05 – Las reglas del segundo día festivo

El segundo día festivo equivale al primero en todas sus normas, al igual que todo aquello que fue establecido por lo sabios fue intencionalmente estipulado como similar a lo ordenado por la Torá. Por lo tanto, todas las prohibiciones que recaen sobre el primer día de Yom Tov – incluidas las rabínicas, aplican para el segundo. Asimismo, todos los rezos del segundo día de Yom Tov son los mismos que los del primero. De igual manera, se realiza Kidush sobre el vino y se bendice Shehejeianu al igual que en el primer día (Shulján Aruj 661:1). En Pesaj, se lleva a cabo el Seder en dos oportunidades, con todos sus preceptos y bendiciones. Si bien aparentemente habría lugar para decir que dado que el segundo día festivo se realiza en virtud de la duda y en lo referente a bendiciones «en caso de duda se opta por la actitud más flexible» (safek berajot lehakel), nuestros sabios indicaron que se reciten las bendiciones, porque de no hacerlo en la segunda noche tal como en la primera, las personas pasarán a restarle importancia (Talmud Babilonio Tratado de Shabat 23(A)).

Es menester tener el cuidado de no preparar todo lo concerniente a la comida festiva o preparar la mesa para el segundo día festivo en el transcurso del primero (Shulján Aruj 503:1, ver arriba 2:12). De igual manera, lo correcto es encender las velas del segundo día de Yom Tov tras la salida de las estrellas, para de esa manera no preparar los menesteres del segundo día durante el primero. Quien las encienda antes de la puesta del sol (antes de bein hashmashot) tiene en quien respaldarse, por cuanto que también en ese momento se tiene algo de disfrute de las velas (en virtud del honor a un fallecido se flexibilizó la norma para permitir enterrarlo el segundo día de Yom Tov por medio de judíos, tal como se explica arriba 7:5).

Índice de halajot en el capítulo

Índice de capítulos

Conjunto de libros Peninei Halajá en español /11 volúmenes
Ordenar ahora