08 – Utensilios que sirven tanto para labores prohibidas como permitidas.

Un utensilio que sirve para una labor prohibida y una permitida se lo clasifica según su uso más común (Pri Megadim, Mishná Berurá 308:10). Por lo tanto, una navaja que tiene también tijeras no es «Muktzé» pues el uso principal es el de navaja que sirve para cortar alimentos por lo que se prohíbe mover únicamente las tijeras. Asimismo, un reloj que contiene una computadora no es «Muktzé» pues su uso principal es ver la hora y eso está permitido. En el caso de un celular que posee reloj, dado que el uso principal es el teléfono, se trata de un «utensilio para una labor prohibida» que se prohíbe mover para su uso, mas se lo puede hacer si se necesita su materialidad para una labor permitida como la de ver la hora – pero no se portará en el bolsillo. Asimismo, se permite moverlo en caso de necesitarse el espacio que ocupa («letzorej mekomó») y si el reloj despertador contenido en el teléfono comienza a sonar y no le permite descansar – lo podrá alejar. De igual manera, una olla es un utensilio para una labor prohibida pues su función principal es la de cocinar, pero cuando contiene un guisado la olla se torna secundaria a éste y se la puede mover. Una vez que se finalizó de vaciar su contenido, aunque no se precise el espacio que esta ocupa, se la puede retirar de la mesa por entrar en la categoría de «recipiente de desperdicios» (Mishná Berurá 308:20, Beur Halajá ‘כלי’, adelante halajá 12).

El horno hogareño, aunque sirve también como depósito de bandejas, moldes o alimentos panificados, dado que su uso principal es hornear se trata de un «utensilio para una labor prohibida». Sin embargo, se permite abrir la puerta del horno para extraer alimentos, pues se trata de moverlo a los efectos de aprovechar su espacio («tiltul letzorej mekomó»). Si se desea ingresar alimentos al horno para allí resguardarlos, se permite abrir la puerta y luego cerrarla pues se trata de aprovechar su materialidad para una acción permitida («letzorej gufó») (Shmirat Shabat Kehiljatá 20:79).

Los «tefilín» se consideran utensilios para una labor prohibida, ya que en Shabat y días de fiesta de la Torá (Yom Tov) está prohibido colocarlos o vestirlos (Shulján Aruj 31:1). Por lo tanto, se los puede mover solamente si se necesita de su materialidad para una acción permitida o si se necesita el espacio que ocupan. Una acción permitida podría ser la de quien quiere colocárselos para protegerse ante un peligro y necesidad del espacio que ocupan sería cuando están junto al «talit» en el estuche que se necesita usar para el rezo sabático, y  se los retira para colocar el «talit» en su lugar (Turei Zahav y Maguén Abraham). En caso de necesidad, si los «tefilín» pueden sufrir daño se los puede mover (Mishná Berurá 31:2, Be´ur Halajá).

Una planta en una maceta es un «utensilio para una labor prohibida» pues se acostumbra a realizar con ésta acciones vedadas tales como plantar, regar o podar. Empero se permite moverla si es necesaria para una acción permitida como la de decorar la mesa o si es necesario el espacio que esta ocupa (ver arriba 19:10).

Esta entrada fue publicada en 23. "Muktzé". Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *