13) Quien prueba alimentos y bebe con interrupciones, ¿cuándo habrá de bendecir?

A veces una persona tiene la intención de comer a lo largo de las próximas horas diferentes tipos de frutas o artículos «mezonot» o beber varias copas, ante lo cual surge la pregunta: ¿es correcto recitar una bendición inicial antes de comenzar la ingesta y luego una bendición final por todo lo ingerido al concluirla, o es mejor bendecir por cada ingestión de alimento y por cada copa de líquido tanto antes como después? La regla general indica que, si las ingestiones de comida o bebida se consideran como una continuidad – es mejor recitar por toda una sola bendición. En caso de que las ingestiones se consideren separadas por haber transcurrido una larga interrupción entre ambas o si fueron ingeridas en sitios distintos, es mejor que se bendiga por cada ingestión por separado. A veces se dan situaciones en las que otros factores influyen sobre esto, por ejemplo, alimentos que son servidos y colocados delante de la persona o el estar sentado a la mesa junto con amigos. Pasemos a explicar la halajá:

Quien está sentado en un sitio y tiene la intención de hacer interrupciones de menos de media hora entre las ingestiones de alimento o de bebida, es correcto que fusione todas las ingestas de alimento o bebida y recite tanto al principio como al final una bendición por todo. Si resulta que las interrupciones habrán de exceder la media hora, dado que se trata de un lapso relativamente prolongado – es mejor que recite las bendiciones correspondientes tanto iniciales como finales por cada alimento y por cada bebida. De todas maneras, a posteriori, si la interrupción entre las ingestiones es inferior a los setenta y dos minutos – se podrá recitar una bendición general por todo tanto inicial como final.

Si una persona coloca delante suyo una fuente con frutas o galletas o una jarra con agua, dado que se encuentra delante suyo y tiene la intención de seguir comiendo o bebiendo de lo servido, todo lo comido o bebido se considera como una misma unidad o continuado y entonces, aunque a veces realice interrupciones por lapsos superiores a media hora, es mejor que recite una sola bendición por todo al inicio y una al final que ponga fin a su comida o bebida.

Cuando un grupo se reúne en el marco de una fiesta y tienen delante suyo diferentes tipos de alimentos y bebidas, el hecho de que estén sentados juntos (más allá del alimento y la bebida que tienen servido), habrá de unir todo lo que consuman tanto sólido como líquido en una única ingestión, por lo que deberán recitar una bendición inicial por todo lo que habrán de comer y beber, y al concluir la ingesta habrán de recitar una bendición final. Por ejemplo, si tenían delante suyo «mezonot», frutas y jugo, habrán de recitar primeramente «Boré Minei Mezonot», «Boré Pri Haetz» y «Shehakol Nihiá Bidvaró». Al finalizar deberán recitar las bendiciones de «Me´ein Shalosh» y «Boré Nefashot». También, aunque pasen algunas horas entre lo primero que se ingiere y el final de la fiesta, mientras estén allí sentados y de tanto en tanto prueben algo de la comida y de la bebida – no pierden la bendición inicial recitada por todo lo ingerido o bebido inicialmente. Hay quienes procuran cumplir con excelencia y tienen el recaudo de que no pasen más de setenta y dos minutos sin comer o beber algo. De todas maneras, quien realizó una interrupción de más de setenta y dos minutos en su ingestión no perdió la bendición final, ya que no experimentó mientras tanto hambre o sed, pues de haber estado hambriento o sediento habría comido o bebido de lo que tenía servido delante suyo.

Índice de halajot en el capítulo

Índice de capítulos