13- Atar y desatar .

La labor de «atar» implica unir objetos amarrándolos y «desatar» es la labor de separarlos deshaciendo el nudo. A diferencia del caso de la labor de «coser» que une objetos blandos entre sí y los transforma en una unidad, o de la labor de «construir» que une objetos sólidos entre sí y los transforma en una unidad, la labor de «atar» permite conectar objetos sin transformarlos en una misma unidad.

Tal como vimos anteriormente (cap. 9 inc. 2), todas las labores que fueron prohibidas en Shabat tienen su origen en las labores que permitieron la erección del tabernáculo. En aquellos días era menester atar los hilos de las telas que se cortaban al ser tejidas y además era necesario hacer los nudos de las redes con las que se pescaban los moluscos de los que se extraía el color celeste –»Tjelet»- con el cual se teñían los hilos de las telas. A veces faltaba un hilo en una de las redes por lo que era necesario «desatar» uno de otra red (Talmud Babilonio Tratado de Shabat 74(B). En el Talmud Jerosolimitano 15:1, allí los amoraítas debatieron respecto de si la Torá prohíbe o no atar las telas del tabernáculo y del patio a las estacas).

Existen cuatro niveles de nudos: a) Nudo firme y duradero que no se ha de desatar y está prohibido por la Torá, por ejemplo, los nudos del tefilín o el tzitzit. Es importante prestar atención en Shabat de no ajustar el nudo del tzitzit. b) Un nudo semipermanente, esto es, que está destinado a durar un período determinado, por ejemplo una semana, y está prohibido atarlo por decisión rabínica. Asimismo, está prohibido el nudo profesional aunque esté destinado a durar menos de una semana y se lo considera, en cierta forma, permanente – por lo que los sabios prohibieron atarlo en Shabat. c) Un nudo no profesional temporario destinado a durar menos de una semana se puede atar en Shabat. d) Nudos que son tan flojos al punto de que no se los considera como tales como en el caso del nudo de la corbata o un nudo simple, se los puede emplear para unir objetos aunque sea por un período prolongado.

Todo nudo que está prohibido atar por la Torá, el desatarlo estará prohibido por ésta, al tiempo que todo nudo que está prohibido por lo sabios atarlo – el desatarlo estará prohibido por estos. Asimismo, todo nudo que está permitido atar en Shabat estará permitido desatarlo. En el caso de un nudo que la halajá permite desatar, empero en la práctica es sumamente difícil hacerlo, se puede cortar el hilo o la cuerda con un cuchillo tomando la precaución de no ser visto por un lego en asuntos religiosos («am haaretz«), no sea cosa que en virtud de lo observado piense que se permite lo prohibido (Mishná Berurá 317:7).

Esta entrada fue publicada en 13. Labores necesarias para la confección de vestimenta.. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *