11- Desgarrar («Kore´a»).

La labor de desgarrar es aquella que ayuda a coser vestimentas, ya que a veces para reparar o confeccionar una prenda es necesario desgarrarla para volverla a coser. Por lo tanto, quien desgarra para volver a coser – trasgrede la prohibición de la Torá. En el Tabernáculo ocurrió que un gusano perforó uno de los paños de la tienda y si cosían en el sitio del orificio el resto de la tela se arrugaría, por lo que la desgarraban por completo para volver a coserla.

Si el desgarro resulta beneficioso – se trasgrede una prohibición de la Torá como en el caso de deshacer un dobladillo para alargar una prenda. Un desgarro que no es beneficioso, como cuando se quiere romper una prenda, está prohibido rabínicamente.

Quien desgarra bolsas o manteles de nylon de un rollo para usarlos – trasgrede la prohibición de la Torá. Quien desgarra papel higiénico para usarlo – también la trasgrede. Hay quienes opinan que cuando se tiene la intención de desgarrar el papel en el sitio marcado por orificios diminutos – se trasgrede la prohibición de cortar a medida. Si se desgarra el papel de un modo diferente al habitual – se trasgrede una prohibición rabínica. En caso de necesidad y a los efectos de evitar situaciones vergonzantes, los sabios permitieron trasgredir su propia prohibición. Por lo tanto, una persona que se encuentra en una situación en la cual no tiene manera de limpiarse sin desgarrar papel higiénico, los sabios le permiten hacerlo de una manera diferente a la habitual a los efectos de no pasar por una situación embarazosa. Un modo diferente de cortar el papel puede ser tensarlo con los dos codos, sin poner la intención de cortarlo por los orificios (Shulján Aruj 312:1, Mishná Berurá 12, Shmirat Shabat Kehiljatá 23:19, Aruj HaShulján 11:40).

En el caso de un libro que por error tiene hojas que no fueron cortadas a la hora de encuadernarlo – la Torá prohíbe separarlas. Si las hojas fueron correctamente cortadas mas les cayó pegamento y se adhirieron una a la otra – se las puede separar ya que se pegaron involuntariamente y con la intención de que la adhesión no perdure (Maguén Abraham 340:18, Mishná Berurá 45). Pañuelos de papel que no fueron correctamente cortados y permanecieron adheridos en un punto determinado – no se los puede desgarrar.

Así como pegar hojas o telas es una derivación de la labor de coser, despegar papeles o telas es una tarea derivada de la labor de desgarrar. Por lo tanto está prohibido separar hojas engrampadas o arrancar una hoja de papel de un block.

Está permitido desgarrar una bolsa que contiene alimentos tal como se permite pelar una naranja para ingerirla, ya que ninguna de las dos acciones tiene por objetivo final la cáscara o la envoltura sino el alimento que está en el interior de las mismas. Asimismo, se permite abrir los papeles pegados en la bolsa de papel en la que viene el azúcar y hay quienes se abstienen de hacerlo, empero la opinión principal es la que permite (ver cap. 15 inc. 12).

Si en víspera de Shabat no se alcanzó a retirar de una prenda nueva la etiqueta que pende de un hilo de plástico se lo puede cortar en Shabat. Esto se debe a que la etiqueta no está adherida a la prenda y por lo tanto no se la considera cosida a ésta.

Esta entrada fue publicada en 13. Labores necesarias para la confección de vestimenta.. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *