10. Ollas, sartenes, fuentes que no son de loza y cubiertos

Las reglas referentes a la inmersión de utensilios en agua hirviendo o “hag´alá” fueron explicadas en el capítulo anterior. El principio general indica que el tipo de kasherización guarda relación con la forma de absorción (arriba 10:8); de todas maneras, a priori, se acostumbra sumergir todo en agua hirviendo en un primer recipiente (10:9). Previo a la inmersión se debe limpiar bien los utensilios o recipientes a ser kasherizados (10:10). Aprendimos también cómo se lleva a cabo en la práctica este procedimiento (10:12) y cómo se kasheriza una olla que por sus dimensiones resulta imposible introducirla en otra mayor (10:13).

Según el Shulján Aruj, una sartén se kasheriza para Pesaj mediante inmersión en agua hirviendo y durante el resto del año mediante exposición al calor intenso (“libún”), mientras que en opinión de Ramá, se requiere este procedimiento también para Pesaj (10:4). Una sartén de teflón no se puede kasherizar ya que se suele fritar en esta en ausencia de aceite burbujeante y muchas veces casi sin aceite, por lo que para ser kasherizada requiere de una exposición intensa a un calor incandescente (“libún jamur”) y por cuanto que no puede resistir semejante procedimiento – resulta imposible hacerlo.

Los utensilios suelen ser kasherizados mediante inmersión en agua hirviendo en un primer recipiente que está sobre el fuego a pesar de que, por lo general, absorben en grado de segundo recipiente, pues a priori, se acostumbra kasherizar todos los utensilios mediante inmersión en agua hirviendo en un primer recipiente sobre el fuego. Si bien a veces se utilizó un tenedor con alimentos que se encontraban sobre el fuego, por cuanto que exponer a este cubierto a un calor incandescente lo dañaría y además se anula en la mayoría de los otros cubiertos que no experimentaron ese uso, cabe kasherizarlo mediante inmersión en agua hirviendo (“hag´alá”) (arriba 10:9).