04. Otras cuestiones que son objeto de consulta

En el caso de un muchacho que se enfermó de cáncer y a los efectos de salvar su vida es necesario aplicarle radiación y otros tratamientos que pueden afectar su esperma de por vida, es preceptivo que se extraiga esperma con anterioridad a la terapia para conservarlo congelado y una vez que se haya casado inyectarlo en el útero de su mujer.  Aunque se trate de un adolescente que todavía no piensa en casarse, por cuanto que ya llegó a la edad de trece años está preceptuado de cumplir con la Torá. Para que en un futuro pueda cumplir con el precepto de engendrar debe extraer esperma para congelarlo y llegado el momento emplearlo para embarazar a su mujer. Este procedimiento no trasgrede la prohibición de derramar esperma en vano pues este fue extraído a los efectos de engendrar descendencia en un futuro. Aunque las probabilidades de que su esperma no se vea afectado por el tratamiento son altas, y a posteriori resulte que el derramamiento fue en vano, este procedimiento es preceptivo ya que asegura su futura capacidad de procrear y cumplir así con este deber. Es mejor que, de ser esto posible, el esperma sea extraído de un modo indirecto, empero de no mediar alternativa se puede extraer manualmente.

Si el marido o la mujer padecen de SIDA y en cada coito se corre peligro de contagio y la única posibilidad de evitarlo es el uso de preservativos, algunos juristas consideran que no deben copular de esa forma por cuanto que su uso permanente es considerado derramamiento de esperma en vano y deben divorciarse (Minjat Shelomó III 103:16). Otros juristas entienden que la prohibición de usar preservativo aplica únicamente para situaciones ordinarias en las que se procura evitar el embarazo. Empero, cuando el intento de causar un embarazo puede poner en riesgo la vida de uno de los cónyuges, tienen permitido emplear preservativos pues de esta forma cumplen con el precepto de Oná (Ajiezer III 24:5, Igrot Moshé Even Haezer 1:63, Tzitz Eliezer IX 51:2) y la halajá final es conforme a esta opinión.

Esta entrada fue publicada en 06. Esterilidad y otras dificultades. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *