01 – Los fundamentos de esta prohibición.

https://ph.yhb.org.il/es/01-23-01/

Nuestros sabios prohibieron mover, cargar o sostener objetos que no son apropiados para Shabat y por lo tanto la persona los «aparta» («maktzé«) de su mente. Esta prohibición se fundamenta en dos razones: a) Preservar el carácter sagrado y de descanso del Shabat, y en el marco de esta preocupación que las manos cesen de ocuparse  con cuestiones no vinculadas al día sagrado; b) Establecer un cerco en torno a la Torá a los efectos de que la persona se aleje de la posibilidad de realizar una labor en Shabat.

Comenzaremos explicando la primera de las razones:

Amén de las labores prohibidas en Shabat, la Torá nos ordenó cesar de nuestras actividades y descansar, tal como está escrito (Shemot 23:12): «Trabajarás seis días y al séptimo descansarás, y también descansarán tu buey, tu asno, el hijo de tu sierva y el extranjero». Asimismo, está escrito (Shemot 31:15): «Se trabajará seis días y el séptimo será día de descanso total dedicado al Eterno». A los efectos de cumplir con los preceptos de la Torá de cesar en las tareas y descansar en Shabat, los sabios establecieron una serie de medidas destinadas a preservar el espíritu de santidad y descanso de este día, siendo una de ellas la prohibición de tocar o cargar «Muktzé». Si no estuviese prohibido tocar o mover todos aquellos objetos que no son necesarios para el Shabat, la gente se pasaría el día ordenando la casa, sus artefactos o depósitos y de esa forma dejarían sin efecto los mandatos de cesar en toda tarea y descansar. Además, encontramos que los profetas advirtieron al pueblo que preserve el carácter de descanso y santidad del día sábado absteniéndose de caminar en este día igual que en los de la semana, hablando de diferente manera. Como continuación de esta perspectiva, los sabios establecieron que en Shabat, no se ocupen las manos con objetos o utensilios que se usan en los días comunes. De ese modo el Shabat se hace palpable también entre aquellas personas que no realizan labores físicas o manuales durante la semana. Es así, que la prohibición de Muktzé está basada en la Torá, en los profetas y en las especificaciones detalladas  de los sabios (Aruj HaShulján 308:4-5, arriba 22:1).

La segunda razón radica en la política de los sabios de establecer cercos protectores en torno a los preceptos, para así alejar a las personas de la posibilidad de transgredir. La prohibición de «Muktzé» evita que las personas toquen o carguen objetos en el dominio público y que realicen con ellos cualquiera de las otras labores prohibidas (Rambám y Raabad Shabat 24:12-13).

Esta entrada fue publicada en 23. "Muktzé". Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *