04) La bendición por el vino incluye y exime de bendición a las demás bebidas

Así como el pan es el principal alimento que satisface, de igual manera el vino es la principal bebida. Su particularidad reside en que también nutre, en virtud del alto contenido en azúcar del fruto que le confiere un alto valor calórico, y además como dijimos alegra, pues a la energía que le suministra a la persona se le suma el gozo corporal.

Así como la bendición de «Hamotzí» por el pan incluye a todos los demás alimentos que se ingieren durante la comida (arriba 3:6), de igual manera la bendición de «Boré Prí Hagafen» por el vino exime de bendecir al resto de las bebidas. Esto es así a condición de que estas se encuentren delante de la persona al momento de recitar la bendición, o que piense en beberlas en el momento de bendecir por el vino, o que suela beberlas en esa hora del día – entonces, quedan incluidas ipso facto, aunque no haya pensado en estas específicamente (Shulján Aruj 174:2).

Asimismo, los participantes del «Kidush» del Shabat por la mañana («Kidusha Raba»), que suele ser ofrecido por personas que desean compartir una alegría con el público y se lleva a cabo tras la culminación del rezo de «Musaf», si escucharon el recitado del «Kidush» y bebieron del vino ya no precisan recitar bendición alguna por las demás bebidas pues estas quedaron incluidas en la bendición por el fruto de la vid.

A priori, es bueno que las personas beban del vino la cantidad de «meló logmav» (unos 50 ml, aproximadamente el equivalente a un cuarto de vaso común), ya que hay quienes consideran que sólo bebiendo una cantidad así el vino es considerado principal y las demás bebidas que piensa ingerir durante la comida se consideran secundarias por lo que quedan incluidas en la bendición de «Boré Prí Hagafen» ya recitada (Beur Halajá 174:2). Empero en la práctica, aunque no haya bebido «meló logmav», puede ingerir otras bebidas sin recitar bendición por estas ya que esto se atiene a la opinión de la mayoría de los juristas.

Quien escuchó el recitado del «Kidush» mas no bebió del vino, si bien cumplió con el deber de escuchar el «Kidush», las bebidas que haya de ingerir no son para esta persona secundarias respecto del vino y por lo tanto debe bendecir por ellas «Shehakol Nihiá Bidvaró» antes y «Boré Nefashot» después.

Quien bebe una cantidad de vino que conlleva el recitado de la bendición final (adelante 10:10) de «Me´ein Shalosh» incluye en esta a todas las demás bebidas (Shulján Aruj 208:16). Empero si no bebió vino en una cantidad que haga necesario de recitar la bendición final, mas sí bebió el «shi´ur» –la cantidad suficiente- del resto de las bebidas, habrá de recitar por estas «Boré Nefashot» (Seder Birjot HaNehenín, Hagaón Rabí Zalman 1:21).

Esta entrada fue publicada en Capítulo 07 - La bendición por el vino. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *