09 – Cómo proceden judíos de la diáspora que visitan Israel

Tal como hemos estudiado, los judíos del extranjero que visitan Israel y no tienen la intención de radicarse aquí deben guardar el segundo día festivo de las diásporas, esto es, deben abstenerse de realizar labores prohibidas en Yom Tov, rezar las plegarias festivas, hacer Kidush con vino y llevar a cabo comidas festivas. Si bien aparentemente correspondería que recen en privado (por cuanto que nuestros sabios indicaron que quien llega a un sitio debe proceder conforme las normas del mismo y no actuar públicamente de un modo diferente para que no parezca que rechaza o se opone a la costumbre local), los rabinos de la tierra de Israel están de acuerdo en que quienes vienen de visita deben organizar para sí un servicio religioso festivo para el segundo día de Yom Tov y por ende hacerlo no implica una afrenta a la costumbre de la tierra de Israel (Avkat Rojel 26; Kaf HaJaím 496:38).

Con respecto al precepto de la sucá, si el visitante extranjero se hospeda en lo de un residente local, no habrá de comer en la sucá, para no actuar de manera distinta a los habitantes de Israel, empero si se encuentra en un apartamento para su uso personal o se aloja en un hotel – habrá de comer en la sucá en Sheminí Atzeret.

A los efectos de cumplir con un precepto, o ante cualquier otra gran necesidad, se permite que un judío de la diáspora pida a un residente de Israel que realice para él una labor, por cuanto que se trata de una prohibición rabínica de segundo orden (shvut deshvut), ya que el segundo día festivo de las diásporas es de origen rabínico, y también lo es la prohibición de pedir a otro que realice para nosotros una labor prohibida. Empero, si no es a los efectos de cumplir con un precepto u otra gran necesidad, entonces – esto estará prohibido.

Índice de halajot en el capítulo

Índice de capítulos

Conjunto de libros Peninei Halajá en español /11 volúmenes
Ordenar ahora