01) Las bendiciones por las cinco especies de cereales

Nuestros sabios establecieron bendiciones especiales por cinco cereales: trigo, cebada, espelta, centeno y avena.

En términos generales, los cinco cereales son plantas estacionales por lo que aparentemente su bendición debería ser «Boré Prí HaAdamá». Empero, en virtud de su importancia -ya que de estos se extrae el alimento principal del ser humano, tanto el pan como todo tipo de platillos – nuestros sabios estipularon una bendición especial a los efectos de agradecer a HaShem de modo detallado por un componente central de nuestro sustento. Por el pan se bendice: «Hamotzí Lejem Min Haaretz», y por pasteles, guisados o platillos hechos a base de cereales se bendice: «Boré Minei Mezonot».

Se puede comer de los cinco cereales en cinco diferentes situaciones y en cada una de estas la bendición a recitar cambia. Pasemos a enumerarlas:

1) Quien ingiere granos de trigo o cebada crudos, dado que aún no se elevaron a su estado de excelencia bendice: «Boré Prí HaAdamá». Existe duda respecto de la bendición final (tal como se explicará en la halajá 13).

2) Quien come harina molida de cualquiera de los cinco cereales, dado que los ingiere en un estado inferior, se considera que descienden de su nivel inicial, por lo que se recita por ella la más sencilla de las bendiciones: «Shehakol Nihiá Bidvaró» (Shulján Aruj 208:5).

3) Quien cocinó granos de cereal como en el caso de sémola, trigo burgol o avena quaker, o si elaboró de la harina de estos platillos tales como fideos,    «ptitim»[1] y tartas, dado que se elevaron a un grado de platillo que alimenta y satisface recita la bendición: «Boré Minei Mezonot». Una vez que haya comido la cantidad equivalente a una «aceituna» o «kazait» (medio huevo) bendice: «Al Hamijiá» que es la Bendición Triple «Me´ein Shalosh» (Shulján Aruj 208:2).

4) Quien amasa harina y la hornea transformándola en pan, primero bendice «Hamotzí Lejem Min Haaretz» y luego «Birkat Hamazón» (168:9).

5) Existe otro tipo de alimento que se encuentra en un estatus intermedio entre el guisado o platillo cocido y el pan y es el de «artículo horneado que no es pan» («Pat Habaá Bejisanín»). Se trata de alimentos horneados tales como pasteles o galletas cracker los cuales por una parte son similares al pan por tratarse de masa horneada y por la otra no se acostumbra a fijar con ellos una comida como ocurre en el caso del pan, sino que se ingieren como postre. Nuestros sabios fijaron que quien ingiere de estos productos, en la medida en que se consume entre comidas (a modo de «snack», «botana» o «picada» N. de T.) por placer o para aplacar el hambre y dado que se carece de la intención de llenarse con estos tal como se hace en una comida regular – su ingestión no se asemeja en importancia a la del pan y se bendice por estos «Boré Minei Mezonot» y posteriormente «Al Hamijiá». Empero si alguien decidió que estos alimentos conformarán su comida pasan entonces a la categoría de pan por lo que se deben abluir las manos recitando la bendición correspondiente, luego recitar la bendición de «Hamotzí» y posteriormente «Birkat Hamazón». Todo esto aplica porque se trata de alimentos que fueron horneados, empero quien fija su comida con fideos o «ptitim» que son cocidos y no horneados – deberá recitar «Boré Minei Mezonot» y «Al Hamijiá».


[1].  Los «ptitim», también llamados «arroz de Ben Gurión» fueron inventados en Israel en días del racionamiento durante los primeros años del Estado. Están elaborados de los mismos elementos que la pasta, pero a diferencia de esta pasan por un proceso de horneado (N. de T.).

Índice de halajot en el capítulo

Índice de capítulos