03 – «Muktzé en sí mismo» («Mejamat Gufó»).

Todo objeto que carece de uso en Shabat se llama «Muktzé en sí mismo», esto es, por su materialidad misma que carece de uso sabático. En esta categoría entran las piedras, leña, animales, pedregullo, tierra, hojas de árbol y todo tipo de residuos así como también un cadáver.

Este tipo de «Muktzé» se prohíbe tocar o mover también para una acción permitida, por ejemplo, se prohíbe tomar una piedra para evitar que se cierre una puerta o para abrir una nuez. Quien desee exceptuar una piedra de la prohibición de «Muktzé» debe pensar antes de Shabat que habrá de utilizarla de modo permanente para un uso determinado, como mantener la puerta abierta o abrir nueces o podrá también usarla con esos propósitos en un día hábil (Shulján Aruj 308:20 y 22).

Asimismo, arena es «Muktzé» y no se pueden cubrir con ésta cosas  desagradables, empero si se dejó de antemano arena para este propósito no es «Muktzé» (Shulján Aruj 308:38). De la misma manera, arena que está en un cajón destinada a que niños jueguen con ella no es «Muktzé» (arriba 15:2).

Alimentos que está prohibido ingerir y se los piensa transformar en comestibles al salir Shabat como el caso de frutas a las que no se les separaron diezmos y ofrendas («Trumot» y «Maasrot») o pan al que no se le separó «jalá», son «Muktzé» (Rambám Shabat 25:19). Sin embargo, carne no Kasher destinada al perro no es «Muktzé» (Shulján Aruj 324:7).

Alimentos aptos para ser ingeridos en caso de gran necesidad no son «Muktzé», empero si no son comestibles de no mediar horneado o cocción por ejemplo en el caso de la harina, las papas, los frijoles, pescado o carne crudos, entran en la categoría de «Muktzé». Si bien estos alimentos son aptos para el consumo animal, son «Muktzé» por cuanto que no se acostumbra alimentar animales con alimentos destinados a humanos.

En caso de gran necesidad, si el freezer dejó de funcionar y la carne o pescado que están en su interior pueden echarse a perder, se confía en quienes consideran que no son «Muktzé» por ser aptos para el consumo de un perro y se los puede pasar a otro freezer.

Los animales son «Muktzé» pues carecen de uso sabático y en caso de necesidad se permite sujetarlos y arrastrarlos para poder alimentarlos o para protegerlos, pero se prohíbe alzarlos (arriba 20:3). En el caso de las mascotas que se suele alzar como divertimento, no son «Muktzé» (arriba 20:5).

Restos de comida que son aptos para alimentar perros o gatos no son «Muktzé», pues aunque el dueño de estos restos carezca de perro o de gato, en la ciudad existen y los restos son aptos para su consumo. Por lo tanto, los huesos no son «Muktzé» por ser aptos para el consumo de perros o de gatos. Empero, residuos no aptos para el consumo humano o animal, por ejemplo cáscaras de nuez y espinas de pescado, entran en la categoría de «Muktzé». Asimismo, restos de alimentos que son aptos para el consumo de animales que no se encuentran en la cercanía son «Muktzé» (Shulján Aruj 308:29, carozos de damasco con los que los niños suelen jugar y se obtuvieron al comer en Shabat no son «Muktzé» (ver Shmirat Shabat Kehiljatá 16 observación 33).

Esta entrada fue publicada en 23. "Muktzé". Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *