Capítulo 06 – Los cinco cereales

[catlist categorypage=»yes» order=ASC]

[catlist categorypage=»yes» order=ASC]

01) Las bendiciones por las cinco especies de cereales

Nuestros sabios establecieron bendiciones especiales por cinco cereales: trigo, cebada, espelta, centeno y avena.

En términos generales, los cinco cereales son plantas estacionales por lo que aparentemente su bendición debería ser «Boré Prí HaAdamá». Empero, en virtud de su importancia -ya que de estos se extrae el alimento principal del ser humano, tanto el pan como todo tipo de platillos – nuestros sabios estipularon una bendición especial a los efectos de agradecer a HaShem de modo detallado por un componente central de nuestro sustento. Por el pan se bendice: «Hamotzí Lejem Min Haaretz», y por pasteles, guisados o platillos hechos a base de cereales se bendice: «Boré Minei Mezonot».

Se puede comer de los cinco cereales en cinco diferentes situaciones y en cada una de estas la bendición a recitar cambia. Pasemos a enumerarlas:

1) Quien ingiere granos de trigo o cebada crudos, dado que aún no se elevaron a su estado de excelencia bendice: «Boré Prí HaAdamá». Existe duda respecto de la bendición final (tal como se explicará en la halajá 13).

2) Quien come harina molida de cualquiera de los cinco cereales, dado que los ingiere en un estado inferior, se considera que descienden de su nivel inicial, por lo que se recita por ella la más sencilla de las bendiciones: «Shehakol Nihiá Bidvaró» (Shulján Aruj 208:5).

3) Quien cocinó granos de cereal como en el caso de sémola, trigo burgol o avena quaker, o si elaboró de la harina de estos platillos tales como fideos,    «ptitim»[1] y tartas, dado que se elevaron a un grado de platillo que alimenta y satisface recita la bendición: «Boré Minei Mezonot». Una vez que haya comido la cantidad equivalente a una «aceituna» o «kazait» (medio huevo) bendice: «Al Hamijiá» que es la Bendición Triple «Me´ein Shalosh» (Shulján Aruj 208:2).

4) Quien amasa harina y la hornea transformándola en pan, primero bendice «Hamotzí Lejem Min Haaretz» y luego «Birkat Hamazón» (168:9).

5) Existe otro tipo de alimento que se encuentra en un estatus intermedio entre el guisado o platillo cocido y el pan y es el de «artículo horneado que no es pan» («Pat Habaá Bejisanín»). Se trata de alimentos horneados tales como pasteles o galletas cracker los cuales por una parte son similares al pan por tratarse de masa horneada y por la otra no se acostumbra a fijar con ellos una comida como ocurre en el caso del pan, sino que se ingieren como postre. Nuestros sabios fijaron que quien ingiere de estos productos, en la medida en que se consume entre comidas (a modo de «snack», «botana» o «picada» N. de T.) por placer o para aplacar el hambre y dado que se carece de la intención de llenarse con estos tal como se hace en una comida regular – su ingestión no se asemeja en importancia a la del pan y se bendice por estos «Boré Minei Mezonot» y posteriormente «Al Hamijiá». Empero si alguien decidió que estos alimentos conformarán su comida pasan entonces a la categoría de pan por lo que se deben abluir las manos recitando la bendición correspondiente, luego recitar la bendición de «Hamotzí» y posteriormente «Birkat Hamazón». Todo esto aplica porque se trata de alimentos que fueron horneados, empero quien fija su comida con fideos o «ptitim» que son cocidos y no horneados – deberá recitar «Boré Minei Mezonot» y «Al Hamijiá».


[1].  Los «ptitim», también llamados «arroz de Ben Gurión» fueron inventados en Israel en días del racionamiento durante los primeros años del Estado. Están elaborados de los mismos elementos que la pasta, pero a diferencia de esta pasan por un proceso de horneado (N. de T.).

02) ¿Qué es un artículo horneado que no es pan («Pat Habaá Bejisanín»)?

Existen tres explicaciones de parte de los sabios medievales respecto de las características o la definición de esta categoría de alimentos (cuyas reglas se explicaron al final de la halajá pasada): 1) Artículos de masa horneada y rellena como por ejemplo «orejas de Hamán» o strudel de manzana. En este caso se llama «Pat Habaá Bejisanín» porque la masa actúa a modo de bolsillo («kis») que es rellenado con todo tipo de productos dulces tales como amapola, cacao o nueces (Rabenu Jananel). 2) Artículos horneados a cuya masa se le agregaron ingredientes que modifican su sabor respecto del pan, por ejemplo: pasteles o galletas dulces, o «mallawah»[2] que es una masa a la que se le agrega abundante aceite (Rambám). 3) Masa horneada dura que debe ser masticada como en el caso de las galletas cracker o las «matziot»[3] (Rav Hai Gaón).

