02- Las labores de la vestimenta.

https://ph.yhb.org.il/es/01-13-02/

Trece labores fueron necesarias para confeccionar vestimenta (Mishná Shabat 7:2): 1) Esquilar la lana (se verá adelante en el cap. 14 inc. 1). En caso de que el material con el que se confecciona es vegetal, su extracción está prohibida por tratarse de la labor de “cosechar” (ver adelante cap. 19 inc. 6) 2) Blanquear la lana de la suciedad y la grasa adheridas (se verá más adelante en los incisos 3 al 8). 3) Peinar la lana para que resulte sencillo elaborar hilos. Quien extrae tendones de un animal a los efectos de elaborar a partir de estos hilos o cuerdas – trasgrede una derivación de esta labor. 4) Teñir la lana a los efectos de elaborar vestimenta e hilados bonitos. 5) Hilar la lana, y en caso de que la materia prima sea lino se estará trasgrediendo la misma labor.

Ahora pasamos a las labores que transforman los hilos separados de lana en un tejido único. En términos generales, la tela está conformada por hilos de “urdimbre” y “trama” (“Shetí VaEreb”[1]). Los hilos de la urdimbre son la base de la prenda que se extienden a lo largo, mientras que los de la trama son aquellos que se enlazan con los primeros. En el pasado se empleaba un telar manual que transformaba los hilos sueltos en un tejido, para cuyo uso se requería la realización de diferentes labores: 6) Hacer la urdidura, esto es tensar los hilos de la urdimbre. 7) Hacer el preparado del telar (“Shnei Batei nirim”). A los efectos de poder pasar los hilos de la trama entre los de la urdimbre, se debe preparar el telar que contiene lizos a los que se enhebran los hilos de la urdimbre, de modo tal que alternadamente se elevan los hilos pares y los impares para poder pasar entre ellos los hilos de la trama. Quien hace dos presillas para amarrar los hilos de la urdimbre – trasgrede la labor en cuestión (Tosafot Rabí Ieshaiahu Di Trani, Talmud Babilonio Tratado de Shabat 73(A)). Hay quienes opinan que quien introduce dos hilos de urdimbre a estas presillas –  trasgrede la prohibición (Rashí allí). 8) Tejer dos hilos – esto es pasar dos hilos de la trama por los de la urdimbre – y en la práctica comenzando así a elaborar el tejido. 9) Retirado de dos hilos. Cuando se genera en el tejido un desperfecto o una rasgadura, a veces la reparación implica retirar hilos del mismo y esta es la labor de “Cortar el tejido del telar” (“Potzea”).

En el marco de la prohibición de la realización de esta labor, se prohíbe deshilachar los bordes de una vestimenta o una venda que están confeccionadas a base de urdimbre y trama. Entre las diferentes labores referidas al tejer está prohibido elaborar una canasta, un tamiz, una criba o una “hamaca paraguaya” (cama hecha a base de cuerdas), pues todos estos objetos se elaboran a partir de hilos o cuerdas dispuestos bajo la forma de urdimbre y trama (Rambám 9:16).

Hoy día, la labor de tejer es llevada a cabo por máquinas sofisticadas que realizan simultáneamente todas las diferentes labores anteriormente señaladas, y quien las pone a funcionar en Shabat trasgrede todas las prohibiciones de las diferentes labores de una sola vez.

Otras labores vinculadas a la terminación de la confección de la vestimenta son: 10) Anudar, 11) Desatar o desanudar (tal como se detallará en los incisos 13-15). 12) Coser dos puntadas, 13) Desgarrar a los efectos de coser dos puntadas (se detallará en los incisos 10-12).

Asimismo, las labores referentes al curtido de cueros tienen que ver con la confección de vestimenta, pues del cuero no sólo se extrae el pergamino sobre el cual se puede escribir sino que además es la materia prima para la confección de prendas de vestir y zapatos (se trata de las labores de Cazar, Faenar- cap. 20 incisos 6-9, Desollar, Curtir, Alisar, Marcar- cap. 18 inciso 6 y  Cortar a medida- cap. 15 inc. 10).


Esta entrada fue publicada en 13. Labores necesarias para la confección de vestimenta.. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *