05 –  «Base para un objeto prohibido» – intencional.

Cuando se deposita un objeto «Muktzé» sobre un objeto permitido a los efectos de que permanezca allí durante el Shabat, este último también se transforma en «Muktzé» por ser «base para un objeto prohibido». Por ejemplo, quien coloca dinero sobre la mesa, si bien esta no es «Muktzé», dado que se colocó sobre ella dinero que sí lo es, adopta este carácter por ser base para un objeto prohibido.

Esto es, el acto de colocar el dinero sobre la mesa lleva implícita la intención de no usarla durante el sábado por lo que la mesa se transforma en «Muktzé» tal como el dinero que sostiene. Y aunque en el correr del sagrado día el dinero se caiga de la mesa, dado que esta ya era «Muktzé» al caer el sol en la víspera Shabat («Bein Hashemashot»), permanece en ese status hasta concluir el día (Shulján Aruj 310:7). Empero, si no se tuvo la intención de que el dinero permaneciera allí durante todo el Shabat sino que se lo olvidó allí, dado que no decidió transformar la mesa en «base de objeto prohibido», ésta no se transforma en «Muktzé». A priori, no se debe mover la mesa con el dinero que sostiene, por lo que se la debe inclinar para que este caiga a un lado y luego se puede llevar la mesa a donde se desee. Si hacer caer el «Muktzé» a un costado ha de implicar pérdida económica, por ejemplo en el caso de una calculadora, o si el «Muktzé» es una piedra y alrededor de la mesa hay objetos de vidrio que pueden quebrarse, se puede llevar la mesa junto a la piedra hasta un sitio donde se la pueda inclinar sin causar daño (Talmud Babilonio Tratado de Shabat 142(B), Shulján Aruj 309:4, Shulján Aruj 277:3, adelante 14).

Esta misma es la norma respecto de un ordenador «laptop» que está apoyado sobre un libro, candelabros caros sobre una bandeja, cuchillos valiosos dentro de una cartera, papas crudas dentro de un cajón, una alcancía de «tzedaká» sobre la «bimá» (podio de la sinagoga); si fueron colocados intencionalmente, aquello que los sostiene se transforma en «base para objeto prohibido» y por ende se hace también «Muktzé». Si los objetos fueron olvidados en esas ubicaciones, la base que los sostiene no entra en la categoría de «Muktzé».

A veces se desea colocar un objeto «Muktzé» en el armario y como no hay espacio vacío se lo ubica sobre una prenda. Los juristas debatieron respecto de si ésta se transforma o no en «Muktzé» y sostienen diferentes opiniones.  Hay algunos que sostienen que dado que el objeto prohibido fue colocado sobre la prenda intencionalmente ésta se transforma indefectiblemente en «base de objeto prohibido» (Turei Zahav). Otros entienden que dado que no se tuvo la intención específica de que el «Muktzé» sea colocado sobre esa prenda en cuestión  sino que se trata de algo casual, la prenda no se transforma en «base de objeto prohibido» (Maguén Abraham). En la práctica, en caso de necesidad se puede optar por la actitud más flexible (Mishná Berurá 309:18).

Si se encontró dinero u objetos «Muktzé» en un bolsillo de la ropa que se viste, dado que por lo general se trata de un olvido – la prenda no se transforma en «base de objeto prohibido». Empero, a los efectos de no continuar cargando algo prohibido en la ropa, se debe tratar de sacudir. En caso de que le resulte vergonzoso hacerlo en público o teme que el objeto «Muktzé» pueda perderse en la calle, puede continuar andando hasta llegar a un sitio donde pueda sacudir su ropa sin temor a pérdida o a pasar apuros.

Esta entrada fue publicada en 23. "Muktzé". Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *