23. «Muktzé»

01 – Los fundamentos de esta prohibición.

Nuestros sabios prohibieron mover, cargar o sostener objetos que no son apropiados para Shabat y por lo tanto la persona los «aparta» («maktzé«) de su mente. Esta prohibición se fundamenta en dos razones: a) Preservar el carácter sagrado y de descanso del Shabat, y en el marco de esta preocupación que las manos cesen de ocuparse  con cuestiones no vinculadas al día sagrado; b) Establecer un cerco en torno a la Torá a los efectos de que la persona se aleje de la posibilidad de realizar una labor en Shabat.

Comenzaremos explicando la primera de las razones:

Amén de las labores prohibidas en Shabat, la Torá nos ordenó cesar de nuestras actividades y descansar, tal como está escrito (Shemot 23:12): «Trabajarás seis días y al séptimo descansarás, y también descansarán tu buey, tu asno, el hijo de tu sierva y el extranjero». Asimismo, está escrito (Shemot 31:15): «Se trabajará seis días y el séptimo será día de descanso total dedicado al Eterno». A los efectos de cumplir con los preceptos de la Torá de cesar en las tareas y descansar en Shabat, los sabios establecieron una serie de medidas destinadas a preservar el espíritu de santidad y descanso de este día, siendo una de ellas la prohibición de tocar o cargar «Muktzé». Si no estuviese prohibido tocar o mover todos aquellos objetos que no son necesarios para el Shabat, la gente se pasaría el día ordenando la casa, sus artefactos o depósitos y de esa forma dejarían sin efecto los mandatos de cesar en toda tarea y descansar. Además, encontramos que los profetas advirtieron al pueblo que preserve el carácter de descanso y santidad del día sábado absteniéndose de caminar en este día igual que en los de la semana, hablando de diferente manera. Como continuación de esta perspectiva, los sabios establecieron que en Shabat, no se ocupen las manos con objetos o utensilios que se usan en los días comunes. De ese modo el Shabat se hace palpable también entre aquellas personas que no realizan labores físicas o manuales durante la semana. Es así, que la prohibición de Muktzé está basada en la Torá, en los profetas y en las especificaciones detalladas  de los sabios (Aruj HaShulján 308:4-5, arriba 22:1).

La segunda razón radica en la política de los sabios de establecer cercos protectores en torno a los preceptos, para así alejar a las personas de la posibilidad de transgredir. La prohibición de «Muktzé» evita que las personas toquen o carguen objetos en el dominio público y que realicen con ellos cualquiera de las otras labores prohibidas (Rambám y Raabad Shabat 24:12-13).

02 – Las reglas de «Muktzé»

En términos generales, los sabios prohibieron transportar o cargar en Shabat objetos que no son para uso sabático para así «apartarlos» de su mente (adelante 10). Existen diferentes tipos de «Muktzé»:

  1. a) «Muktzé en sí mismo» («Mejamat gufó») trata de objetos que no tienen ningún uso en Shabat, por ejemplo piedras, leña, arena, animales o alimentos que no son aún aptos para su consumo (como se verá en 3);
  2. b) «Muktzé por pérdida económica» («Mejamat jisarón kis»), esto es, objetos valiosos que las personas tienen cuidado de no tomarles y darles otro uso que el original por temor a que se estropeen, y dado que no tienen un uso sabático la persona los aparta de su conciencia (adelante 4);
  3. c) «Base para un objeto prohibido» («Basis ledavar asur»), cuando una persona coloca «Muktzé» sobre un objeto que no lo es, dado que tuvo la intención de que ese objeto esté allí en Shabat destinó conscientemente apartada la superficie sobre la que lo apoyó – por lo que se transforma en «Muktzé» (adelante 5-6);
  4. d) «Utensilios para una labor prohibida» («Kelim shemelajtam leisur»): la normativa en torno a estos es especial ya que están destinados a realizar labores prohibidas y por lo tanto la persona los aparta de su consciencia, pero al mismo tiempo a veces se los utiliza para acciones permitidas por lo que queda prohibido tocarlos o moverlos por necesidad del utensilio mismo, pero sí se los puede mover a los efectos de utilizar el espacio que ocupan o bien para su uso específico (adelante 7-9).

Si el «Muktzé es algo desagradable que causa malestar como en el caso de un recipiente que contiene materia fecal («Graf shel reí»), los sabios permitieron retirarlo con las manos (adelante 12).

La prohibición es mover «Muktzé» con las manos («Letaltel») empero se permite tocarlo sin moverlo, por lo que se permite extender un mantel sobre un computador o un teléfono. De ser necesario para algo permitido, se puede mover el «Muktzé» de modo indirecto o lateral, por ejemplo, si al tomar un objeto permitido  mueve el objeto que es «Muktzé» que está a su lado  mientras la acción de moverlo no se  haya hecho directamente con las manos no se está ante algo prohibido. Sin embargo, cuando es necesario mover el «Muktzé» para protegerlo («Letzorej gufó»), no se puede hacer esto moviéndolo lateral o indirectamente empleando la mano ni siquiera mediante una escoba, pero se permite moverlo con el cuerpo, esto es, mediante un pie o con el codo (adelante 14).

En caso de duda respecto de si un objeto es  o no «Muktzé», por ejemplo, si se encuentran frutas debajo de un árbol y se duda si cayeron antes o después de iniciado el Shabat, se debe adoptar la actitud más estricta (Talmud Babilonio Tratado de Beitzá 24(B), Shulján Aruj 325:5). Sin embargo, en caso de que haya duda respecto de la halajá sobre si un objeto entra o no en la categoría de «Muktzé» se opta por la opinión más flexible (Beit Iosef 279:4, Shaar Hatziún 309:24).

03 – «Muktzé en sí mismo» («Mejamat Gufó»).

Todo objeto que carece de uso en Shabat se llama «Muktzé en sí mismo», esto es, por su materialidad misma que carece de uso sabático. En esta categoría entran las piedras, leña, animales, pedregullo, tierra, hojas de árbol y todo tipo de residuos así como también un cadáver.

Este tipo de «Muktzé» se prohíbe tocar o mover también para una acción permitida, por ejemplo, se prohíbe tomar una piedra para evitar que se cierre una puerta o para abrir una nuez. Quien desee exceptuar una piedra de la prohibición de «Muktzé» debe pensar antes de Shabat que habrá de utilizarla de modo permanente para un uso determinado, como mantener la puerta abierta o abrir nueces o podrá también usarla con esos propósitos en un día hábil (Shulján Aruj 308:20 y 22).

Asimismo, arena es «Muktzé» y no se pueden cubrir con ésta cosas  desagradables, empero si se dejó de antemano arena para este propósito no es «Muktzé» (Shulján Aruj 308:38). De la misma manera, arena que está en un cajón destinada a que niños jueguen con ella no es «Muktzé» (arriba 15:2).

Alimentos que está prohibido ingerir y se los piensa transformar en comestibles al salir Shabat como el caso de frutas a las que no se les separaron diezmos y ofrendas («Trumot» y «Maasrot») o pan al que no se le separó «jalá», son «Muktzé» (Rambám Shabat 25:19). Sin embargo, carne no Kasher destinada al perro no es «Muktzé» (Shulján Aruj 324:7).

Alimentos aptos para ser ingeridos en caso de gran necesidad no son «Muktzé», empero si no son comestibles de no mediar horneado o cocción por ejemplo en el caso de la harina, las papas, los frijoles, pescado o carne crudos, entran en la categoría de «Muktzé». Si bien estos alimentos son aptos para el consumo animal, son «Muktzé» por cuanto que no se acostumbra alimentar animales con alimentos destinados a humanos.

En caso de gran necesidad, si el freezer dejó de funcionar y la carne o pescado que están en su interior pueden echarse a perder, se confía en quienes consideran que no son «Muktzé» por ser aptos para el consumo de un perro y se los puede pasar a otro freezer.

Los animales son «Muktzé» pues carecen de uso sabático y en caso de necesidad se permite sujetarlos y arrastrarlos para poder alimentarlos o para protegerlos, pero se prohíbe alzarlos (arriba 20:3). En el caso de las mascotas que se suele alzar como divertimento, no son «Muktzé» (arriba 20:5).

Restos de comida que son aptos para alimentar perros o gatos no son «Muktzé», pues aunque el dueño de estos restos carezca de perro o de gato, en la ciudad existen y los restos son aptos para su consumo. Por lo tanto, los huesos no son «Muktzé» por ser aptos para el consumo de perros o de gatos. Empero, residuos no aptos para el consumo humano o animal, por ejemplo cáscaras de nuez y espinas de pescado, entran en la categoría de «Muktzé». Asimismo, restos de alimentos que son aptos para el consumo de animales que no se encuentran en la cercanía son «Muktzé» (Shulján Aruj 308:29, carozos de damasco con los que los niños suelen jugar y se obtuvieron al comer en Shabat no son «Muktzé» (ver Shmirat Shabat Kehiljatá 16 observación 33).

04 – «Muktzé por pérdida económica» («Mejamat jisarón kis»).

Objetos valiosos que no son usados durante el Shabat  y se tiene cuidado de no moverlos de su sitio salvo para su uso específico, son «Muktzé» en Shabat. Así se evita una pérdida económica en virtud de algún daño eventual que pudiere ocurrirles. Por ejemplo, cuchillos profesionales de matarifes o talabarteros son «Muktzé» y no se pueden tocar o mover aunque la persona sólo tenga la intención de cortar con ellos comida (Talmud Babilonio Tratado de Shabat 123(B), 157(A), Shulján Aruj 308:1).

Se consideran «Muktzé por pérdida económica», entre otros: instrumentos musicales, computadoras «palm», máquinas fotográficas y licuadoras. Esta categoría de objetos está prohibido usarlos en Shabat ni siquiera para acciones permitidas, por ejemplo apoyarlos sobre hojas de estudio para que no se vuelen con el viento. Se prohíbe por ejemplo, envolverse en una tela cara destinada a confección. Empero no entran en la categoría de «Muktzé» los utensilios caros que suelen usarse en Shabat, por ejemplo, reloj de oro, lentes o lupa para leer.

Otros objetos que son «Muktzé por pérdida económica»: billetes de dinero, documentos comerciales importantes, documentos de identidad, tarjetas de crédito, sellos, pergaminos de escribas («sofer stam»), papel destinado a escribir en circunstancias específicas y que se tiene cuidado de no usar para otras funciones (Shmirat Shabat Kehiljatá 20:20).

Asimismo, entran en esta categoría los relojes de pared o cuadros valiosos los cuales se tiene el cuidado de no moverlos a menos que sea necesario para evitar que se dañen (Mishná Berurá 308:168). De la misma forma, un armario grande que se tiene el cuidado de no moverlo innecesariamente para evitar que se dañe, es «Muktzé por pérdida económica» (ídem 308:8). La prohibición implica mover el armario, mas, se permite abrir y cerrar sus puertas y cajones destinados a uso ordinario.

Vasos, platos y prendas de vestir destinados a ser comercializados son «Muktzé por pérdida económica» ya que los comerciantes tienen cuidado de no usarlos. En el caso de un comerciante que no evita usar la mercadería, esta no es «Muktzé». Quienes comercian con productos alimenticios no suelen tener cuidado de no consumir de la mercadería que poseen por lo que los alimentos de las tiendas y los depósitos no son «Muktzé» (Beit Iosef Ramá 308:1, Mishná Berurá 6-7, Shulján Aruj 310:2, Mishná Berurá 4).

05 –  «Base para un objeto prohibido» – intencional.

Cuando se deposita un objeto «Muktzé» sobre un objeto permitido a los efectos de que permanezca allí durante el Shabat, este último también se transforma en «Muktzé» por ser «base para un objeto prohibido». Por ejemplo, quien coloca dinero sobre la mesa, si bien esta no es «Muktzé», dado que se colocó sobre ella dinero que sí lo es, adopta este carácter por ser base para un objeto prohibido.

Esto es, el acto de colocar el dinero sobre la mesa lleva implícita la intención de no usarla durante el sábado por lo que la mesa se transforma en «Muktzé» tal como el dinero que sostiene. Y aunque en el correr del sagrado día el dinero se caiga de la mesa, dado que esta ya era «Muktzé» al caer el sol en la víspera Shabat («Bein Hashemashot»), permanece en ese status hasta concluir el día (Shulján Aruj 310:7). Empero, si no se tuvo la intención de que el dinero permaneciera allí durante todo el Shabat sino que se lo olvidó allí, dado que no decidió transformar la mesa en «base de objeto prohibido», ésta no se transforma en «Muktzé». A priori, no se debe mover la mesa con el dinero que sostiene, por lo que se la debe inclinar para que este caiga a un lado y luego se puede llevar la mesa a donde se desee. Si hacer caer el «Muktzé» a un costado ha de implicar pérdida económica, por ejemplo en el caso de una calculadora, o si el «Muktzé» es una piedra y alrededor de la mesa hay objetos de vidrio que pueden quebrarse, se puede llevar la mesa junto a la piedra hasta un sitio donde se la pueda inclinar sin causar daño (Talmud Babilonio Tratado de Shabat 142(B), Shulján Aruj 309:4, Shulján Aruj 277:3, adelante 14).

Esta misma es la norma respecto de un ordenador «laptop» que está apoyado sobre un libro, candelabros caros sobre una bandeja, cuchillos valiosos dentro de una cartera, papas crudas dentro de un cajón, una alcancía de «tzedaká» sobre la «bimá» (podio de la sinagoga); si fueron colocados intencionalmente, aquello que los sostiene se transforma en «base para objeto prohibido» y por ende se hace también «Muktzé». Si los objetos fueron olvidados en esas ubicaciones, la base que los sostiene no entra en la categoría de «Muktzé».

A veces se desea colocar un objeto «Muktzé» en el armario y como no hay espacio vacío se lo ubica sobre una prenda. Los juristas debatieron respecto de si ésta se transforma o no en «Muktzé» y sostienen diferentes opiniones.  Hay algunos que sostienen que dado que el objeto prohibido fue colocado sobre la prenda intencionalmente ésta se transforma indefectiblemente en «base de objeto prohibido» (Turei Zahav). Otros entienden que dado que no se tuvo la intención específica de que el «Muktzé» sea colocado sobre esa prenda en cuestión  sino que se trata de algo casual, la prenda no se transforma en «base de objeto prohibido» (Maguén Abraham). En la práctica, en caso de necesidad se puede optar por la actitud más flexible (Mishná Berurá 309:18).

Si se encontró dinero u objetos «Muktzé» en un bolsillo de la ropa que se viste, dado que por lo general se trata de un olvido – la prenda no se transforma en «base de objeto prohibido». Empero, a los efectos de no continuar cargando algo prohibido en la ropa, se debe tratar de sacudir. En caso de que le resulte vergonzoso hacerlo en público o teme que el objeto «Muktzé» pueda perderse en la calle, puede continuar andando hasta llegar a un sitio donde pueda sacudir su ropa sin temor a pérdida o a pasar apuros.

06 – Continuación.

En el caso de una bandeja sobre la cual se depositaron diferentes objetos, algunos de ellos «Muktzé» y otros que no lo son; si los objetos prohibidos son los más  importantes para la persona, la bandeja se transforma en «base para objeto prohibido». Si los objetos permitidos son los más importantes la bandeja no será «Muktzé» (Shulján Aruj 310:8). Por ejemplo: si sobre la mesa se encuentran velas de Shabat y «jalot», si las primeras son de cerámica entonces los panes son los más importantes, por lo que se puede mover la mesa. Empero, si las velas se encuentran en candelabros de plata, estos son «Muktzé por pérdida económica» y por ende más importantes que los panes, por lo que la mesa se transforma en «base para un objeto prohibido» y se prohíbe moverla. Sin embargo, si los candelabros se encuentran sobre una bandeja y ésta sobre una mesa, sólo la bandeja se considera «base para un objeto prohibido» pero la mesa se puede mover pues no hay prohibición sobre la base de una base.

En el caso de una persona que apoyó «Muktzé» sobre el objeto de su compañero, no lo transforma en «base para un objeto prohibido» pues nadie puede a conciencia prohibir un objeto que no le pertenece, pero si lo hizo por encargo del dueño, entonces se considera intencional y por ende el objeto se transforma en «base para un objeto prohibido» (Ramá 309:4, Mishná Berurá 27).

Aunque la base sea mucho más valiosa que el objeto prohibido depositado sobre esta, dado que le hace de sostén se transforma también en «Muktzé». Empero, cuando el objeto prohibido carece de toda importancia frente a la  base que lo sostiene, ésta no se hace «Muktzé». Por lo tanto, si se apoyó una moneda simple sobre una mesa o huesos sobre un plato y dado que lo prohibido es insignificante en relación a su sostén, no se transforman en «base para un objeto prohibido». Asimismo, cuando la base en cuestión no está destinada principalmente a hacer de sostén, por ejemplo en el caso de las puertas de un armario o un refrigerador contiguas a estantes sobre los cuales hay objetos prohibidos, dado que la función central de estas es para abrir o cerrar el armario o la heladera y no para fungir de base de lo que está colocado sobre los estantes, no son «base para un objeto prohibido» (Mishná Berurá 310:31, 277:7, Shmirat Shabat Kehiljatá 20:77).

Una mesa que fue hecha «base para un objeto prohibido» no se la puede mover pero se permite comer o estudiar sobre ella sin correrla. Asimismo, se permite extender o acortar una mesa a condición de que no se mueva con las manos la parte sobre la cual se halla el «Muktzé». Si la mesa posee cajones, se la puede usar mientras no se la mueva del lugar (Tehilá LeDavid 310:7, Shmirat Shabat Kehiljatá 20:61).

07 – «Utensilios para una labor prohibida»

Los utensilios para una labor prohibida son aquellos objetos que se suelen emplear en acciones prohibidas en Shabat, por ejemplo el martillo, las tijeras, una aguja, una pinza o una guía telefónica. Dado que estos objetos están destinados a ser utilizados en labores prohibidas en Shabat, son «Muktzé». Por otra parte, dado que se los puede emplear para acciones permitidas, la persona no los aparta por completo de su mente. Por lo tanto, los sabios establecieron una categoría intermedia respecto al utensilio para una labor prohibida: en términos generales es «Muktzé» pues de encontrarse en un sitio en el cual podrían ser robados o dañarse no se los puede mover empero sí se lo puede hacer si se necesita su materialidad («letzorej gufó») o por el espacio que ocupan («letzorej mekomó») (Shulján Aruj 308:3).

¿Qué significa que se necesita el objeto en sí mismo (gufó)? Implica emplearlo para un uso permitido, por ejemplo, emplear un martillo para abrir nueces, las tijeras para abrir una bolsa de leche, una aguja para quitar una espina que se clavó en el cuerpo, una pinza para abrir o cerrar una canilla que carece de manivela o una guía de teléfonos para encontrar la dirección en la que vive un amigo. En caso de ser posible obtener el mismo resultado sin emplear utensilios destinados a una labor prohibida – no se los ha de utilizar (Mishná Berurá 308:12).

¿Qué significa que se necesita el espaciotzorej mekomó«)? Implica que si un utensilio para una labor prohibida se encuentra ubicado en un sitio que es necesario utilizarlo, por ejemplo, si está sobre una mesa sobre la que se desea colocar alimentos o libros, una cama sobre la que se desea descansar, o una silla sobre la que se desea sentar, se lo puede llevar a otra parte. Asimismo, cuando el utensilio se encuentra sobre el piso en un sitio en el cual las personas pueden tropezarse con él, se lo puede retirar. Si la puerta del lavarropa se encuentra abierta en un sitio donde los miembros del hogar frecuentan – se la puede cerrar. Otro tanto cuando un utensilio para una labor prohibida molesta para abrir o cerrar una ventana – se lo puede retirar.

Dado que ya se levantó el utensilio a los efectos de aprovechar su materialidad o el espacio que ocupaba, se lo puede llevar hasta una ubicación en la que esté seguro (Shulján Aruj 308:3, adelante 15).

Otros ejemplos de utensilios que sirven para una labor prohibida son: lapicera, lápiz, sacapuntas, pincel de pintura, papel para escribir, cuentas comerciales, papel de lija, papel de calco, una vela, fósforos, un clavo o cigarrillos.

Hay utensilios que sirven para una labor prohibida como en el caso de un cuchillo profesional o un martillo de pulidores de diamantes, los cuales se tiene recaudo de no emplearlos para usos diferentes por tratarse de «Muktzé por pérdida económica» y por lo tanto su status es más delicado y no se los puede mover ni por necesitarse de su materialidad para otra función («letzorej gufó») o del espacio que ocupan («letzorej mekomó») (tal como se vio en la halajá 4).

Artefactos eléctricos: Ventilador, lavarropa, refrigerador y demás aparatos que carecen de filamento incandescente se los considera como utensilios para una labor prohibida. Sin embargo, en el caso de aparatos que contienen filamentos o alambres que conforman el núcleo de calor, por ejemplo, lámparas, horno, radiador o «plata» de Shabat, si estuvieron encendidos al caer el sol en la víspera sabática y antes de salir las estrellas («Bein Hashemashot») se los considera «Muktzé en sí mismo» y no se pueden mover en Shabat ni por necesitarse su materialidad para una acción permitida («letzorej gufó») ni por el espacio que ocupa («letzorej mekomó»). Si en Shabat están apagados y no estuvieron encendidos en la víspera entre que se puso el sol y la salida de las estrellas («Bein Hashemashot») se los considera utensilio para labor prohibida y se los puede mover en caso de ser necesaria su materialidad para una acción permitida o el espacio que ocupan.

08 – Utensilios que sirven tanto para labores prohibidas como permitidas.

Un utensilio que sirve para una labor prohibida y una permitida se lo clasifica según su uso más común (Pri Megadim, Mishná Berurá 308:10). Por lo tanto, una navaja que tiene también tijeras no es «Muktzé» pues el uso principal es el de navaja que sirve para cortar alimentos por lo que se prohíbe mover únicamente las tijeras. Asimismo, un reloj que contiene una computadora no es «Muktzé» pues su uso principal es ver la hora y eso está permitido. En el caso de un celular que posee reloj, dado que el uso principal es el teléfono, se trata de un «utensilio para una labor prohibida» que se prohíbe mover para su uso, mas se lo puede hacer si se necesita su materialidad para una labor permitida como la de ver la hora – pero no se portará en el bolsillo. Asimismo, se permite moverlo en caso de necesitarse el espacio que ocupa («letzorej mekomó») y si el reloj despertador contenido en el teléfono comienza a sonar y no le permite descansar – lo podrá alejar. De igual manera, una olla es un utensilio para una labor prohibida pues su función principal es la de cocinar, pero cuando contiene un guisado la olla se torna secundaria a éste y se la puede mover. Una vez que se finalizó de vaciar su contenido, aunque no se precise el espacio que esta ocupa, se la puede retirar de la mesa por entrar en la categoría de «recipiente de desperdicios» (Mishná Berurá 308:20, Beur Halajá ‘כלי’, adelante halajá 12).

