05- El limpiado de la mesa y el lavado de platos y cubiertos en la pileta.

https://ph.yhb.org.il/es/01-13-05/

Si se volcó algo de agua sobre la mesa se la podrá secar con una toalla o repasador, ya que al mojarla de esta manera se la está ensuciando y no lavando. Asimismo, si se vuelca sobre la mesa un poco de vino o jugo – se los podrá secar con una toalla u otra tela.  Si bien de esta manera la tela habrá de absorber parte del color del vino o jugo y no se puede colorear en Shabat, esto no estará prohibido ya que la intención original de la acción es secar la mesa y no colorear la tela en cuestión, y además este coloreado no mejora la tela sino que la ensucia.

Cuando se vuelca mucha agua sobre la mesa o el suelo, está rabínicamente prohibido secarla con una toalla ya que como está muy empapada se teme que al intentar secarla se la escurra, trasgrediendo así una prohibición de la Torá. Esta situación tiene diferentes soluciones posibles: a) Utilizar varias toallas de modo tal que cada una de estas absorba un poco del agua y no haya que temer que se las escurra, b) Utilizar un tipo de tela que aunque se empape no se acostumbre a escurrir (Mishná Berurá 301:172). Además, se puede absorber el agua con papel absorbente, c) Si no se cuenta con varias toallas o telas que no se acostumbre a escurrir, se puede llevar a cabo la tarea del absorbido del agua mediante dos personas. Primeramente habrán de apoyar la toalla sobre el agua y luego la habrán de colocar en el interior de un balde o en otra parte. Esto se debe a que la prohibición de los sabios de llevar una prenda empapada aplica sobre una persona, en cambio, cuando se lleva entre varias está permitido puesto que si uno se olvida y se dispone a escurrirla el otro u otros pueden recordarle que es Shabat y que eso está prohibido (Shmirat Shabat Kehiljatá 15 nota 55).

Está prohibido lavar los platos y los cubiertos con una esponja común, pues ésta absorbe agua y se la puede escurrir. Empero, se permite utilizar esponjas de plástico que no absorben agua por lo que no se teme que se las pueda escurrir. El uso de toallas húmedas (como las que se emplea con bebés n. de t.) se detallará en el capítulo 14 inciso 6.

Si un trapo de cocina cae a la pileta se podrá abrir la canilla aunque de esta forma se empape, ya que no se está mojando de un modo adecuado para su lavado. Si había en la pileta un trapo húmedo – hay quien opina que se lo puede levantar con la mano pues uno cuida que el trapo esté siempre seco (Aruj HaShulján13:48). Empero en la práctica, dado que se acostumbra a escurrirlo, es bueno que quien quiera retirarlo de la pileta lo haga por medio de un tenedor o un cuchillo, pues al hacerlo de un modo diferente al habitual es más fácil recordar de tener el cuidado de no escurrirlo.

Esta entrada fue publicada en 13. Labores necesarias para la confección de vestimenta.. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *