11. La picadora y la licuadora

Diversos artefactos eléctricos fueron creados para picar vegetales y demás alimentos o a los efectos de mezclarlos y amasarlos (licuadora o “food processor”). A veces en estos se rallan y se mezclan productos calientes o picantes.

Estos deben ser kasherizados según las reglas conocidas tomando siempre en cuenta dos problemas: a) Restos de jametz que pudieran haber quedado atrapados en las ranuras o los orificios; b) El sabor a jametz que pudo haberse adherido a las paredes del recipiente.

Si estos aparatos fueron utilizados con alimentos fríos no picantes, no hay riesgo de que se haya absorbido sabor y sólo nos preocupa que no hayan quedado restos de comida ocultos en sus ranuras.  Por lo tanto, deben ser limpiados concienzudamente. En caso de que efectivamente hayan quedado restos de alimento atrapados en las ranuras del aparato, se los debe remojar en agua con jabón u otro producto que arruine el sabor para que dejen de ser aptos para la ingestión de un perro.

La picadora cuenta con orificios destinados a ventilar el motor para que no se sobrecaliente, allí pueden entrar partículas de harina y trozos de masa y se teme que a la hora de utilizarla con alimentos destinados a Pesaj puedan caer sobre éstos restos de jametz y como es dificultoso limpiarla – es mejor no kasherizarla. En caso de gran necesidad debe abrirse el motor para limpiarlo o tapar los orificios por completo. Esta es la norma para todo aparato sobre el cual recaiga este tipo de temor.

Si el aparato fue usado con alimentos calientes y no se tuvo recaudo de cuidarlo de que no tome contacto con jametz durante todo el año, se teme que el sabor a leudo pueda haber sido absorbido, por lo que todas las partes que tuvieron contacto con alimentos calientes deben ser sumergidas en agua hirviendo (“hag´alá”).

Si el aparato en cuestión fue utilizado con alimentos picantes sin tener el recaudo de cuidarlo de jametz durante todo el año, aunque fuesen fríos, se teme que en virtud de la alta fricción y el carácter picante de los alimentos procesados el sabor a jametz se haya impregnado, por lo que todas las partes que tuvieron contacto con alimentos deben ser sumergidas en agua hirviendo (Shulján Aruj Ioré Deá 96:1, Kaf HaJaím 1).

Si el aparato sirvió para amasar, según la tradición sefaradí debe ser sumergido en agua hirviendo (“hag´alá”) y según la ashkenazí debe ser expuesto a un calor intenso no incandescente (“libún kal”) (Shulján Aruj 451:17).

Esta entrada fue publicada en 11. Kasherización de la cocina para Pesaj. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *