05) Vino mezclado con agua

En el pasado los vinos eran muy fuertes y no resultaban aptos para su consumo si no eran mezclados con agua. La mezcla aceptada solía ser una cuarta parte de vino y tres cuartas partes de agua (Talmud Babilonio Baba Batra 96(B)). Aunque el vino sea sólo un sexto de la mezcla, mientras su sabor sepa a vino, se recitaba sobre él la bendición de «Boré Prí Hagafen» y tras haber ingerido un reviít se bendecía «Me´ein Shalosh». Empero si la proporción de vino en la mezcla es de sólo un séptimo se bendecía «Shehakol» (Ramá Oraj Jaím 204:5, Ioré Deá 134:5). Hay quienes acostumbran a actuar de esta manera hasta el día de hoy.

Empero en opinión de muchos de los juristas nuestros vinos son más suaves y solamente si este es mayoritario respecto del agua, se bendice «Bo´re Prí Hagafen», y entonces también el agua participa en la conformación del volumen de reviít para bendecir «Me´ein Shalosh».

Dado que existen bodegas en las que se agrega agua a los vinos dulces y baratos, es importante no agregar a estos demasiada agua pues al hacerlo se corre el riesgo que el vino pase a ser minoritario en la mezcla y en opinión de muchos juristas no se podrá recitar «Boré Prí Hagafen». Empero, incluso a estos vinos se les puede agregar un poco de agua si esta no altera su sabor.

Índice de halajot en el capítulo

Índice de capítulos