12 – El recitado de las bendiciones y el orden de la lectura

https://ph.yhb.org.il/es/05-15-12/

Antes de la lectura de la Meguilá por la noche se recitan tres bendiciones: «Bendito seas Tu D´s Rey del universo, que nos consagraste con Tus preceptos y nos ordenaste la lectura de la Meguilá». «Bendito seas Tu D´s Rey del universo, que hizo milagros para con nuestros antepasados en aquellos días en esta época». «Bendito seas Tu D´s Rey del universo, que nos ha concedido vida, nos sostuvo y nos hizo posible llegar a esta ocasión».

Las bendiciones son la preparación para el cumplimiento del precepto, ya que al recitarlas el oficiante y la congregación se concentran en entender su significado, que es recordar y publicitar el milagro que obró D´s con nuestros ancestros. De todas maneras, quien haya leído sin recitar las bendiciones, cumplió con el precepto siempre y cuando haya tenido la intención de hacerlo.

Respecto de recitar la  bendición de «Shehejeianu» por la mañana, las costumbres están divididas. Según la tradición Sefaradí, no se recita «Shehejeianu» de día, ya que la que se recitó por la noche sigue vigente. Según la tradición Ashkenazí, se debe recitar nuevamente «Shehejeianu» por la mañana, pues la lectura diurna se considera un precepto separado y más aún, se trata de la lectura principal, por lo que no se incluye junto con la nocturna (Shulján Aruj 692:1).

Al recitar «Shehejeianu» por la mañana, es oportuno poner intención de que ella recaiga también sobre los demás preceptos del día: el envío de comidas, presentes a los pobres y el banquete festivo. Los Sefaradim ponen intención en el «Shehejeianu» de la noche y los Ashkenazim en el de la mañana (Mishná Berurá 692:1).

Una vez finalizada la lectura y enrollado nuevamente el pergamino se acostumbra a recitar la bendición «Harav et Ribenu«, que es una oración de alabanza y agradecimiento. Según la mayoría de los juristas, esta bendición no se recita a menos que hayan participado de la lectura diez hombres o diez mujeres, pero de haber menos participantes, no se recita.

Esta entrada fue publicada en 15 - Purim y la lectura de la Meguilá (rollo del libro de Esther. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *