06. La prohibición de comer matzá el día catorce de Nisán

Nuestros sabios prohibieron comer matzá en la víspera de Pesaj para que su ingestión resulte provechosa por la noche y para que pueda distinguirse o diferenciarse entre la ingestión de matzá anterior a Pesaj y la de la matzá preceptiva en la noche del Seder. Esta prohibición recae también sobre niños pequeños que entienden que el significado de la matzá es un recordatorio de la salida de Egipto. Sin embargo, está permitido dar de comer matzá en víspera de Pesaj a niños pequeños que todavía no entienden su significación.

La prohibición entra en vigor con el despuntar del alba y hay quienes son más estrictos y se abstienen de comer matzá desde el inicio del mes de Nisán, otros se abstienen treinta días antes de iniciarse la fiesta. Sin embargo, desde el punto de vista de la norma está prohibido comer matzá únicamente el día catorce de Nisán (Mishná Berurá 471:12).

En las bases del ejército de Israel y en los hospitales se acostumbra eliminar el jametz varios días antes de Pesaj, pues de no hacerlo así se teme que quede leudo en las cocinas y en los campamentos. A los efectos de que los soldados y los pacientes puedan alimentarse, en los días previos a Pesaj se les sirve matzot y de todas maneras en víspera de la fiesta los comensales deben abstenerse de ingerirlas.

La prohibición de ingerir matzot en la víspera de Pesaj aplica también a pequeños trozos de ésta que fueron amasados con aceite o con vino, tal que aunque esta mezcla sea horneada, mientras que la forma de la matzá sea distinguible en los trozos, la bendición anterior a su ingesta es «hamotzí lejem min haaretz» y está prohibido comerlos el catorce de Nisán. Sin embargo, si los trozos de matzá amasados y horneados perdieron su forma original su bendición será «boré minei mezonot» y se pueden comer en la víspera de Pesaj (así parece desprenderse de lo escrito por Ramá 471:2 y Mishná Berurá 19-20). Hay juristas que son más estrictos en esta cuestión y consideran que aunque la matzá haya sido molida y transformada en harina, posteriormente amasada con aceite o algún líquido dulce y de la mezcla resultante se horneó un pastel o galletas sin que ésta conserve en absoluto la forma original de la matzá – igualmente estará prohibido ingerirla. Esto se debe a que la bendición de «hamotzí» todavía recae sobre este alimento ya que de ingerirse una cantidad determinada se trataría de una comida importante («keviat seudá») que demandaría bendecir «hamotzí» por lo tanto continúa llamándose «matzá» y la prohibición de ingesta de matzá en la víspera de Pesaj recae también sobre artículos elaborados a base de harina de matzá (Gaón de Vilna, Rav Kuk, Jazón Ovadiá).

Sin embargo, si de las migas de matzá se hicieron «kneidlaj» o «matza balls» y fueron cocinadas, todas las opiniones concuerdan que se pueden ingerir en víspera de Pesaj pues tras la cocción los trozos de matzá dejan de denominarse como tales; aunque se coma de este platillo una cantidad que implica una comida importante («keviat seudá») su bendición será «boré minei mezonot» por cuanto que se trata de una comida que fue cocida y no horneada (Mishná Berurá 20). Incluso si se cocinó una matzá entera cuyo volumen es de un «kezait» (29 gr.), aunque su bendición es «hamotzí» la mayoría de los juristas considera que se puede comer en víspera de Pesaj (como se explica más adelante cap. 14).

Esta entrada fue publicada en 13. Reglas referentes a la víspera de Pesaj y sus costumbres. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *