo, antes de ingerir este pastel se debe recitar «Boré Minei Mezonot», porque a los efectos de la bendición inicial no se requiere de un porcentaje mínimo determinado, y mientras que la harina esté destinada a dar sabor a la mezcla se la considera predominante y en virtud de ella se fija la bendición a recitar (Shulján Aruj 208:2-3, adelante 11:4).

Un pastel que está relleno de frutas (por ejemplo «Shtrudel») o queso, dado que el relleno es un componente importante por sí mismo y además no está mezclado con harina, no se suma a esta, y sólo si se comió un «kazait» de la masa junto a sus componentes – se habrá de recitar finalmente «Al Hamijiá». En caso de no haber en la masa el equivalente a un «kazait», mas junto con el relleno sí lo hay – se habrá de bendecir «Boré Nefashot» (ver arriba 14 y 11:7).

Índice de halajot en el capítulo

Índice de capítulos