El horno hogareño, aunque sirve también como depósito de bandejas, moldes o alimentos panificados, dado que su uso principal es hornear se trata de un «utensilio para una labor prohibida». Sin embargo, se permite abrir la puerta del horno para extraer alimentos, pues se trata de moverlo a los efectos de aprovechar su espacio («tiltul letzorej mekomó»). Si se desea ingresar alimentos al horno para allí resguardarlos, se permite abrir la puerta y luego cerrarla pues se trata de aprovechar su materialidad para una acción permitida («letzorej gufó») (Shmirat Shabat Kehiljatá 20:79).

Los «tefilín» se consideran utensilios para una labor prohibida, ya que en Shabat y días de fiesta de la Torá (Yom Tov) está prohibido colocarlos o vestirlos (Shulján Aruj 31:1). Por lo tanto, se los puede mover solamente si se necesita de su materialidad para una acción permitida o si se necesita el espacio que ocupan. Una acción permitida podría ser la de quien quiere colocárselos para protegerse ante un peligro y necesidad del espacio que ocupan sería cuando están junto al «talit» en el estuche que se necesita usar para el rezo sabático, y  se los retira para colocar el «talit» en su lugar (Turei Zahav y Maguén Abraham). En caso de necesidad, si los «tefilín» pueden sufrir daño se los puede mover (Mishná Berurá 31:2, Be´ur Halajá).

Una planta en una maceta es un «utensilio para una labor prohibida» pues se acostumbra a realizar con ésta acciones vedadas tales como plantar, regar o podar. Empero se permite moverla si es necesaria para una acción permitida como la de decorar la mesa o si es necesario el espacio que esta ocupa (ver arriba 19:10).

09 – Utensilios para labores permitidas, alimentos y libros.

Utensilios destinados a acciones permitidas tales como mesas, sillas, camas, almohadas, termos, relojes o escobas se los puede mover para todo uso, mas, de no mediar una necesidad, estará prohibido hacerlo. En los días de Nejemia, en los que muchos trasgredían el Shabat, se decretó que no se puede mover utensilio alguno y cuando la población volvió a guardar las halajot se permitió mover utensilios cuyo uso es permitido, pero se mantuvo el decreto de que no se puede mover un objeto si esto no es necesario. Esto está destinado a que la persona preste atención a lo que hacen sus manos durante el Shabat, que no sacuda objetos sin motivo para de esa forma quedar a salvo de no trasgredir prohibiciones sabáticas. Además, en Shabat la persona debe estar en un estado de reposo interior, y parte de éste pasa por que sus manos cesen y no estén ocupadas moviendo objetos innecesariamente.

Sin embargo, no se decretó prohibición de mover alimentos, libros, prendas de vestir o joyas pues por su intermedio se deleita el Shabat y se los puede mover – aunque no medie necesidad alguna.

Los juristas debatieron respecto de utensilios que se suelen utilizar habitualmente, por ejemplo cubiertos de mesa, platos y vasos. Hay juristas que entienden que se los debe considerar como alimentos, los cuales se pueden mover o tocar ilimitadamente. Otros juristas entienden que se los debe considerar como utensilios para labores permitidas, que se prohíbe mover o tocar de no mediar necesidad alguna. Dado que las reglas de «Muktzé» son de origen rabínico, la idea principal es conforme a la opinión más flexible, empero, a priori, dado que muchos juristas se inclinaron por la opinión más estricta es bueno tener en cuenta su opinión y no mover cubiertos platos y vasos innecesariamente.

10 – «Muktzé» a la hora que se pone el sol en víspera de Shabat y antes de la salida de las estrellas («Bein Hashmashot») por causa de una prohibición o un precepto.

Todo aquello que era «Muktzé» a la hora de ponerse el sol, aunque luego pierda el carácter de tal, por cuanto que lo fue en ese momento continúa siéndolo por todo el Shabat. Por lo tanto, si se dejó dinero sobre la mesa, esta se transformó en «Muktzé» por ser «base de un objeto prohibido», y aunque el dinero se haya caído de la mesa a lo largo del día la mesa continúa en su mismo status ya que era «Muktzé» al ponerse el sol en la víspera de Shabat (Shulján Aruj 310:7, arriba 5). Asimismo, una vela de aceite que se encendió antes de la entrada del Shabat, al apagarse sigue estando prohibido moverla así como tampoco se puede usar su residuo; dado que en «Bein Hashmashot» ya era «Muktzé» queda en ese status por todo el sábado (Shulján Aruj 279:1, Mishná Berurá 1). Asimismo, un objeto valioso que era «Muktzé por pérdida económica» al ponerse el sol y se quiebra en Shabat, aunque sus restos son utilizables, por cuanto que era «Muktzé» en ese momento se mantiene en ese status todo el Shabat (Mishná Berurá 308:35, según Maguén Abraham 308:19).

Un objeto no es «Muktzé» a menos que cumpla con dos condiciones: a) No era apto para ser usado a la hora de ponerse el sol y antes de salir las estrellas en la víspera de Shabat  («Bein Hashmashot»); b) La persona tenía  el uso de ese objeto apartado de su mente. El ejemplo conocido es el de higos y uvas que fueron colocados en el patio posterior de la casa para que se sequen y se hagan pasas, y durante el proceso de secado no están aptos para ser ingeridos ya que están en fermentación, y además están apartados de la mente de la persona. Por lo tanto, aunque durante el sábado se haya  completado el proceso de secado y las pasas se hicieron aptas para el consumo, dado que durante «Bein Hashmashot» fueron «apartadas» del pensamiento como comestibles, se mantienen en el status de «Muktzé» por todo el día. Empero, si sólo se cumple una de las condiciones, las frutas no serán «Muktzé» todo el Shabat. Por ejemplo, si la persona dejó semillas de trigo sobre la tierra para sembrarlas aunque las «separó» en su mente, dado que en la práctica son comestibles no adquieren el status de «Muktzé» y se las puede tomar en Shabat e ingerirlas (Shulján Aruj 310:2).

Asimismo, cuando la persona sabe que un objeto que no es apto para su uso en «Bein Hashmashot» se transformará en apto durante el día, por cuanto que no lo «apartó» de su mente no adquirió el carácter de «Muktzé». Un claro ejemplo de esto es una olla que se está cocinando sobre la «plata» al comenzar Shabat, si bien en el horario entre la puesta del sol y la salida de las estrellas no era apto para ser ingerido, la persona no lo «apartó» de su mente pues sabía que más tarde estaría pronto. Otro tanto ocurre con quien pone a secar ropa mojada en una cuerda, si bien esta no está apta para su uso en «Bein Hashmashot», si el clima es tal que con certeza durante el Shabat habrá de estar seca, la persona no la «aparta» («Maktzá») de su mente y se la puede mover una vez seca (Levushei Srad, Shmirat Shabat Kehiljatá 22:11).

11 – La prohibición de transformar un recipiente en «Muktzé» en Shabat o «retirarlo de servicio».

Está prohibido dejar sin uso un utensilio en Shabat transformándolo en «Muktzé» durante el día sagrado. Por ello, si la vela gotea aceite, no se permite colocar un recipiente debajo para que lo recoja ya que como el aceite es «Muktzé» estará prohibido mover el recipiente que lo contiene, por lo que le  otorgamos esta calidad durante el día sábado. Por lo tanto, si se quiere evitar que el aceite que gotea ensucie la casa se debe dejar el recipiente que lo recoja colocado desde antes del inicio del Shabat. De la misma forma, no se permite colocar un recipiente bajo una gallina para que ponga el huevo dentro de él ya que el huevo es «Muktzé» y entonces no se podrá mover el recipiente que lo contiene, por lo que el recipiente se transforma en «Muktzé» «quitándolo de servicio» («Bitel et haklí meheijanó») (Talmud Babilonio Tratado de Shabat 42(B), Shulján Aruj 310:6, 265:3).

De todas formas, existe una manera posible de colocar un recipiente bajo el goteo de aceite o bajo la gallina y es colocando, con anterioridad en su interior algo más importante que está permitido mover, y entonces estará permitido mover el recipiente en virtud del objeto autorizado contenido (Mishná Berurá 265:6).

Quien teme que las chispas de la vela salpiquen hacia los costados, podrá colocar debajo un recipiente que las reciba, ya que las chispas carecen de materialidad real y ni bien se apagan se puede mover el recipiente en cuestión. De esta manera no se considera que se lo retira de servicio sabático transformándolo en «Muktzé». Sin embargo, no se verterá agua dentro de este recipiente pues esto acelera el tiempo de extinción de las chispas (Talmud Babilonio Tratado de Shabat 47(B), Shulján Aruj 265:4).

Se prohíbe mojar almohadas o colchones pues esto los anula de su uso para el cual están preparados para Shabat (Shulján Aruj 305:19). Asimismo, se prohíbe ensuciar ropa de modo tal que no se pueda usar sin ser lavada. Si se cayó líquido al suelo, está prohibido absorberlo con prendas de vestir pues así se las deja fuera de uso. Sin embargo, se permite absorber el agua con un trapo pues está destinado a ese uso. Se permite también que muchas personas sequen sus manos con una misma toalla al punto de que ya no esté apta para ser usada, ya que no la retiraron de servicio pues para eso está destinada. En ese mismo sentido, está permitido dejar una bolsa de nylon preparada en el tacho de la basura e ir llenándola con desperdicios a lo largo del Shabat, y si bien la bolsa se transformará en «Muktzé» igual que su contenido no se considera que se la «retira de servicio» («mevatel meheijanó») pues ese es el uso normal de la bolsa – contener residuos (Levush 265:3, Shulján Shelomó 308:17:7, Yalkut Iosef II p. 480, ver Shmirat Shabat Kehiljatá 22:28, Orjot Shabat 19:329).

Se permite colocar un recipiente delante de los polluelos para que por su intermedio puedan subir y bajar de su sitio, y si bien los animales son  «Muktzé» no se considera que se transforme en tal al recipiente porque en cualquier momento se les puede espantar de allí. Empero si el polluelo está parado sobre el recipiente, no se lo puede retirar (Talmud Babilonio Tratado de Shabat 128:2, Shulján Aruj 308:39).

12 – Permiso de retirar objetos sucios o malolientes – recipiente que contiene materia fecal.

Si bien los objetos desagradables como un recipiente que contiene materias fecales, un ratón muerto o residuos de alimentos son «Muktzé en sí mismos» o «Mejamat gufó», los sabios permitieron retirarlos para velar por la  dignidad humana. En este caso no exigieron que nos esforcemos en  moverlo de un modo diferente al habitual sino que se lo puede hacer directamente con la mano. Esto es así a condición de que su ubicación resulte molesta a las personas, empero, si están en un sitio que no molesta no se lo puede mover como es el caso del «Muktzé» (Talmud Babilonio Tratado de Beitzá 36(B), ídem Shabat 121(B), Shulján Aruj 308:34).

Todo depende de cuán desagradable sea el objeto. En la casa, cosas levemente sucias, por ejemplo ollas con restos de comida o vasos en los que quedaron restos de vino o una vela de aceite que se quemó, en caso de que produzcan incomodidad entran en la categoría de recipiente con materia fecal («Graf shel reí») y se los puede retirar. Otro tanto ocurre en un patio contiguo a un sitio habitado por personas, empero si no está próximo a donde viven personas no se los puede retirar. En caso de que haya excremento en la calle o en un patio transitado, dado que se trata de algo muy desagradable aunque se encuentre lejos del sitio habitado por las personas – se lo podrá retirar. Empero, si se trata de un patio trasero muy poco transitado no se lo podrá hacer. Si se encuentra allí un cadáver de animal cuyo mal olor se esparce y provoca malestar, aunque no se camine junto a este, se lo podrá retirar (Mishná Berurá 308:131, Beur Halajá 308:4 ‘כלי’, Ramá 279:2, Mishná Berurá 5).

Se permite retirar de la mesa con la mano cáscaras y semillas que son «Muktzé» y tirarlas a la basura. Se permite también hacerlo en dos etapas, por ejemplo, al principio retirarlas al costado de la mesa y luego llevarlas al bote de la basura (hay quienes dicen que esta es la razón por la cual se permite barrer en Shabat).

Quien pela semillas para comerlas, si bien las cáscaras son «Muktzé», se pueden sacar de la boca con la mano y botarlo a la basura o dejarlo al costado del plato, pero no las mantendrá prolongadamente en su mano. Asimismo, se permite retirar los residuos que se acumularon en el tapón de la pileta de la cocina.

Un tacho de basura es «Muktzé» al igual que su contenido, empero si este se llena y provoca desagrado se lo puede vaciar en el basurero de la calle, a condición de que exista «Eruv»; luego se permite devolverlo a la casa (Shmirat Shabat Kehiljatá 22:48).

13 – Recipientes que se rompieron y ropa que se deterioró.

Tal como vimos (halajá 3), todo objeto que no es apto para ser usado es «Muktzé en sí mismo» («Mejamat gufó»), empero es necesario que clarifiquemos en qué momento un objeto pasa a ser no apto y se transforma en «Muktzé». En términos generales, dos son los factores que inciden en el status de cualquier objeto: a) su situación, b) la consciencia de la persona.

Pasemos a explicar. En el caso de una persona que tira a la basura ropa y utensilios en buen estado antes de Shabat, estos no se transforman en «Muktzé» pues predomina la opinión mayoritaria de quienes los perciben en buen estado por sobre el pensar de quien los botó. Empero, si antes de Shabat una persona tira a la basura utensilios y ropa usados, estos se transformarán en «Muktzé», aunque haya personas que acostumbran a usarlos en ese nivel de desgaste, puesto que el dueño los botó a la basura y están desgastados (Shulján Aruj 308:12, Mishná Berurá 51, Ramá 308:7). Sin embargo, si los tiró a la basura en Shabat no se transformaron en «Muktzé» pues al iniciarse el sagrado día no lo eran, y estaban aptos para ser usados un poco más, por lo que no bajan de categoría el sábado (Mishná Berurá 308:32).

En el caso de un utensilio que se rompió en Shabat, sus restos no se transforman en «Muktzé»mientras sea posible usarlos. En caso de que sea imposible usarlos efectivamente se hacen «Muktzé». Sin embargo, si hay peligro que los habitantes del hogar se lastimen con estos restos, se los puede retirar con las manos. Si el objeto en cuestión se rompió en víspera de Shabat y el dueño del mismo tiró a la basura los restos aunque eran todavía utilizables, se convierten en «Muktzé» (Shulján Aruj 308:6-7 y 11, Mishná Berurá 48, Shmirat Shabat Kehiljatá 20:42).

En el caso de un utensilio al que se le salió una parte, sea tanto en Shabat como en su víspera, si es posible volver a colocarla en su sitio aunque no tenga ningún uso sabático no es «Muktzé», y así como se puede mover el objeto se puede mover la pieza de este que se salió pues todavía se considera parte del mismo. Por lo tanto, una cadena de canicas que se desarmó, por cuanto que se tiene la intención de devolver las canicas a la cadena no se las considera «Muktzé» (a condición de que no se tema que las vuelvan a unir a la cadena mediante un nudo durante el Shabat). Asimismo, un diente postizo o una corona que se sale, por cuanto que se tiene la intención de devolverlos a su sitio – no se transforman en «Muktzé». Lo mismo ocurre con un botón que se cae de una prenda, no se transforma en «Muktzé» ya que se tiene la intención de devolverlo a su sitio. Si bien un botón nuevo es «Muktzé» pues no está apto para uso alguno, en este caso el botón ya era parte de la prenda por lo que no cambia de status.

Sin embargo, objetos unidos a la tierra que se desprenden en Shabat se transforman en «Muktzé», pues al estar unidos al suelo no estaban destinados a ser movidos. Por la base del mismo principio, no se permite mover en Shabat una puerta de una casa que se desprendió (Talmud Babilonio Tratado de Shabat 122(B), Shulján Aruj 308:8-10, Mishná Berurá 35).

Utensilios desechables con los que ya se comió, si todavía se los puede usar no se hacen «Muktzé» y si ya se los botó al tacho de basura sucio adquieren ese status. Lo mismo ocurre si fueron ensuciados de modo tal que no se acostumbra seguir usándolos, aunque no se los haya botado a la basura se transforman en «Muktzé». Empero, si por su suciedad molestan, se los puede retirar por entrar en la categoría de recipiente con materia fecal («Graf shel reí») (tal como se explicó en la halajá anterior, Shmirat Shabat Kehiljatá 20:42).

Un papel con el cual se secaron las manos, si se lo colocó en el bote destinado a los papeles, y se acostumbra a veces a usarlo para absorber líquidos, no es «Muktzé». Si se lo puso en el bote de basura que está sucio y no se acostumbra volver a usarlo se transforma en «Muktzé».

14 – El permiso de mover «Muktzé» de modo lateral o con el cuerpo.

La principal prohibición de «Muktzé» es moverlo con la mano tal como se lo lleva habitualmente, y en la medida que el modo de moverlo sea más diferente al habitual su carácter es más leve. Existen dos niveles de diferencia respecto del modo habitual de mover: a) de modo lateral («mehatzad»), b) con el cuerpo («begufó»). Se permite mover el «Muktzé» de «modo lateral» para algo autorizado y con el cuerpo se permite para preservar el objeto o usarlo. Pasamos a explicar:

El movimiento de «Muktzé» lateral se realiza con la mano de un modo indirecto. Por ejemplo, en el caso de frutas sucias de tierra o heno de modo tal que quien las toma deberá necesariamente remover la suciedad – lo hará de modo lateral o indirecto, esto es, moviendo la fruta que está permitida y dado que la acción se lleva a cabo en pos de algo permitido que es comerla no se incurre en trasgresión alguna (Talmud Babilonio Tratado de Shabat 123(A), Shulján Aruj 311:8-9). Asimismo, quien quiere estudiar de un libro sobre el cual está apoyada una lapicera, si esta fue olvidada allí de modo tal que el libro no se transformó en «base para objeto prohibido» (arriba 5), se permite tomar el libro y en virtud de ese movimiento la lapicera se habrá de caer. De la misma forma, si se olvidaron monedas sobre el colchón sobre el cual se quiere dormir, se permite levantarlo de modo tal que las monedas se caigan al suelo. Del mismo modo, si se olvidó una piedra sobre el borde de un barril y se quiere tomar del vino que contiene, se permite inclinarlo de modo tal que la piedra se caiga. Si el barril se encuentra rodeado por otros barriles y no es posible inclinarlo o si se encuentra en un sitio en el cual si se lo inclina se puede quebrar un recipiente contiguo,  se permite alzar el barril con la piedra hasta un sitio en el cual se la pueda dejar caer sin causar daño (Talmud Babilonio Tratado de Shabat 142(B), Shulján Aruj 309:4).

También está permitido tomar una escoba y por su intermedio mover hojas de árboles o polvo que son «Muktzé», ya que se realiza de un modo lateral o indirecto mediante la escoba y no con las propias manos; y además la acción se realiza en pos de que el sitio esté limpio – lo cual es un fin permitido. Asimismo, se permite mover cáscaras que se encuentran sobre la mesa mediante un cuchillo si se requiere usar el espacio que estas ocupan (Turei Zahav 308:18, Mishná Berurá 115).

Si se mueve el «Muktzé» con la finalidad de preservarlo («letzorej gufó») no se lo puede mover lateral o indirectamente. Por ejemplo, si hay dinero sobre la silla y se teme que pueda ser robado, está prohibido inclinar la silla para que el dinero sea menos visible.

Sin embargo, se permite moverlo con el cuerpo para ocultarlo, pues la prohibición se refiere a mover «Muktzé» del modo habitual, esto es, con las manos, empero no se prohibió hacerlo con el cuerpo. Mover con el cuerpo significa empleando el pie, el codo o cualquier otro órgano a excepción de las palmas de las manos (Shulján Aruj 311:8, Ramá 308:3). Por lo tanto, si hay dinero sobre el suelo se permite moverlo con el pie para hacerlo menos visible. De igual manera, si sobre el piso hay un objeto que puede llegar a dañarse si lo pisan se lo puede mover de sitio, o un cajón que se transformó en «base para objeto prohibido» y contiene algo muy necesario, se lo puede abrir con el cuerpo y retirar de él lo que se precisa. Asimismo, se permite sentar sobre piedras o maderas de construcción aunque se los mueva al hacerlo (Mishná Berurá 308:82). También se permite apoyarse en un automóvil si esto no activa la alarma.

15 – ¿Qué ocurre si se tomó «Muktzé» de un modo permitido o por error y qué pasa con los niños menores de edad?

Tal como ya vimos (halajá 7) se permite mover un utensilio para una labor prohibida si su materialidad (él mismo) se necesita para una función permitida o si el espacio que ocupa es necesario, como en el caso de un martillo para abrir nueces. Una vez concluido el uso del mismo, no es necesario dejar caer el martillo de la mano sino que se permite devolverlo a su sitio. Del mismo modo, se permite mover un utensilio para una labor prohibida si se requiere el espacio que ocupa, por ejemplo, si hay una tijera sobre la mesa en la que se quiere comer, se la puede mover para despejar la mesa sin que sea necesario dejarla caer cerca de esta, y dado que la tijera llegó a la mano de quien la mueve de modo permitido se puede continuar con la acción hasta depositarla en el sitio apropiado.

En el caso de quien comió frutas y se quedó en la mano con las cáscaras que son «Muktzé» en sí mismo («mejamat gufó»), no necesita dejarlas caer ya que llegaron a esta de modo permitido y por lo tanto se las puede mover hasta donde se quiera.

Empero, si ya se apoyó el «Muktzé» que llegó a su mano de modo permitido, el objeto vuelve a su carácter de prohibido, y si bien no se encuentra en su sitio correspondiente, no se lo puede mover más (Shulján Aruj 308:3, Mishná Berurá 506:29). Del mismo modo, quien por olvido mueve o toma algo que es  «Muktzé» sin que esto esté permitido, debe dejarlo caer inmediatamente (Mishná Berurá 308:13).

A priori, cuando se mueve el «Muktzé» que llegó a las manos de un modo permitido, no se habrá de pasar de mano en mano pues hay quien opina que hacerlo equivale a depositarlo y ya no se lo puede seguir moviendo o transportando. A posteriori, si se pasó un objeto «Muktzé» a la otra mano se puede seguir caminando hasta el sitio en el cual se lo quiere depositar.

Se permite caminar y sostener la mano de un niño pequeño que aún no llegó a la edad de «jinuj» (edad en que se inicia su educación en los preceptos) y que sostiene en su otra mano un objeto «Muktzé», ya que mientras el adulto no lo alza en brazos no se considera que lo mueve o transporta, empero se prohíbe alzar al niño en brazos mientras sostenga el objeto prohibido en cuestión ya que es menester sacudir este objeto de su mano para recién después alzarlo en brazos. Se permite sacudirle la mano al niño pues se considera mover el objeto de modo lateral o indirecto a los  efectos de realizar una acción permitida. Si el niño llora mucho y no se calma hasta que no se lo alce en brazos sosteniendo el objeto «Muktzé», se permite alzarlo pues los sabios permiten trasgredir prohibiciones rabínicas en pos de un bebé enfermo (24:6) y un niño que llora puede debilitarse y enfermarse. Sin embargo, si el objeto que sostiene es muy valioso no se permite alzar al niño en brazos pues si el objeto se cae se teme que un adulto lo cargue o lo mueva (Talmud Babilonio Tratado de Shabat 141(B), Shulján Aruj 309:1).

Contents