En la práctica, acostumbramos considerar a los tres tipos de alimentos como «Pat Habaá Bejisanín» los cuales tienen en común el ser horneados tal como el pan, pero por otra parte se acostumbra a ingerirlos a modo de refrigerio entre horas o en comidas ligeras. Por lo tanto, mientras no se decide hacer de estas una comida fija, previo a su ingestión se bendice «Boré Minei Mezonot» y posteriormente «Al Hamijiá»; mas cuando se las transforma en alimento principal de una comida importante entran en la categoría de pan para todo menester (Shulján Aruj 168:7).

A veces, una persona piensa comer un poco de un artículo horneado que es «mezonot» («Pat Habaá Bejisanín»), por lo que en primera instancia recita la bendición «Boré Minei Mezonot», pero una vez que empieza a comer se ve atraído a comer más y más al punto que termina ingiriendo la cantidad correspondiente a una comida fija, entonces, aunque haya previamente bendecido «Mezonot» posteriormente habrá de recitar «Birkat Hamazón». Si tras haber probado de los «mezonot» decide hacer de este alimento su comida fija, y si lo que piensa comer de ese momento en adelante es una cantidad equivalente a esta, que se lave las manos y bendiga «Hamotzí». En caso de que lo que piensa comer posteriormente es inferior a la cantidad que equivale a una comida fija, puede seguir comiendo con la bendición de «Boré Minei Mezonot» que recitó inicialmente. Al finalizar la ingesta, dado que ingirió el equivalente a una comida fija o importante – habrá de recitar «Birkat Hamazón» (Shulján Aruj 168:6, Mishná Berurá 26).


[2]. Alimento típico de los judíos yemenitas (N. de T.)

[3]. Galleta salada seca y crocante hecha a base de trozos de matzá cuya ingestión es común entre ashkenazíes (N. de T.).

03) Cantidad de producto de «mezonot» horneado que se debe consumir para considerarlo una comida fija o de importancia

Tal como ya estudiamos, una persona que desea ingerir pan, aunque sólo se trate de una cantidad ínfima, debe recitar la bendición de «Hamotzí» ya que el pan está destinado a hacer de la ingesta una comida fija, y por ende, aunque se coma muy poco de este se recita la bendición importante. Empero en el caso de los demás productos de masa de los cinco cereales horneados, por ejemplo, galletas o pasteles, dado que no se suele establecer con estos una comida fija – se recita «Boré Minei Mezonot» y «Al Hamijiá». Solamente cuando hacemos de estos alimentos una comida fija o de importancia se elevan a la categoría de pan, entonces para ingerirlos, es necesario abluir las manos con la bendición correspondiente, luego recitar «Hamotzí» y posteriormente «Birkat Hamazón».

La cantidad requerida para que una ingesta se considere fija, es la que se suele consumir normalmente en una comida, de modo tal que el comensal quede satisfecho y no precise ingerir nada más hasta la próxima comida. No es posible definir una cantidad o volumen determinado para esto porque hay alimentos horneados aireados y es necesario comer un gran volumen de estos para sentirse satisfecho, al tiempo que otros alimentos son más macizos y producen sensación de satisfacción con una ingesta menor. Por lo tanto, todo debe medirse según parámetros habituales; si la persona suele quedar satisfecha con la cantidad que piensa ingerir debe bendecir previamente «Hamotzí» y posteriormente «Birkat Hamazón».

No se debe temer el no saber con qué cantidad de alimento se suele alcanzar la sensación de satisfacción, pues cualquier cantidad que se ingiera que haga que la persona se sienta satisfecha tal como queda después de una comida normal o habitual, significa que transformó a ese alimento ingerido en su comida fija – entonces debe recitar «Hamotzí» y «Birkat Hamazón». Solo quien sabe que su caso es significativamente diferente a las demás personas, por ejemplo, si queda satisfecho con una cantidad mucho mayor o menor que el común de la gente, debe calcular según lo aceptado por la mayoría. En un caso así, debe igualmente calcular según su parecer y a estos efectos no serán necesarios sondeos considerables.

Ancianos o niños que quedan satisfechos con una cantidad menor de alimentos no precisan calcular según el común de la gente sino según lo aceptado entre personas de su edad.

Hay juristas que opinan que para considerar una ingesta como fija, esta debe poseer un volumen de producto «mezonot» horneado equivalente a cuatro huevos, aunque por lo general una persona no quede satisfecha con esta cantidad. Si según su criterio, con esta cantidad de alimento ya es suficiente para estos efectos – en la práctica no se dicta halajá. Según esta opinión mientras la persona que ingiere un producto horneado de «mezonot» de un volumen de cuatro huevos no ingiera de este una cantidad con la que se suele quedar satisfecho en una comida normal – requiere que se bendiga «Boré Minei Mezonot» antes y «Al HaMijiá» después. Empero a priori, es preferible no ingerir un volumen equivalente a cuatro huevos para no ingresar en un área de duda. En un caso así, es mejor comer menos que este volumen y recitar la bendición de «Boré Minei Mezonot» o comer una cantidad que suele satisfacer y recitar «Hamotzí» previamente y luego «Birkat Hamazón», en concordancia con todas las opiniones.

04) Establecer una comida fija con «mezonot» sumando otros alimentos

Quien tiene la intención de comer otros alimentos junto a un producto horneado «mezonot», por ejemplo, ensaladas y queso, o carne y pescado, debe calcular la cantidad total de estos elementos. Esto a condición de que el artículo «mezonot» horneado sea el componente central de la ingesta, lo cual implica ingerir del mismo un volumen equivalente a por lo menos cuatro huevos. No existe diferenciación entre un artículo horneado aireado o macizo – en caso de contener un volumen equivalente a cuatro huevos se lo considera el componente central de la comida. Solamente en caso de que el producto horneado posea huecos de aire significativos se calcula su volumen restándole los espacios vacíos.

Vemos que esta cuestión depende de dos condiciones: 1) Que se ingiera del alimento «mezonot» una cantidad equivalente a por lo menos el volumen de cuatro huevos. 2) Que la persona quede satisfecha de lo que comió tal como suele quedar después de una comida regular. En caso de cumplirse ambas condiciones la persona hizo de la ingestión de «mezonot» una comida fija («kavá seudá»). Por lo tanto deberá abluir sus manos recitando la bendición correspondiente y luego bendecir por el artículo horneado «Hamotzí» sin recitar bendiciones por los demás alimentos pues estos quedan incluidos en la primera bendición, tal como el pan que incluye en su bendición a la de todos los demás alimentos a ingerirse durante la comida. Al terminar de comer se debe recitar «Birkat Hamazón».

Así como no se debe temer no saber calcular la cantidad de alimentos que transforma una ingesta de «mezonot» en una comida fija, de igual forma tampoco se debe temer equivocarse en el cálculo del volumen equivalente a cuatro huevos, pues los sabios establecieron esta medida pensando en personas que carecen de instrumental de medición y tomaron en cuenta que alguien puede calcular un poco de más y otra persona un poco de menos. Todo depende del entender de la persona que come, si piensa que el alimento «mezonot» que va a ingerir tiene un volumen equivalente a cuatro huevos y que junto a los demás platillos servidos habrá de quedar satisfecho – en un caso así hace de esa ingesta una comida fija con «mezonot» y debe recitar tanto «Hamotzí» antes como «Birkat Hamazón» después sin temor a haberse equivocado (El volumen de un huevo es de unos 50 ml, un envase individual de yogurt suele contener el volumen de cuatro huevos).

05) ¿Cómo salir de duda?

A priori, a los efectos de salir de duda, es correcto planificar desde un principio lo que se va a comer tomando en cuenta las dos condiciones antes mencionadas: o comer de los artículos «mezonot» una cantidad equivalente al volumen de cuatro huevos tal que conjuntamente con los demás alimentos alcance para quedar satisfecho y entonces según todas las opiniones recitar «Hamotzí» antes y «Birkat Hamazón» después; o comer menos que el volumen de cuatro huevos de productos «mezonot», tal que conjuntamente con los demás alimentos no alcance para quedar satisfecho y entonces, según todas las opiniones, se deben recitar las bendiciones de «Boré Minei Mezonot» antes y «Al Hamijiá»  después. Además, en un caso así se deberán recitar las bendiciones correspondientes antes y después de los demás alimentos.

Si aún así la persona en cuestión sigue dudando y no sabe decidir si lo que habrá de comer será suficiente para quedar satisfecho, o si sabe que conjuntamente con los demás alimentos comerá hasta quedar satisfecho empero el volumen de «mezonot» que habrá de consumir es claramente inferior al de cuatro huevos, dado que se encuentra en una situación de duda – que recite las bendiciones de «Boré Minei Mezonot» antes y «Al Hamijiá» después y por todos los demás alimentos que recite las bendiciones correspondientes. Es preferible que deje de ingerir artículos «mezonot» antes de quedar satisfecho y recite entonces la bendición final de «Al Hamijiá» y entonces, todo lo que habrá de comer después no se suma a los «mezonot» ingeridos. En un caso así todas las opiniones concuerdan en que por los «mezonot» recite «Boré Minei Mezonot» antes y «Al Hamijiá» después – al tiempo que por los demás alimentos deberá recitar las bendiciones correspondientes.

Este es el lugar apropiado para llamar la atención ante un error muy común: a veces las personas invitan a sus amigos y familiares a una fiesta de Bar Mitzvá o Bat Mitzvá o, con todas las diferencias del caso, al recordatorio de un fallecido y desean honrarlos con una comida que satisface, empero como procuran evitarle a los comensales la molestia de abluir las manos y posteriormente recitar «Birkat Hamazón», en vez de pan se sirven galletas cracker y pasteles junto con  carne, pescado, fiambres o carnes frías, ensaladas, tartas y compota. A los efectos de la halajá práctica, dado que en este tipo de comidas se acostumbra ingerir «mezonot» en un volumen de cuatro huevos y también se suele quedar satisfecho – se deben abluir las manos, recitar «Hamotzí» por el producto «mezonot» horneado y posteriormente recitar «Birkat Hamazón». Y aunque no se ingieran «mezonot» en un volumen equivalente a cuatro huevos, tal como estudiamos, por cuanto que de esa ingesta hemos de quedar satisfechos, entramos en área de duda. A veces, en este tipo de comidas se sirven panes endulzados y se piensa que la bendición correspondiente es «Boré Minei Mezonot». En un caso así, se cometen dos errores: 1) Por lo general, estos panes levemente endulzados son considerados pan y aunque se ingiera poco de los mismos se debe previamente abluir las manos y recitar la bendición de «Hamotzí» (tal como se explicará en la siguiente halajá). 2) Además se suele comer de estos panes más que el volumen de cuatro huevos y por lo tanto, quien esté interesado en servir a sus invitados una comida que satisface, es correcto que disponga de pan de modo tal que todos entiendan que deben abluir sus manos y recitar la bendición de «Hamotzí». Al finalizar la ingesta todos tendrán el mérito de poder recitar la versión extensa de «Birkat Hamazón» que es un precepto de la Torá y contiene cuatro bendiciones importantes.

06) Jalá (pan trenzado) dulce

Tal como ya aprendimos, un producto horneado que no es pan e integra la categoría de mezonot («Pat Habaá Bejisanín») entra en una categoría intermedia: si se ingiere entre comidas se recita la bendición «Boré Minei Mezonot» y posteriormente «Al Hamijiá» y si con estos se establece una comida fija se recita «Hamotzí» antes y «Birkat Hamazón» después de ella. La pregunta que surge es dónde exactamente pasa el límite para considerar el pan como tal y el producto horneado «mezonot».

La regla general es que se considera pan a aquello sobre lo cual se acostumbra a establecer una comida como fija. Por el contrario, todo aquello que se considera refrigerio, tanto sea por placer o para apaciguar un tanto el apetito se lo considera «mezonot». Según esto, una jalá dulce y panecillos endulzados son considerados pan, pues se suelen ingerir en las comidas y no para degustarlos entre estas. Además, la jalá o los panecillos suelen comerse acompañados de diferentes ensaladas o se hace con estos sándwiches de queso o atún, por lo que se los emplea a modo de pan. Por lo tanto, aunque se coma de estos tan sólo un poco – se debe recitar «Hamotzí» antes y «Birkat Hamazón» después. Para que quede claro y recurriendo a nuestro lenguaje habitual, todo producto que es llamado «pan», «jalá» (pan trenzado) o «panecillo» suele formar parte de una comida fija. Por el contrario, si lo denominamos «pastel», es porque no lo solemos ingerir a modo de comida fija. En el caso de un producto horneado que dudamos si clasificarlo como pan o pastel – recitamos por este la bendición de «Boré Minei Mezonot». Quien quiera salir de duda que haga de este producto una comida fija y recite «Hamotzí» (tal como se vio en halajot 3 y 4), o que lo ingiera para llenarse dentro de una comida que incluye pan a fin de alcanzar su satisfacción, y entonces según todas las opiniones, el «Hamotzí» recitado por el pan lo incluye.

Muchos de los judíos de origen sefaradí acostumbran recitar la bendición de «mezonot» por la jalá dulce, pues en el pasado no se acostumbraba servirla en la comida sino como refrigerio. Empero en la práctica, por jalá dulce o panecillos endulzados se debe recitar siempre «Hamotzí» antes y «Birkat Hamazón» después, ya que están destinados a servirse en las comidas y no a modo de postre o de refrigerio entre estas.

07) Matzá

Cuando se establece una comida fija con matzá es claro que se debe recitar «Hamotzí» antes y «Birkat Hamazón» después. Surge la pregunta: ¿qué debe hacerse si se come matzá fuera del marco de una comida?

Hay juristas que entienden que se debe recitar «Boré Minei Mezonot» pues entra en una de las definiciones de «Pat Habaá Bejisanín» por ser un producto horneado duro que debe ser masticado como en el caso de las galletas. Dado que la matzá es también dura se debe recitar «Boré Minei Mezonot». Sin embargo, en Pesaj, la matzá funge como pan y quien ingiere aunque tan sólo sea un poco de esta – debe recitar «Hamotzí» antes y «Birkat Hamazón» después, pero el resto del año bendice únicamente «Boré Minei Mezonot» (Guinat Vradim).

Por otra parte, muchos juristas escribieron que por cuanto que la matzá en Pesaj hace de pan, se la considera pan durante todo el año. Además, existe una diferencia entre el propósito de la matzá y el de las galletitas, pues la primera suele ser servida en comidas mientras que las segundas suelen ser ingeridas como postre o con propósito degustativo. Por lo tanto, aunque se ingiera la matzá a modo de snack o refrigerio, se debe recitar «Hamotzí» antes y «Birkat Hamazón» después. Esta es la usanza de los judíos ashkenazíes.

La costumbre de los judíos sefaradíes es seguir la opinión que entiende que durante todo el año la matzá entra en la misma categoría que las galletas cracker y matziot, por las que se recita la bendición de «Boré Minei Mezonot». Sin embargo, a priori, es mejor salir de duda e ingerir la matzá en el marco de una comida en la que hay pan para que quede incluida en la bendición de «Hamotzí». Empero quien desee ingerir matzá fuera del marco de una comida, según la usanza sefaradí recita la bendición de «Boré Minei Mezonot» (Iejavé Da´at 3:12). Al concluir Pesaj, durante el día posterior a la fiesta (Isru Jag), mientras no sea posible aún comprar pan, según la usanza sefaradí se continúa bendiciendo «Hamotzí» por la matzá pues en ese momento esta funge como pan (Or LeTzión 12:3).

08) Producto horneado a base de masa rellena de queso o carne (burrecas o empanadas)

Surge la pregunta respecto de los productos horneados hechos a base de masa similar a la del pan que es rellenada con queso o con carne.

Algunos juristas consideran que por estos productos se debe recitar «Boré Minei Mezonot», ya que una de las definiciones de los artículos horneados que no son pan («Pat Habaá Bejisanín») es que son rellenos. En virtud del queso o la carne que son introducidos en la masa no se acostumbra a hacer de estos una comida fija y por lo tanto se recita la bendición de «Boré Minei Mezonot» (Tania, Turei Zahav 168:20).

Otros juristas entienden que este enfoque es válido únicamente respecto de la masa que es rellenada con dulce, azúcar o amapola entrando así en la categoría de «Pat Habaá Bejisanín» (artículo horneado que no es pan) cuya bendición correspondiente es «Boré Minei Mezonot»; empero si el relleno es de alimentos tales como carne o queso que suelen acompañar en su ingesta al pan transformándolo en comida fija – este artículo horneado entra en la categoría de pan y se bendice por este «Hamotzí» (Rabí Ieshaiahu ben Eliah de Trani, Shelá, y esto parece desprenderse del Shulján Aruj 168:17).

En la práctica, la halajá depende de la finalidad del artículo horneado. Si se trata de un alimento con el cual se acostumbra a establecer una comida fija se lo considera pan, y aunque se coma de este tan sólo un poco se recita la bendición de «Hamotzí» antes y «Birkat Hamazón» después. En caso de tratarse de un artículo horneado que suele ingerirse como complemento entre comidas, su bendición es «Boré Minei Mezonot» antes y «Al Hamijiá» después y sólo en caso de que se haga con este una comida fija se recita «Hamotzí» y «Birkat Hamazón». En general, un producto horneado grande está destinado a fijar con él una comida y uno pequeño suele ingerirse a modo de alimento complementario. Empero en el caso de las burrecas (suerte de empanada de hojaldre originaria de Turquía y los países balcánicos muy popular en el universo gastronómico israelí N. de T.), aunque se trate de una de gran tamaño, mientras no se tenga la intención de hacer sobre esta una comida fija se recita «Boré Minei Mezonot», por cuanto que su masa es muy diferente de la del pan ya que se la mezcla con aceite.

09) Pizza

En la mayoría de los casos recae sobre la pizza la misma normativa que sobre el pan, pues por lo general las masas de ambos alimentos se semejan. Si bien en el caso de la pizza se agrega sobre la masa salsa de tomate, queso y condimentos varios, estos no alteran el criterio de la base que continúa siendo pan. La pizza es completamente similar a una rebanada de pan sobre la que se untaron diferentes agregados, y para comer aunque tan sólo sea un poco de esta, se debe recitar la bendición de «Hamotzí» antes y «Birkat Hamazón» después.

Empero si la masa fue amasada con agua mezclada con huevo o con leche, en caso de que esto altere el sabor del producto horneado entra en la categoría de «Pat Habaá Bejisanín», y entonces, si no se fija sobre este una comida – se bendice «Boré Minei Mezonot» antes y «Al Hamijiá» después; en caso de sí fijarse – se recita «Hamotzí» antes y «Birkat Hamazón» después. Tal como ya aprendimos (en las halajot 3 y 4), para que una comida tenga el estatus de fija debe cumplir con dos condiciones: la primera que el producto «mezonot» horneado posea un volumen de por lo menos cuatro huevos; la segunda que el comensal quede satisfecho de su ingestión tal como queda después de una comida regular. En la práctica, comúnmente, en una sola porción no se suelen cumplir las dos condiciones simultáneamente, pues, aunque posea un volumen de cuatro huevos, no suele generar la sensación de satisfacción que reporta una comida común. Esta es la razón por la cual se suele preparar la masa de la pizza con agua mezclada con leche, para que se pueda comer una porción de esta como algo temporario, recitando las bendiciones de «Boré Minei Mezonot» antes y «Al Hamijiá» después. Empero si se comen dos porciones comunes de pizza, sin duda que se ingirió un volumen superior al de cuatro huevos de «mezonot» y por lo general esta cantidad es suficiente como para quedar satisfechos tal como con una comida común, por lo que en un caso así – se deben lavar las manos, bendecir «Hamotzí» antes y «Birkat Hamazón» después.

10) Por un alimento cocido siempre se recita «Boré Minei Mezonot»

Todo lo que aprendimos respecto de que a veces recitamos «Hamotzí» por un producto que es «mezonot», se refiere a una masa que fue horneada. Pero en el caso de cereales cocidos, tales como fideos, «ptitim», avena con leche o agua, aunque se ingiera de estos una cantidad importante – se recita «Boré Minei Mezonot» antes y «Al Hamijiá» después. La razón por la cual nuestros sabios diferenciaron entre los productos horneados y los cocidos radica en que los primeros guardan una cierta similitud con el pan, tanto en su forma como en su preparación por haber sido horneados. Por lo tanto, cuando ingerimos alimentos «mezonot» horneados entre comidas recitamos «Boré Minei Mezonot» antes y «Al Hamijiá» después y cuando fijamos con estos una comida recitamos «Hamotzí» antes y «Birkat Hamazón» después. Empero los alimentos cocidos son sumamente diferentes al pan y por ello, aunque se fije con estos una comida se recita «Boré Minei Mezonot» antes y «Al Hamijiá» después.

Lo mismo ocurre en el caso del «Bisli»[4] y «mandalaj»[5], dado que son preparados por medio de fritura en aceite profundo, se los considera cocidos y aunque se fije con estos una comida se recita «Boré Minei Mezonot» antes y «Al Hamijiá» después. Otro tanto ocurre con las «sufganiot»[6], las cuales al freírse en aceite profundo se las considera cocidas y aunque se fije con estas una comida se recitará «Boré Minei Mezonot» antes y «Al Hamijiá» después (si las «sufganiot» son horneadas entran en la categoría de «Pat Habaá Bejisanín»).

Otro tanto ocurre en el caso del «kugel»[7], ya que los fideos que lo conforman fueron previamente cocidos y aunque el «kugel» propiamente dicho haya sido luego horneado, no adquiere forma similar a la del pan. Además antes de elaborarlo, los fideos ya eran aptos de ser ingeridos, por lo que permanece en su categoría de alimento cocido y aunque se fije con este una comida se bendice únicamente «Boré Minei Mezonot» antes y «Al Hamijiá» después.

Según la opinión de muchos, quien fija su comida con wafles no habrá de recitar «Hamotzí» antes y «Birkat Hamazón» después, ya que son muy delgados y no se los considera pan en absoluto, y aunque se ingiera una gran cantidad de estos se recita «Boré Minei Mezonot» antes y «Al Hamijiá» después (Esto es lo que se entiende de Mishná Berurá 168:38, Pitjei Halajá VIII 33).


[4]. Snack salado y duro muy popular en Israel (N. de T.).

[5]. Similar al crotón, muy popular entre judíos ashkenazíes (N de T.).

[6]. Especie de bollo frito en aceite profundo y relleno con diferentes tipos de dulce, se suelen comer en Janucá por cuanto que recuerdan el milagro del aceite (N. de T.).

[7]. Tarta muy popular entre judíos ashkenazíes que puede estar compuesta de espaguetis o papa y se cuece a fuego lento durante el Shabat. Se suele servir caliente en la segunda comida sabática (N. de T.).

11) Mallawah, Kubane y Djajnun (alimentos yemenitas).

El «mallawah» es una especie de masa de hojaldre que se elabora capa tras capa y entre una y otra se unta margarina. Posteriormente se lo fríe u hornea. Dado que contiene ingentes cantidades de margarina, aunque guarda cierta similitud con un pan pita, entra en la categoría de «Pat Habaá Bejisanín» por lo que si se fija con este una comida – se bendice «Hamotzí» antes y «Birkat Hamazón» después. En caso de que se ingiera a modo de alimento transitorio – se recita «Boré Minei Mezonot» antes y «Al Hamijiá» después.

Tal como ya aprendimos hay dos criterios que definen una comida como fija:  que posea un volumen superior a los cuatro huevos y que el comensal quede satisfecho sin que haga diferencia si quedó satisfecho únicamente del producto horneado o de este juntamente con otros alimentos. Una porción de «mallawah» posee aproximadamente el volumen de cuatro huevos empero no llena como una comida común. Por lo tanto, quien tiene la intención de ingerir sólo una porción debe recitar «Boré Minei Mezonot» antes y «Al Hamijiá» después, y quien tiene la intención de comer dos porciones de «mallawah» o una porción acompañada de otros alimentos, todo lo cual suma una cantidad que satisface al igual que una comida común – debe abluir sus manos, recitar «Hamotzí» antes y «Birkat Hamazón» después.

Quien tiene la intención de comer un poco más de una porción entra en duda si habrá de ingerir o no la cantidad suficiente para establecer con «mallawah» una comida fija. Por lo tanto, quien sabe que habrá de quedar satisfecho con esa cantidad – que recite «Hamotzí» antes y «Birkat Hamazón» después; en el caso de quien considere que no – que recite «Boré Minei Mezonot» antes y «Al Hamijiá» después.

Otro tanto ocurre en el caso del Kubane o el Djajnun, ambos productos de masa que se hornean en una olla, los cuales por contener abundante aceite no son considerados como pan cuya finalidad es la de conformar una comida fija. Por ello, quien come de estos alimentos entre comidas recita «Boré Minei Mezonot» antes y «Al Hamijiá» después y si fijó con estos su comida recita «Hamotzí» antes y «Birkat Hamazón» después.

12) Pan frito, crotones, matzá frita

Tal como es sabido, en virtud de la importancia que tiene el pan, nuestros sabios le asignaron bendiciones especiales como «Hamotzí» y «Birkat Hamazón». Las preguntas que surgen son: ¿Qué bendición se recita por panes que fueron cocidos o fritos? ¿Acaso todavía se bendice por estos «Hamotzí» o por el contrario al haber descendido de nivel  se bendice por ellos «Boré Minei Mezonot»?

La regla general indica que si los trozos de pan cocidos son de tamaño mayor que un «kazait» (volumen de medio huevo), aunque hayan cambiado su forma y no se vean ya como pan, dado que son mayores que un «kazait» continúan entrando en la definición de pan y se recita por estos la bendición de «Hamotzí». En caso de que los trozos de pan cocidos sean de un tamaño inferior a un «kazait», aunque conserven aún el aspecto de pan bajaron ya de categoría y aunque se fije con estos una comida – se recita la bendición de «Boré Minei Mezonot». Por ello, por los crotones elaborados industrialmente se recita la bendición de «Boré Minei Mezonot», ya que se trata de trozos de pan más pequeños que un «kazait» cocidos en aceite profundo.

Empero quien prepara crotones horneando trozos de pan aunque estos sean de tamaño inferior a un «kazait», por cuanto que no fueron cocidos y conservan el aspecto de pan – se recita la bendición de «Hamotzí» aunque tan sólo sea por un trozo, y en caso de haber ingerido de estos el equivalente a un «kazait» debe recitar al final «Birkat Hamazón».

En el caso de migas de pan que fueron aglutinadas, apisonadas u horneadas junto a otros ingredientes a los efectos de elaborar una albóndiga o un pastel, dado que son más pequeñas que un «kazait» y no tienen aspecto de pan – se recita por estas «Boré Minei Mezonot» antes y «Al Hamijiá» después.

Quien fríe rebanadas de pan con huevo, dado que son de mayor tamaño que un «kazait» – todos los juristas coinciden en que se debe recitar por estas «Hamotzí» antes y «Birkat Hamazón» después. En caso de que se hayan frito trozos de tamaño menor a un «kazait» que continúan teniendo aspecto de pan – se duda respecto de qué bendición recitar. Quienes consideran que freír en una sartén entra en la categoría de cocción (HaGaón Rabí Zalman en Seder Birjot HaNehenín 2:12. Jaié Adam 54:6) ordenan recitar «Boré Minei Mezonot». A los efectos de salir de duda corresponde recitar primeramente «Hamotzí» e ingerir un «kazait» de pan o un trozo frito de tamaño mayor a un «kazait» y de esa forma incluir en esta bendición a los trozos pequeños. Si sólo se come de los trozos pequeños, en virtud de la duda – se recita «Boré Minei Mezonot».

Asimismo, existe duda respecto del fritado de trozos de matzá («matze brei») porque preservan el aspecto de matzá. En caso de que se considere el fritado como horneado (Maguén Abraham 168:36, Aruj HaShulján 44) corresponde recitar «Hamotzí» antes y «Birkat Hamazón» después; y si consideramos el fritado como cocción, aunque se trate de una cantidad que fija una comida – se recita «Boré Minei Mezonot» antes y «Al Hamijiá» después. A los efectos de salir de duda es correcto comer primeramente un «kazait» de pan o de matzá recitando «Hamotzí» para incluir en esta bendición a la matzá frita y al final se debe recitar «Birkat Hamazón». En el caso de quien no desea fijar una comida con matzá frita sino solamente tomarla como refrigerio entre comidas, que recite «Boré Minei Mezonot» antes y «Al Hamijiá» después.

13) Granos de cereal crudos, snacks de cereal inflado, granola y galleta de trigo inflado

Los cinco cereales suelen ingerirse horneados o cocidos, por lo que se recita por estos las bendiciones de «Hamotzí» o «Boré Minei Mezonot». Empero quien come granos de cereal crudos, apenas tostados o levemente cocidos, recita la bendición de «Boré Prí Haadamá», ya que, al no ingerirlos en un alto nivel de elaboración, entran en una categoría similar a las demás leguminosas por las que bendecimos «Boré Prí Haadamá». Tras haber ingerido estos granos de cereal no se recita bendición final en virtud de la duda existente respecto de la misma.

Empero, si se preparó con estos granos de cereal un platillo importante tal como una galleta de trigo inflado, snacks de cereal inflado o granola, por cuanto que estos están completamente hechos o elaborados y las personas suelen ingerirlos como alimento cuya importancia no es inferior a la de cereales cocidos – se recita «Boré Minei Mezonot» antes y «Al Hamijiá» después.

Contents

[catlist categorypage=»yes» order=ASC]