08 – Quien visita Israel por un período corto o prolongado

Hay juristas que entienden que un judío residente en el extranjero que va de visita a Israel, durante todo el lapso de su estancia deberá proceder como un  local (Jajam Tzví 167), empero según la opinión mayoritaria de los juristas, dado que su sitio de residencia es en el extranjero, aunque se encuentre visitando Israel rige sobre él la normativa de quien reside en la diáspora, y así se procede en la práctica (Birjei Iosef 496:7, Mishná Berurá 13).

Cuando surge otra duda más, por ejemplo, si el visitante tiene la intención de permanecer en el país por un largo período de tiempo, o si tiene planes de emigrar a Israel, o si sus hijos viven en Israel – se toma en cuenta la opinión de quienes consideran que siempre se debe guardar un solo día de Yom Tov y a eso se le suma la consideración de que en las últimas generaciones aumentó notablemente la probabilidad de que judíos que están en el país de visita decidan quedarse a vivir. Por lo tanto, en un caso así – se le instruirá al visitante a que proceda como un habitante de la tierra de Israel.

Por lo tanto, quien viene a Israel para estudiar durante un año, entra en la categoría de residente de la tierra de Israel, y aunque tenga un claro plan de regresar al extranjero, de que sus padres residan allí y a mitad de año viaje a visitarlos, su prolongada estancia en la tierra de Israel lo transforma en residente durante su permanencia en el país. Además, siempre cabe la posibilidad de que decida emigrar a Israel, ya que hacerlo es un precepto de la Torá.

Sin embargo, quien visita Israel por medio año, mientras tenga pensado volver al extranjero es considerado como residente de la diáspora. Si viene de visita una y otra vez, cuando la suma de sus estancias alcance el año, en cierta forma se tornará como un residente local, y existe la posibilidad de que venga a vivir – por lo que a partir de entonces, durante las festividades que pase en Israel deberá guardar únicamente un día de Yom Tov.

Quien visita Israel y en sus planes figura la intención de venir a vivir cuando las circunstancias lo permitan, aunque su visita sea de corta duración y aún falten años hasta que su plan pueda concretarse, durante su estancia en el país habrá de proceder como un residente local.

Si el visitante tiene hijos o padres que inmigraron a Israel, aunque no tenga la intención de venir a vivir, dado que posee un profundo vínculo familiar con el país, y por ende existe la posibilidad de que algún día venga a radicarse – durante su estancia en Israel deberá guardar un solo día de Yom Tov.

Asimismo, quien adquirió un inmueble en Israel para pernoctar en este durante sus visitas, durante el tiempo que está en el país, entra en la categoría de residente local.

Toda persona que emigró, aunque se haya radicado en el extranjero por décadas, dado que vivió en Israel durante unos años, mientras exista posibilidad alguna de que regrese – habrá de proceder como un residente local.

No obstante, en todos estos casos, por cuanto que el visitante en cuestión todavía no se radicó en Israel – cuando se encuentre en el extranjero deberá guardar el segundo día festivo de las diásporas.

Índice de halajot en el capítulo

Índice de capítulos

Conjunto de libros Peninei Halajá en español /11 volúmenes
Ordenar ahora