03. El precepto de comenzar el Seder mediante una pregunta

https://ph.yhb.org.il/es/04-15-03/

Es precepto relatar la salida de Egipto mediante preguntas y respuestas, tal cual está escrito (Devarim- Deuteronomio 6:20-22): «Cuando mañana te pregunte tu hijo… le dirás a tu hijo siervos fuimos del Faraón en Egipto«, asimismo está escrito (Shemot-Éxodo 12:26-27): «Y ocurrirá cuando os dijeren a vosotros, vuestros hijos: «¿Qué es este culto para vosotros? Habréis de decir: Sacrificio de Pesaj es para HaShem«. Además, está escrito (ídem 13:14): «y será, cuando te preguntare tu hijo, mañana, diciendo: ¿Qué es esto? Habrás de decirle a él: Con la fuerza del Poder nos sacó HaShem de Egipto, de la casa de la esclavitud…»

Mediante el acto de preguntar el corazón y la mente se abren para recibir una respuesta, y dado que el mensaje que debemos transmitir en la noche del Seder es de suma importancia, se nos ordenó hacerlo de la mejor manera, mediante preguntas y respuestas.

La razón básica de los preceptos específicos de la noche del Seder como la ingestión de matzá, el sacrificio de Pesaj y la ingesta del maror, es despertar en los niños la pregunta de «¿en qué se diferencia esta noche de las demás noches?», para que perciban que se trata de una noche especial cuya esencia deben aprehender. Así es como nuestros sabios establecieron que en esta noche se modifiquen los hábitos en algunos aspectos para así impulsar a los niños a preguntar. Primeramente, se les reparte nueces y granos tostados y en virtud de ello entienden que se trata de una noche especial y festiva. Los sabios dispusieron que tras culminar el kidush se proceda a lavar las manos e ingerir karpás remojado en agua con sal, lo cual no se hace durante el resto del año. Esto y más, una vez terminado el kidush se sirve la segunda copa y se quitan la keará y las matzot de la mesa en vez de comenzar a comer, con el único propósito de que los niños entiendan que se trata de una noche especial y se interesen por su significado y pregunten desde lo profundo de su corazón: «¿en qué se diferencia esta noche de las demás noches?»

Podría quizás decirse que la pregunta «¿en qué se diferencia?» («má nishtaná») encierra una interrogante profunda y trascendente respecto de la existencia del pueblo de Israel, acerca de por qué fue diferenciado de las demás naciones tanto en sus preceptos, sus sufrimientos, sus logros espirituales, su exilio, así como también en su redención. Esta es una pregunta a la que no se le puede dar una respuesta completa, y sólo mediante el análisis y la contemplación de la salida de Egipto y la elección del pueblo de Israel podremos entender que se trata de una cuestión Divina, que podemos comprender parcialmente pero nunca en su totalidad. Es así como esta pregunta nos eleva más y más llevándonos infinitamente a una comprensión cada vez más profunda. Quizás sea por esta razón que la Torá nos instruye referirnos en la noche del Seder al relato de la salida de Egipto y de la singularidad de Israel por medio de preguntas y respuestas, pues la base existencial del pueblo de Israel se encuentra en el cuestionamiento que nos abre a un sinnúmero de ideas infinitas. Si no se transmiten la Torá y el relato de la salida a los niños no habrán de surgir nuevas preguntas y no podremos continuar elevándonos.

Esta entrada fue publicada en 15. La Hagadá. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *